¿Cómo recibir un año nuevo? (Salmo 65:11)



“Tú coronas el año con tus bienes, y tus nubes destilan grosura.”.
Salmo 65:11

INTRODUCCIÓN


            Hoy en día la mayoría de países celebran al año nuevo y cada uno tiene su forma peculiar de recibirlo con el fin de que este sea próspero. Por ejemplo, en China la mayoría de personas y lugares se visten de rojo y justo en el momento de las 12:00 A.M., las personas gritan fuertemente con el fin de ahuyentar los malos espíritus y traer buenas vibras para el año nuevo. En Japón las personas visitan los templos pidiendo a los dioses que no les falte felicidad y salud y se regalan entre sí tortillas de arroz de color blanco y rosa, ya que estos colores traen buena suerte. En Italia las personas arrojan desde sus ventanas cosas viejas y trastos. Se cree que, cuanto más trasto tiras, más feliz serás el próximo año. En España la tradición consiste en terminar de comerse 12 uvas durante las 12 campanadas, pues si lo logras seguro los 12 meses venideros estarán llenos de mucha suerte. En Dinamarca, durante todo el año las familias van juntando platos para que el último día de diciembre demuestren su afecto a los amigos acudiendo afuera de sus casas y rompiendo platos. Y aquí en El Salvador, las personas esperan el año nuevo en sus casas con mucha música y bebidas vistiendo ropas nuevas con el fin de esperar un año prospero, y así podemos ver como los países celebran el Año Nuevo de diferentes formas, con un anhelo de recibir un próspero año, pero, a la luz de la Biblia, ¿cómo deberíamos recibir el año nuevo para que sea próspero? El Salmo 65:11 nos dice que el Señor es quien corona de bienes cada año, así que veamos tres cosas que podemos hacer para tener un prospero año.


año-nuevo
¿Cómo recibir un año nuevo?


                   I.                        DEBEMOS EMPEZAR ESTE AÑO NUEVO ESTANDO EN PLENA COMUNIÓN CON DIOS.


“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.
Salmo 1:1-3

             La mejor manera de comenzar un año nuevo y que este sea prospero es entando en plena comunión con Dios. En este Salmo 1 se nos dice que la verdadera bienaventuranza consiste en:

1.       Apartarse de la inmundicia del pecado: que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado.
2.       Vivir obedeciendo su palabra atesorándola en nuestro corazón: en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.

Cuando lo hacemos así, y vivimos en plena comunión con Dios, la vida del hombre es semejante a un árbol plantado junto a corrientes de aguas que siempre da fruto y su hoja siempre esta verde: Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará. La mejor manera de recibir un año nuevo y esperar que este sea próspero es estando en plena comunión con Dios.

                II.                        ENCOMENDANDO ESTE AÑO A DIOS.


“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia”.
Salmo 127:1

En segundo lugar, si deseamos que este año nuevo este lleno de bendiciones, hay que encomendarlo a Dios, poniendo en sus manos nuestros proyectos, familia, trabajo y todo lo referente a nuestra vida. El éxito en la vida no está en función de nuestras habilidades, sino en el respaldo que recibimos de Dios, por ello el salmista dice: Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.

             III.                        APARTÁNDOSE DEL PECADO.


“El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”.
Proverbios 28:13

Finalmente, si queremos tener un nuevo año prospero, y no solo este año, sino toda una vida, debemos alejarnos del pecado. La Biblia es clara al enseñar que aquellos que viven en el pecado y no se apartan de él jamás prosperaran porque el pecado los conducirá al fracaso y en la eternidad al infierno. Sin embargo, Dios desea que reconozcamos nuestras maldades y las confesemos porque aquellos que lo hacen alcanzan misericordia: El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

CONCLUSIÓN.


Cada año las personas celebran la llegada del año nuevo practicando diferentes tradiciones con el fin de acarrear para si buena suerte y tener un año prospero, pero la verdad es que nada de esto sirve. Si queremos recibir un nuevo año y ser bendecidos durante todos sus meses debemos:

1.       Estando en plena comunión con Dios, apartados del mal y obedeciendo su palabra (Salmo 1:1-3).
2.       Encomendando este año a Dios (Salmo 127:1).
3.       Apartándonos del pecado (Proverbios 28:13).





Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario