La descendencia de Sem (Génesis 11:10-26)

 

“Estas son las generaciones de Sem: Sem, de edad de cien años, engendró a Arfaxad, dos años después del diluvio. Y vivió Sem, después que engendró a Arfaxad, quinientos años, y engendró hijos e hijas. Arfaxad vivió treinta y cinco años, y engendró a Sala. Y vivió Arfaxad, después que engendró a Sala, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas. Sala vivió treinta años, y engendró a Heber. Y vivió Sala, después que engendró a Heber, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas. Heber vivió treinta y cuatro años, y engendró a Peleg. Y vivió Heber, después que engendró a Peleg, cuatrocientos treinta años, y engendró hijos e hijas. Peleg vivió treinta años, y engendró a Reu. Y vivió Peleg, después que engendró a Reu, doscientos nueve años, y engendró hijos e hijas. Reu vivió treinta y dos años, y engendró a Serug. Y vivió Reu, después que engendró a Serug, doscientos siete años, y engendró hijos e hijas. Serug vivió treinta años, y engendró a Nacor. Y vivió Serug, después que engendró a Nacor, doscientos años, y engendró hijos e hijas. Nacor vivió veintinueve años, y engendró a Taré. Y vivió Nacor, después que engendró a Taré, ciento diecinueve años, y engendró hijos e hijas. Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán”. 

Génesis 11:10-26

INTRODUCCIÓN

             En el capítulo 11 encontramos otra de las genealogías importantes en este libro, la genealogía que presenta la descendencia de Sem. Sem fue uno de los tres hijos de Noé, ya anteriormente vimos a través de las genealogías de sus tres hijos como las naciones surgieron y en el relato de la torre de Babel vimos como Nimrod se levanto como el primer gobernador poderoso de la humanidad el cual edifico muchas ciudades. Ahora, el libro de Génesis va a tender a enfocarse en la historia del personaje del cual surgiría la nación de Israel, pero para eso, presentara primero la descendencia de aquel hijo de Noé del cual provienen sus orígenes.


LA DESCENDENCIA DE SET

“Estas son las generaciones de Sem: Sem, de edad de cien años, engendró a Arfaxad, dos años después del diluvio. Y vivió Sem, después que engendró a Arfaxad, quinientos años, y engendró hijos e hijas. Arfaxad vivió treinta y cinco años, y engendró a Sala. Y vivió Arfaxad, después que engendró a Sala, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas. Sala vivió treinta años, y engendró a Heber. Y vivió Sala, después que engendró a Heber, cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas. Heber vivió treinta y cuatro años, y engendró a Peleg. Y vivió Heber, después que engendró a Peleg, cuatrocientos treinta años, y engendró hijos e hijas. Peleg vivió treinta años, y engendró a Reu. Y vivió Peleg, después que engendró a Reu, doscientos nueve años, y engendró hijos e hijas. Reu vivió treinta y dos años, y engendró a Serug. Y vivió Reu, después que engendró a Serug, doscientos siete años, y engendró hijos e hijas. Serug vivió treinta años, y engendró a Nacor. Y vivió Serug, después que engendró a Nacor, doscientos años, y engendró hijos e hijas. Nacor vivió veintinueve años, y engendró a Taré. Y vivió Nacor, después que engendró a Taré, ciento diecinueve años, y engendró hijos e hijas”.

Génesis 11:10-25

descendientes-Noé
Sem, Jafet y Cam, descendiente de Noé   

                 En los capítulos 10 y 11 se ha presentado la genealogía de los tres hijos de Noé, Sem, Jafet y Cam, de donde provino toda la humanidad, además el autor de este libro ha mostrado cómo la humanidad se multiplico en tribus y naciones, así como hombres como Nimrod que llegaron a ser los primeros gobernantes de aquellas tierras. Ahora, la historia de la humanidad comienza a direccionarse a una descendencia en específico, descendencia de donde provendría Abraham, el padre de la nación de Israel, así como el Mesías. No olvidemos que el plan de salvación de Dios sigue vigente y así, de Set, el tercer hijo de Adán, llegamos a Sem, uno de los hijos de Noé, para luego llegar a Taré, quien engendro a Abraham. El autor de Génesis nos presenta la línea de dependencia de Sem a Taré, el padre de Abram: Sem… engendró a Arfaxad… Arfaxad… engendró a Sala… Sala …  engendró a Heber… Heber … engendró a Peleg… Peleg … engendró a Reu…  Reu … engendró a Serug…  Serug … engendró a Nacor… Nacor … engendró a Taré. Como la descendencia de los hijos de Adán por la línea de Set del capítulo 5, esta genealogía a parte de presentar al antepasado y su descendiente, presenta los años que vivieron. Esto muestra como la vida después del diluvio disminuyó considerablemente, esto debido a que las condiciones climáticas del planeta tierra cambiaron, así como la dieta del ser humano, ya que después del diluvio se le permitió comer carne y ya no fue 100% vegetariana. De la descendencia de Adán, podemos ver que la mayoría de ellos vivió al menos 900 años, luego, después del diluvio la cosa cambio. Noé que nació antes del diluvio vive 950 años, y Set, su hijo que también nació antes del diluvio vive 600 años, luego, el hijo de Sem, Arfaxad, vive 438 años, luego, Sela, hijo de Arfaxad, vive 403 años, luego el descendiente de este, Heber, vive 464 años, luego su descendiente, Peleg, quien vivió 239 años, luego, Reu, vivió 239 años, luego, Serug, vivió 230 años, luego tenemos a Nacor, quien llego a vivir 148 años. En general, podemos ver como los años de vida del ser humano después del diluvio comenzó a disminuir hasta llegar a nuestros tiempos donde la misma Biblia declara que la vida del hombre es de 70 años y en los más robustos de 80: “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos”, (Salmo 90:10). Otro detalle interesante de esta genealogía que presenta a la descendencia humana después del diluvio es la edad en la que procrean hijos. Si la comparamos con la del capítulo 5 donde se presenta la descendencia de Adán por la línea de Set, los hijos se concebían entre los arriba de los 100 años de edad, a excepción de Mahalaleel y Enoc que los concibieron a los 65 años, Cainán a los 70 años y Enós a los 90 años. Sin embargo, los hijos de la descendencia después del diluvio, desde Arfaxad engendraron entre los 29 a los 35 años de edad. Además, podemos ver que aparte de sus primogénitos, Génesis enfatiza que luego estos tuvieron hijos e hijas, cumpliendo así el mandato de Dios de multiplicarse y llenar la tierra.

                Génesis nos dice que Sem tenía 100 años cuando engendro a Arfaxad y que Arfaxad nació en el segundo año después del diluvio, si esto es así, podemos determinar cuántos años transcurrieron desde que el diluvio finalizo y Noé se asentó hasta el llamamiento que Abram recibe a sus 75 años de edad. En total, transcurrieron aproximadamente 367 años, desde el inicio de la humanidad después el diluvio hasta el llamamiento de Abram.

 

Tabla
Tabla de conteo de años desde el inicio de la humanidad después del diluvio hasta el llamamiento de Abram

Por tanto, tenemos desde el inicio de la humanidad hasta el llamamiento de Abram 367 años de historia en la humanidad. Ahora bien, ¿serian cuatro siglos suficientes para poblar toda la tierra al punto de fundar grandes ciudades y naciones? Para contestar esta pregunta, algunos expertos han considerado que entre Arfaxad y el llamamiento de Abram, bien pudieron existir al menos 11 generaciones, 9 de Arfaxad a Taré, desde Taré al llamamiento de Abram a sus 75 años de edad. Si este es así, suponen que cada matrimonio pudo haber procreado 10 hijos, 5 varones y 5 hembras, de tal forma que la generación 11 contaría con 1,451,880 parejas, o 2,903,760 personas. Ahora bien, esto es considerando solo la dependencia de Sem, pero que hay de las descendencias de Jafet y Cam, que paralelo a estos se multiplicaron. Si hacemos una multiplicación sencilla por 3, tendríamos que los habitantes podrían llegar a 8,711,280. Aun así, parece una población muy poca para entender que estas formaron ciudades y naciones y que son las que Abraham encontró durante su peregrinación, considerando que países pequeños como El Salvador tiene una población aproximada de 6.421 millones y China, una nación superpoblada llega a 1.393 miles de millones. Sin embargo, no debemos considerar el tamaño de una población de una ciudad de este tiempo con el tamaño de la población de las ciudades actuales. Para esta época, muchas ciudades o naciones eran pequeñas ya que la humanidad iniciaba, a lo mejor eran parecidas a las colonias u urbanizaciones que hoy conocemos y no como la población de los países o estados de hoy. Además, posiblemente, estas generaciones tuvieron más de 10 hijos y algunos creen que la explosión demográfica se dio específicamente en los tiempos de Peleg el cual nació a los 101 años después del diluvio. Esto se cree así por el significado etimológico de su nombre. En hebreo, Peleg se traduce del nombre Péleg (פֶּלֶג), y su significado sugiere “división”, ya que en su tiempo se repartió toda la tierra posiblemente porque ocurrió la confusión de las lenguas en Babel: “Y a Heber nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg, porque en sus días fue repartida la tierra; y el nombre de su hermano, Joctán”, (Génesis 10:25). Además de esto, recordemos que en tiempos de Nimrod se construyeron grandes ciudades: “Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande”, (Génesis 10:8-12). De esta forma, la tierra fue poblada después del diluvio, cada familia dio paso a tribus, las tribus a aldeas y estas a naciones, de tal forma que cuando Abram recibió su llamamiento a sus 75 años, está ya estaba poblada con sus respectivas ciudades.


LA DESCENDENCIA DE TARÉ

“Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán”.

Génesis 11:26

                  Al llegar a Nacor, Génesis nos dice que este engendro a Taré y este a tres hijos: “Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán. En la Nueva Versión Internacional de la Biblia, este versículo traduce los nombres de Taré como Téraj, ya que en hebreo así se pronuncia: “Cuando Téraj tenía setenta años, ya habían nacido sus hijos Abram, Najor y Jarán”, (Génesis 11:26, NVI). Si nos damos cuenta, la traducción de los nombres de algunos personajes en la NVI es diferente, pero esto es así, porque dicha traducción es dinámica y los traduce, así como se pronuncian en hebreo. Como sea, la genealogía finalmente ha llegado a Taré, el cual fue el padre de Abram, el cual recibiría el llamamiento de Dios para ser padre de una gran nación de donde vendría el Salvador del mundo y es el preludio para entrar a la genealogía de Taré que daría paso al relato del origen de la nación de Israel que va desde el capítulo 12 del libro de Génesis y abarca el resto de los libros del Antiguo Testamento, para dar paso al Nuevo Testamento que presenta la primera venida del Cristo, el surgimiento de la Iglesia y la consumación del plan eterno en el libro de Apocalipsis. Así, casi llegamos al origen de la historia de Israel.

 

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario