¿Es posible alcanzar la verdadera paz? (Isaías 48:22)



“No hay paz para los malos, dijo Jehová”.
Isaías 48:22

INTRODUCCIÓN


La paz mundial, es un concepto que pretende vender entre todas las naciones la idea de un estado ideal de tranquilidad y no violencia, donde el hombre pueda vivir en armonía en medio de sus diferentes ideologías y, de hecho, el 21 de septiembre ha sido declarado como el día internacional de la paz. Todo esto nos hace ver el deseo del hombre de vivir en verdadera paz; pero este anhelo jamás será alcanzado en este mundo dañado por el pecado. Consideremos en esta oportunidad las razones por las cuales aseveramos esto y cómo el hombre puede alcanzar la verdadera paz.

paz
¿Es posible alcanzar la verdadera paz? 

                                I.            RAZONES POR LAS CUALES NO SE PUEDE ALCANZAR LA VERDADERA PAZ.


En el mundo es muy difícil, sino imposible, que el hombre alcance la verdadera paz, porque la paz es un estado y fruto que solamente Dios puede otorgar a aquellos que decidan vivir para El, y por ello la Escritura dice: No hay paz para los malos, dijo Jehová. Así que, aquellos que vivan para el mundo jamás alcanzaran la verdadera paz en sus vidas. Veamos a continuación tres razones por las cueles el hombre sin Dios no puede tener paz.

1.      Porque este mundo solo ofrece turbación y aflicciones.


“Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo. No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos”.
Isaías 57:20-21

La primera razón por la cual el hombre sin Dios no puede tener paz, es porque vive en un mundo turbado por el pecado y que produce muchas aflicciones: Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo. No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos. Hoy en día vivimos en un mundo corrompido por la maldad, lleno de injusticias y perversidades que provocan que el hombre se desvié del camino de paz y lo conducen por senderos donde experimenta toda clase de perversidades que lo conducen a la turbación de alma y la Biblia compara sus caminos como oscuridad: “El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan”, (Proverbios 4:19). Sin Dios en el corazón, en este mundo solo encontraremos maldad, un mundo que nos incitará a pecar, y el pecado traerá consecuencias negativas a nuestras vidas, así como estaremos expuestos a sufrir por causa de la injusticia que envuelve a este mundo donde vivimos, por esa razón es imposible encontrar la paz es estos caminos.

2.      Por grandes resentimientos y frustraciones.


“El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas”.
Proverbios 10:12

Otra causa por la cual el hombre no puede alcanzar la verdadera paz es porque en muchos existen grandes raíces de amargura y odio en su corazón. El libro de los Proverbios nos dice que el odio despierta rencillas y esto no contribuye a la paz. Hoy escuchamos acerca de pleitos entre cónyuges que terminan en divorcios, enemistades entre personas que terminan en violencias y homicidios, envidias que llevan a grandes rivalidades, rivalidades entre naciones que terminan en guerras y así, vemos la manifestación del odio en esta tierra lo cual hace que la paz sea imposible en este mundo.

3.      Por la culpa que la maldad trae.


“Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades”.
Salmo 51:9

Este versículo forma parte de una oración que David dirigió a Dios pidiéndole perdón por su pecado cometido, suplicándole que le quitara su pecado ya que este lo acusaba delante de Él. Esto nos lleva a la siguiente razón por la cual el hombre pecador no puede tener paz, y es porque la practica del pecado conlleva a tener una conciencia culpable, ya que hemos infringido la ley de Dios: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”, (1 Juan 3:4). El hombre que vive en pecado sabe que no esta bien delante de Dios, y por ello decide evitar pensar en eso porque la culpa lo acusa y sabe que por sus rebeliones ira al infierno, y esto hace que la paz sea imposible en el hombre ya que esta enemistado con Dios: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”, (Santiago 4:4).

                             II.            ¿CÓMO ALCANZAR LA VERDADERA PAZ?


“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.
Romanos 5:1

Ahora, queda entendido que en el mundo el hombre jamás tendrá paz y vivirá agitado en medio de un mundo injusto y la practica del pecado solo traerá infelicidad ya que fue resultado es muerte y condenación eterna. La única forma en la que el hombre puede encontrar la verdadera paz es por medio de Jesucristo, y por ello el apóstol Pablo decía: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Solamente la salvación que Dios ofrece a través de su Hijo puede traer paz al corazón del hombre, y esto es así por las siguientes razones:

1.       Porque trae la paz entre Dios y el hombre ya que le perdona todos sus pecados y ya no existe más enemistad.
2.       Porque trae la paz entre el hombre y sus semejantes, porque el poder transformador del evangelio lo libera de todas sus raíces de amargura y odio que lo consume.
3.       Porque trae la paz consigo mismo, ya que la comunión perfecta con Dios nos libera de todo complejo y sentimiento de culpa.

CONCLUSIÓN.


En el mundo es imposible que el hombre experimente la verdadera paz ya que vivimos en un mundo agitado por la maldad y totalmente injusto, porque el odio ha esclavizado a muchas personas que los conducen a la violencia, homicidios, rivalidades y guerras, y porque en general, la amistad con el mundo es enemistad con Dios y el pecado va destruyendo paulatinamente nuestra vida. Por ello, la única forma de alcanzar la verdadera paz en la vida es renunciando a nuestros pecados y entregarnos a Cristo y esto es así por las siguientes razones:


1.       Porque trae la paz entre Dios y el hombre ya que le perdona todos sus pecados y ya no existe más enemistad.
2.       Porque trae la paz entre el hombre y sus semejantes, porque el poder transformador del evangelio lo libera de todas sus raíces de amargura y odio que lo consume.
3.       Porque trae la paz consigo mismo, ya que la comunión perfecta con Dios nos libera de todo complejo y sentimiento de culpa.





Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario