Formas inadecuadas de buscar a Dios (1 Reyes 1:51)



“Y se lo hicieron saber a Salomón, diciendo: He aquí que Adonías tiene miedo del rey Salomón, pues se ha asido de los cuernos del altar, diciendo: Júreme hoy el rey Salomón que no matará a espada a su siervo”.
1 Reyes 1:51

INTRODUCCIÓN


            Desde la misma creación de hombre Dios ha buscado la forma de que acercarse a él, sin embargo, por causa del pecado, esto se ha vuelto muy difícil. A pesar de esto sus heraldos han hecho la invitación para que el hombre se reconcilie con Dios, a buscarlo y ponerse a cuentas con Él. Lamentablemente e ocasiones el hombre adopta formas diferentes de buscar a Dios, formas que son desaprobadas por Él. Veamos en esta oportunidad las formas incorrectas de buscar a Dios, y cuál, según la Biblia, es la correcta.

buscar-a-Dios
Buscar a Dios

                                I.            FORMAS INCORRECTAS DE BUSCAR A DIOS.


El hombre ha tergiversado completamente la forma de acercarse a Dios ya que guiados por supersticiones, motivaciones incorrectas y gran ignorancia se acercan al Señor, pero de una manera que no le agrada. En la Biblia podemos encontrar algunas formas incorrectas de acero.

1.       Buscar a Dios solo para escapar de los problemas.


En el texto original que leímos observamos a la típica persona que busco a Dios solo para escapar de sus problemas: Y se lo hicieron saber a Salomón, diciendo: He aquí que Adonías tiene miedo del rey Salomón, pues se ha asido de los cuernos del altar, diciendo: Júreme hoy el rey Salomón que no matará a espada a su siervo. Adonías era uno de los hijos del rey David y debido a que su padre ya era viejo estaba organizando para que su hermano Salomón no heredara el reino; pero antes de morir David declaro rey a Salomón y cuando Adonías se enteró que su padre se le había adelantado en este asunto tuvo miedo y corrió al lugar donde estaba el altar de bronce, donde se le ofrecían sacrificios a Dios, y se alzó de ellos pidiendo que se le respetara la vida. Cuantas personas son como este Adonías que solo corren a Dios por auxilio, para escapar de la muerte, de enfermedades o terribles crisis, pero cuando Dios lo libera se olvidan de Él.

2.       Buscar a Dios solo para recibir un milagro.


“Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis”.
Juan 6:25-26

Aquí encontramos al tipo de personas que buscan a Dios no porque están dispuestas a someterse a Él, sino porque anhelan beneficiarse de sus milagros. Estas personas buscaban a Jesús, no porque estuvieran dispuestas a abandonar sus pecados, sino porque el día anterior habían comido hasta saciarse porque les había multiplicado los panes y los peces. Hoy en día son muchas las personas que busca a Dios en una iglesia porque lo único que desean es recibir algún tipo de milagro, o que responda alguna petición, pero no están dispuestos a convertirse a Él y abandonar su vida de pecado. Esta es una forma incorrecta de acercarse a Dios.

3.       Buscar a Dios solo para aprovecharse de sus promesas de prosperidad.


“Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios”,
Hechos 8:19-21

Aquí vemos a Simón, un hombre que antes de la llegada del evangelio en Samaria tenia gran ganancia engañando con sus artes mágicas a la gente: “Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo”, (Hechos 8:9-11). Cuando Simón vio cómo los apóstoles ponían manos sobre los nuevos creyentes de Samaria y estos recibían el bautismo con el Espíritu Santo, quiso comprarles este don para luego comerciar con él, como lo había hecho anteriormente con sus artes mágicas, pero los apóstoles lo reprendieron por su maldad. Cuántas personas hoy en día están en la iglesia solo por las promesas de prosperidad que Dios promete, o cuántas personas comercializan con sus supuestos dones, pero lo cierto es que esta es una forma incorrecta de acercarse a Dios.

4.       Buscar a Dios solo como un acto religioso.


“Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas. Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales  engordados.  Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos”.
Amós 5:21-23

Finalmente, la otra forma incorrecta de acercarse a Dios es solamente como un acto religioso, no con un corazón sincero que expresa su necesidad espiritual, sino como alguien que cumple fielmente los ritos y exigencias de su religión pero ha experimentado un verdadero arrepentimiento en su vida. Vemos en Amós como Israel realizaba sus ceremonias y cánticos a Dios, pero éste no se agradaba de ellos porque había pecado en sus vidas. Esta es una forma incorrecta de buscar a Dios.

                             II.            LA FORMA ADECUADA DE ACERCARNOS A DIOS.


“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”.
Isaías 55:6-7

El deseo de Dios es que nos acerquemos a su presencia: Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano, pero ¿cuál es la forma correcta de hacerlo? Isaías nos lo dice: Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. El hombre que busque a Dios debe primeramente dejar su pecado y para ello necesita arrepentirse de todas sus maldades. Solo cuando el hombre se vuelve de su maldad y corre a Dios para que le perdone sus pecados y le salve de la condenación eterna es acepto delante de su presencia ya que al corazón contrito y humillado jamás lo desprecia: “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”, (Salmo 51:17).

CONCLUSIÓN.


Actualmente existen muchas formas incorrectas de acercarse a Dios, unos lo buscan solo cuando tienen problemas, otros porque quieren que les haga un milagro, otros porque quieren beneficiarse de sus promesas de prosperidad, otros a través de una falsa religión que solo calma su culpable conciencia; pero lo cierto es que todos estos métodos son ineficaces. La forma correcta de acercarse a Dios es a través del arrepentimiento porque solo un corazón contrito y humillado halla gracia delante de sus ojos y el perdón de todos sus pecados.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario