¿Es suficiente la gracia de Dios para salvarnos? (Efesios 2:8-9)



“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.
Efesios 2:8-9

INTRODUCCIÓN


Este versículo es muy claro al decirnos que la salvación no depende de nada de lo que el hombre pueda hacer, y que la salvación es un don divino que se otorga por pura gracia. La palabra gracia es un término muy utilizado en el Nuevo Testamento y en términos generales, la gracia es el otorgamiento de Dios hacia el hombre de su favor, y este favor se deja ver en el don o regalo de la salvación. Por ser un regalo, la salvación es gratuita, pero a veces cuesta creer si la gracia es suficiente para salvar a un pecador, por eso algunos afirman que a parte de la gracia debe haber obras, o guardar los mandamientos del Señor, o permanecer dentro de una religión ya que fuera de ella no hay salvación; pero ¿quién tiene la razón? ¿Será que la gracia de Dios no es suficiente para salvarnos? veamos, porque ciertamente todo es por gracia.


Gracias-suficiente
¿Es suficiente la gracia de Dios para salvarnos?



                                I.            EL HOMBRE BUSCA LA FORMA DE SALVARSE A TRAVÉS DE LA RELIGIÓN.


En la actualidad existe la idea de que el hombre necesita trabajar para ganarse la salvación del alma, no es muy difícil creer que una persona malvada al morir se ira al infierno; pero si es difícil creer que aun el peor de los pecadores puede salvarse si tan solo cree y sin la necesidad de hacer obras. Por esta razón todas las religiones le enseñan al hombre la forma de como purgar sus pecados o contrarrestarlos, ya sea, practicando fielmente las ceremonias de sus religiones o realizando algunas obras que consideran parte de los que les salvara el día que lleguen a la presencia de Dios. Pero lo cierto es que es imposible que el hombre sea capaz de salvarse por sus propios medios debido a las siguientes razones:

1.       Porque su naturaleza es tendiente solamente a hacer el mal: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”, (Génesis 6:5).
2.       Porque no hay nadie capaz de cumplir todos los mandamientos de Dios debido a nuestra naturaleza pecaminosa: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”, (Santiago 2:10).
3.       Porque nuestras justicias no son suficientes para agradar a Dios: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”, (Isaías 64:6).

                             II.            RAZONES POR LAS CUALES LA GRACIAS DE DIOS ES SUFICIENTE.


“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Aquí se nos dice que la salvación que Dios nos otorga es por gracia, y no por obra, pero ¿será acaso que la gracia es suficiente para salvar aun al peor de los pecadores? Definitivamente si, pero veamos algunas razones por las cuales afirmamos esto.

1.       Porque su misericordia es grande.


“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados”.
Miqueas 7:18-19


Una de las razones por las cuales a las personas se les hace muy difícil creer que el hombre pueda salvarse sin la necesidad de hacer obras es porque entiende que su pecado es muy grande como para pasarlo por alto, pero no es así. Si una persona reconoce su maldad, su la incapacidad de salvarse a si mismo y le pide perdón a Dios, este es amplio en perdonarle porque su misericordia es grande, y tan grande es que una vez que perdona, no vuelve a acordarse de nuestros pecados. Las palabras gracia y misericordia están íntimamente relacionadas. El Dr. Leman Strauss solía definirlos de la siguiente manera. Misericordia es no recibir lo que, si merecíamos, y gracia es recibir lo que no merecemos. Por nuestros pecados merecíamos el castigo eterno, pero no lo recibimos, y la salvación es algo que no merecemos, pero el Señor la otorga, todo esto, siempre y cuando el hombre se arrepienta de corazón: “De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado”, (Daniel 9:9).
 

2.       Porque para Dios no hay nada imposible.


“Porque nada hay imposible para Dios”.
Lucas 1:37

La segunda razón del por que la gracia de Dios es suficiente para salvar al hombre, aun cuando se trate del peor de los pecadores que se arrepiente, es porque para Él no hay nada imposible. Realmente el Señor es soberano en sus acciones y Todopoderoso, no hay nada en este mundo que Él no pueda hacer, incluyendo salvar al hombre más duro y obstinado del mundo. En la Biblia vemos a un hombre, que en el pasado se llamo Saulo de Tarso, el cual estaba plenamente convencido del camino que había escogido, y nada de este mundo lo haría cambiar de idea, se había convertido en un perseguidor de la iglesia, pero un día Dios decidió llamar a este hombre y convertirlo en el apóstol Pablo: “Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto. Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras. Ocupado en esto, iba yo a Damasco con poderes y en comisión de los principales sacerdotes, cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo. Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues”, (Hechos 26:9-15). De esta forma, uno de los peores enemigos de la iglesia se convirtió por gracia a Cristo, porque para Dios no hay nada imposible.

3.       Porque el regalo de la gracia es la salvación a través de Cristo.


“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”.
Romanos 3:23-24

La tercera razón del por que su gracia es suficiente, es porque esta salvación que Dios ofrece es gracias al sacrificio de su Hijo Jesucristo, de tal forma que todo aquel que cree en Jesus es salvo, ya que el sacrificio de Cristo es efectivo y capaz de perdonar cualquier pecado, por eso Pablo dice que somos justificados gratuitamente por su gracia y mediante la redención de Cristo Jesús. El sacrificio de Cristo y su victoria sobre la muerte a través de su resurrección es suficiente para salvar al pecador arrepentido, y este es el don, es decir, el regalo de Dios que es otorgado por pura gracia.

                          III.            COMO ALCANZAR ESTA GRACIA.


El mismo versículo que leímos al inicio nos enseña como ser partícipes de esta bendita gracia: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe. Todo es por medio de la fe, y solo eso basta; ¿pero fe en qué? Bueno, fe en que el sacrificio de Cristo es suficiente para perdonar mis pecados una vez reconozco mis pecados, me arrepiento de ellos y busco la misericordia de Dios. Cuando creemos que Cristo puede salvarnos y estamos dispuestos a convertirnos de nuestras maldades, la gracia de Dios es suficiente para perdonar nuestras maldades y darnos vida eterna a través de Cristo Jesús.

CONCLUSIÓN.


            El hombre cree que para ser salvo es necesario hacer buenas obras, pero ninguna obra de justicia o religión es capaz de salvar al hombre del infierno por sus pecados, pero la gracia de Dios es suficiente para hacerlo ya que:

1.       Es consecuencia de la enorme misericordia de Dios.
2.       Porque para Dios no hay nada imposible.
3.        Porque el regalo de la gracia es el salvación a través de Cristo, y su sacrificio es suficiente.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario