Los Siete Sellos


“Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira”.
Apocalipsis 6:1

INTRODUCCIÓN


                 El apóstol Juan nos introduce cada vez más a los acontecimientos que han de ocurrir en la semana 70 de Daniel conocida como la Gran Tribulación. Si recordamos el capítulo anterior, nadie era digno de abrir los sellos del libro, pero el Cordero es digno de romperlos, donde cada uno de ellos revela un acontecimiento del juicio que Dios traerá a esta tierra en los primeros tres años y medio de la Gran Tribulación: Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. El hecho de que el Cordero rompe los sellos desatando así los eventos de la Gran Tribulación nos muestra que Dios está en control de todo, aun en medio de un periodo donde el mal llegue a su máxima expresión. A partir de Aquí Dios le mostrara a Juan los horrores que vienen para los habitantes que se queden en este periodo de juicio. Cuando Jesús estuvo en esta tierra también les anticipo a sus discípulos acerca de los acontecimientos que tendrían lugar durante la Gran Tribulación. El Capítulo 24 de Mateo se conoce como el capítulo apocalíptico y en él encontramos una vivida descripción de los eventos que tendrán lugar en la semana 70 de Daniel, e interesantemente, encontramos un paralelo increíble con los primeros seis sellos del capítulo 6 de Apocalipsis.



4-jinetes
Los cuatro jinetes del Apocalipsis
“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre… E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas”.
Mateo 24:2-9, 29

Obviamente ya Jesús había hablado acerca de este periodo del fin del mundo y de su segunda venida, por lo que no era un tema nuevo para sus discípulos, razón por la cual, le piden a su Maestro que les explique cuando y que señales habrán de este periodo: Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? . Veamos en la siguiente tabla el paralelismo que encontramos entre Mateo 24 y Apocalipsis 6.

Mateo 24
Apocalipsis 6
Falsos cristos (Mateo 24:4-5)
Falso cristo monta el caballo blanco  (Apocalipsis 6:2)
Guerras y rumores de guerras (Mateo 24:6)
El caballo rojo representa la guerra (Apocalipsis 6:3-4)
Hambres y terremotos (Mateo 24:7)
El caballo negro representa el hambre (Apocalipsis 6:5-6)
Muerte por guerra y hambres (Mateo 24:8)
El caballo amarillo representa la muerte (Apocalipsis 6:7-8)
Mártires y persecución (Mateo 24:9)
Mártires bajo el altar (Apocalipsis 6:9-11)
Señales en el cielo y la tierra (Mateo 24:29-30)
Señales en el cielo y la tierra (Apocalipsis 6:12-17)

                En esta sección estudiaremos únicamente los primeros seis sellos, los cuales corresponden a los acontecimientos que ocurrirán en los primeros tres años y medio de la Gran Tribulación. El Séptimo sello abre los juicios de las siete trompetas (Apocalipsis 8:1-2) y esto corresponde al periodo de los últimos tres años y medio de la Gran Tribulación.

LOS PRIMEROS 4 SELLOS: LOS 4 JINETES


“Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra”.

4-jinetes
Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Apocalipsis 6:2-8


              Los primeros cuatro sellos nos presentan una escena muy conocida por los lectores de la Biblia: los cuatro jinetes del apocalipsis. Ya en otra ocasión, Dios presento una escena parecida para representar los juicios que vendría sobre las naciones del norte, especialmente sobre Babilonia, la opresora de su pueblo: “De nuevo alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran de bronce. En el primer carro había caballos alazanes, en el segundo carro caballos negros, en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos rucios rodados. Respondí entonces y dije al ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿qué es esto? Y el ángel me respondió y me dijo: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra”, (Zacarías 6:1-5). Los acontecimientos de los primeros 6 sellos corresponden a los primeros tres años y medio de la Gran Tribulación, y esta comienza con la aparición de cada uno de los cuatro jinetes en su orden descrito y es por la voluntad de Jesús que estos son desatados sobre la tierra mostrándonos su control sobre todos los eventos. Podemos ver también como estos eventos escatológicos son revelados a Juan, ya que Dios pretende mostrarle a su iglesia las cosas que han de ocurrir sin ocultarle nada.

El Jinete del Caballo Blanco.


“Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer”.
Apocalipsis 6:2

Con la apertura del primer sello, el jinete del caballo blanco tiene su intervención: Y miré, y he aquí un caballo blanco. La identidad del jinete del caballo blanco ha sido discutida ampliamente. Mucho se ha especulado en cuanto a su identidad, algunos lo han identificado con un emperador romano, la proclamación del mensaje del evangelio o hasta con el mismo Cristo. Sin embargo todas estas teorías son muy poco probables. Definitivamente no podría tratarse de algún emperador romano, ya que el contexto apunta a eventos futuros relacionados con el fin del mundo; y no podría tratarse de un personaje histórico. Tampoco pudiese representar la proclamación del mensaje del evangelio, ya que este inicio con el nacimiento de la iglesia y en ningún momento este evento abrirá el periodo de la Gran Tribulación. Mucho menos puede ser Jesús, ya que este aparece abriendo el periodo de la Gran Tribulación y más adelante en su segunda venida para finalizar con este periodo de siete años, destruir al Anticristo e inaugurar el Milenio (Apocalipsis 19:11-16). Aparte de esto, el jinete de Apocalipsis 6 trae una corona, literalmente una stéfanos (στέφανος), la cual es una corona ganada en alguna conquista, mientras que Jesús quien monta el caballo blanco en Apocalipsis 19:11-16 se describe con muchas diademas, palabra que viene del griego diádema (διάδημα), la cual describía la corono usada exclusivamente por la realeza.
La opción más congruente es identificar al jinete del caballo blanco con el Anticristo. El Anticristo es un personaje que tendrá su intervención en la historia de este mundo al final de los tiempos, justo al inicio de la Gran Tribulación. Desde los tiempos de Juan el apóstol, la iglesia relacionaba su aparición con el final de los tiempos: “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo”, (1 Juan 2:18). La palabra Anticristo proviene del termino griego antíjristo (ἀντίχριστος), expresión que significa en lugar de Cristo, o en contra de Cristo. En este sentido, este ser demoniaco gozara del poder y respaldo de Satanás para oponerse en contra de todo el espíritu y doctrina de Cristo, así como intentara usurpar su nombre haciéndose pasar por Él. Su aparición en el escenario mundial abre el periodo de siete años de la Gran Tribulación. En su sermón apocalíptico Jesús les advirtió a sus discípulos que antes del fin del mundo muchos falsos cristos se presentarían: “Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”, (Mateo 24:6). Todo esto se desencadenaría en un terrible periodo de apostasía la cual estamos viviendo hoy en día: “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos”, (Mateo 24:11), y la cual apunta al surgimiento del Anticristo: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición”, (2 Tesalonicenses 2:3).

El apóstol Juan describe al jinete del caballo blanco en detalle, lo cual nos habla mucho acerca de este personaje: y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. En primer lugar, el jinete tenía un arco. En los tiempos antiguos se solía asociar el arco con el poder militar de una nación. Se ve este simbolismo en la profecía contra el poderío militar de Babilonia: “Porque vino destruidor contra ella, contra Babilonia, y sus valientes fueron apresados; el arco de ellos fue quebrado; porque Jehová, Dios de retribuciones, dará la paga”, (Jeremías 51:56). También Oseas comparo el poder militar de Israel con un arco: “Y en aquel día quebraré yo el arco de Israel en el valle de Jezreel”, (Oseas 1:5).  Por tanto, este personaje que representa al Anticristo, tendrá sobre sí el poder militar a sus órdenes. Además de esto, se describe con una corona, lo cual representa el poder de reinar o gobernar sobre las naciones. En el libro de Daniel se nos describe el origen de este personaje de entre medio de 10 naciones las cuales están representadas por los 10 cuernos: “Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos. Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas”, (Daniel 7:7-8). No cabe duda que el Anticristo tendrá el poder ejecutivo y militar a su favor, razón por la cual se le otorga una corona, y además de eso será victorioso en todas sus batallas ya que salió venciendo, y para vencer. En los tiempos antiguos, cuando un general romano regresaba victorioso de sus conquistas solía entrar a la ciudad en un increíble desfile con su ejército, su botín y prisioneros montado en un caballo blanco. Por tanto, el caballo blanco representa la victoria. Esto significa que su poderío se extenderá sobre todo el mundo, tal y como lo describe más adelante el mismo libro de Apocalipsis, siendo considerado por muchos como un gran líder político que a través de su carisma traerá una paz ficticia a este mundo, a tal punto que muchos opinan que no necesitara ninguna batalla para someter al mundo a su gobierno ya que el mismo versículo lo describe con un arco, pero no dice que lance alguna flecha. Definitivamente este personaje tendrá un poder demoniaco que engañara a los habitantes de esta tierra que se negaron a creer en la verdad: “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia”, (2 Tesalonicenses 2:9-12). Por tanto, la Gran Tribulación iniciara con la aparición del Anticristo, este personaje ungido por el mismo Satanás quien engañara a todo el mundo y tendrá un increíble poder político y militar.

El Jinete del Caballo Rojo.


“Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada”.
Apocalipsis 6:3-4

A continuación el Cordero abre el segundo sello y de inmediato el segundo ser viviente invita a Juan a mirar: Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. El segundo sello desata al segundo jinete el cual monta un caballo de color rojo al cual lo acompaña la guerra: Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. En su pasaje paralelo del sermón apocalíptico, nuestro Señor Jesucristo les advierte a sus discípulos que antes que este periodo comience iban haber guerras y rumores de guerra: “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino…”, (Mateo 24:6-7). Es obvio que después de la aparente paz que trae el Anticristo le seguirá la guerra, y este es el objetivo principal del segundo jinete. La Biblia lo describe montado sobre un caballo rojo con una gran espada, lo cual nos da la idea de la sangre que será derramada por medio de la guerra. De acuerdo a Daniel, este ser gobernara por la fuerza militar y honrara a un dios falso: “Mas honrará en su lugar al dios de las fortalezas, dios que sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y con cosas de gran precio. Con un dios ajeno se hará de las fortalezas más inexpugnables, y colmará de honores a los que le reconozcan, y por precio repartirá la tierra”, (Daniel 11:38-39). Este mismo destruirá a 3 reinos que al inicio le brindaran todo su apoyo en su reino mundial: “Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas”, (Daniel 7:8). Y en general, todo aquel que se oponga a su dictadura será ejecutado: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”, (Apocalipsis 20:4). Aunque el Anticristo traiga una paz, esta será temporal porque al final le seguirá la guerra lo cual traerá muchas muertes.

El Jinete del Caballo Negro.


“Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino”.
Apocalipsis 6:5-6

Luego, el tercer sello se abre, y el tercer ser viviente invita a Juan a ver al tercer jinete y su caballo: Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro. El color negro es una alusión a la escasez, posiblemente por el color negro que la piel toma como resultado del hambre y el fuerte sol, incluso el color que la hierba quemada toma durante tiempos de sequía donde el sol provoca incendios forestales: “Nuestra piel se ennegreció como un horno a causa del ardor del hambre”, (Lamentaciones 5:10). Después de un periodo de guerra el hambre le sigue, por lo que la visión le revela a Juan lo que acontecerá en aquellos días finales, tal y como Jesús lo menciona en el capítulo 24 de Mateo: “… y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”, (Mateo 24:7). Es interesante ver lo que el tercer jinete llevaba en su mano: y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. La balanza en la mano del jinete nos habla de un control sobre los productos alimenticios ya que estos serían vendidos por peso, apenas una ración para sobrevivir. En la antigüedad, los judíos solían asociar la escasez con la adquisición racionada de los alimentos por peso, lo cual ya era un símbolo de escasez: “Me dijo luego: Hijo de hombre, he aquí quebrantaré el sustento del pan en Jerusalén; y comerán el pan por peso y con angustia, y beberán el agua por medida y con espanto”, (Ezequiel 4:16). En Israel el trigo, la cebada, el aceite y el vino eran considerados parte de la alimentación básica a tal punto que Dios les prometió su abundancia si andaban en sus caminos: “yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite”, (Deuteronomio 11:14), pero al mismo tiempo les advirtió la escasez de estos productos alimenticios como juicio por sus pecados. Por tanto, en tiempos de la Gran Tribulación existirá una gran escasez que hará que los alimentos básicos se vendan en una ración escasa, a penas para sobrevivir: Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario. El término griego que se utiliza y de donde se traduce la palabra libra es joínix (χοῖνιξ), la cual era una unidad de medida de capacidad utilizada en tiempos de Jesús. Dos libras de trigo y seis libras de cebada eran la ración necesaria para alimentar a una persona, generalmente se necesitaba al menos 3 veces más que eso para proveer a una familia completa. El denario era considerado el salario base de un jornalero por un día de trabajo, de tal forma que el salario base a penas alcanzara para alimentar a una persona. Los padres tendrían que dividir esta porción con todos sus familiares para a penas sobrevivir.
La aclaración del ser viviente: pero no dañes el aceite ni el vino, nos dice mucho. Lo cierto es que el trigo y la cebada eran productos de uso común, especialmente entre los pobres; pero el aceite y el vino era un producto exclusivo de los ricos. Con estas palabras se sugiere que el aceite y el vino no sufrirán mayor daño, posiblemente porque los   olivos   y   los   las   viñas   están   enraizadas   más  profundamente,   así   que   pueden   soportar   la   sequía,  y las comunidades de ricos no sufrirán los efectos de la escasez, mientras unos mueren de hambres, otro grupo seguirá viviendo en su opulenta vida.

El Jinete del Caballo Amarillo.


“Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra”.
Apocalipsis 6:7-8

Con la apertura del cuarto sello el cuarto jinete hace su aparición montado sobre un caballo amarillo. La palabra griega de donde se traduce amarillo, es jlorós (χλωρός), la cual define un color muy pálido, entre amarillo y verde, lo cual describe perfectamente el color característico de la muerte. Después de la guerra y la escasez viene una gran mortandad la cual alcanzara a muchas personas. A este personaje le sigue el Hades, la actual morada de las almas que están en tormento, y su nombre es sinónimo de lo terrible que trae consigo: Muerte. Este trae una gran espada y tiene la potestad para matar con espada, hambre, mortandad y con las fieras del campo. De acuerdo a United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division, para el 2015 se estimó una población de 7,324.782 millones de personas alrededor de todo el mundo, lo cual significa que para este periodo se estima un aproximado de 1, 831.1955 millones de personas que morirán bajo estas condiciones. Este número es sorprendente. El cuarto jinete montado sobre el caballo amarillo es el resultado final de la obra realizada por los jinetes anteriores, y tal como lo menciono Jesús habrá gran mortandad debido a guerras, pestes, terremotos y otros juicios que enviara Dios en este periodo: “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”, (Mateo 24:7).

EL QUINTO SELLO: LOS MÁRTIRES DE LA GRAN TRIBULACIÓN

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos”
Apocalipsis 6:9-11

                   Llegamos al quinto sello. En este caso, ningún ser viviente invita a Juan a presenciar la siguiente visión, y lo que ve son las almas de los mártires de la Gran Tribulación: Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. El texto es claro al decirnos la causa de la muerte de estas personas: por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían, de hecho, la palabra testimonio proviene del griego marturía (μαρτυρία), de donde viene nuestra palabra española mártir, el cual denota a una persona que ha muerto por causa de Cristo. Algunos opinan que estos mártires serán los cristianos que atravesaran por la Gran Tribulación, sin embargo, nosotros creemos que la iglesia no pasara por este periodo, ya que ella se ira en el rapto. Más bien corresponden a los hombres y mujeres que creerán a la palabra de Dios durante este terrible periodo y por causa de su fe serán perseguidos y muchos muertos. Nuestro Señor lo dijo en su sermón apocalíptico de Mateo 24: “Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”, (Mateo 24:9-13). Jesús es claro al decirnos el precio de la salvación del alma en aquellos días, la vida: Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Hoy en día la salvación es por fe, de manera gratuita, pero aquel día el confesar nuestra fe costará la vida, lo mejor es creer hoy en Cristo y escapar de ese terrible periodo que viene para este mundo. No obstante, nuestro Maestro va mas allá y nos da un detalle importante que pasara en estos tiempos: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”, (Mateo 24:14). Algunas personas usan este versículo para afirmar que el evangelio llegara en nuestros tiempos a todas las naciones del mundo, sin embargo, esto no será así. Actualmente existen muchos países donde el evangelio es prácticamente impenetrable, especialmente en los países de la Ventana 10-40, donde las religiones principales son las del hinduismo, budismo e islamismo constituido por 59 países, donde el más poblado es China con 1.300 millones de personas. En aquel tiempo la palabra de Dios el santo evangelio llegara hasta el último rincón de esta tierra y muchos creerán, aunque tendrán que pagar su fe con su vida. Ahora bien, la pregunta es, si la iglesia no está, quienes serán los predicadores del evangelio, como ya veremos en otra parte, será los 144 mil sellados y los dos testigos los que se encargaran de dar testimonio de la verdad en este tiempo.

quinto-sello
El Quinto Sello: Los Mártires de la Gran Tribulación

                   Estas almas son vistas debajo del altar de Dios y ellos claman por justicia divina, sin embargo, se les otorga vestiduras blancas hasta que se completara el número de mártires de este periodo: Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. ¡Qué bueno es saber que aun en esta dispensación Dios seguirá otorgando oportunidades de salvación!, estas almas después de su martirio entraran al descanso eterno.

EL SEXTO SELLO: LAS SEÑALES EN EL CIELO

“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;  porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”.
Apocalipsis 6:12-17

                  Llegamos al final de este capítulo donde nos habla del sexto sello. Es importante no olvidar que los primeros 3 años y medio de la Gran Tribulación corresponden a los eventos desencadenados por la abertura de los primeros seis sellos que Juan presenta en este capítulo; mientras que el séptimo sello abre los acontecimientos de las 7 tromperas correspondientes a los juicios de los últimos 3 años y medio de la Gran Tribulación. Prácticamente el sexto sello provoca la sacudida cósmica y cataclismos de la tierra: Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Nuestro Señor Jesús también nos da una descripción de los acontecimientos que ocurrirán en este tiempo: “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas”, (Mateo 24:29). Podemos imaginarnos lo terrible que será aquel día, donde habrán terrible terremotos, y donde reinara la oscuridad porque el sol no dará su luz y habrá una gran conmoción cósmica viendo cuerpos celestes descender sobre la tierra. Este día será de gran terror para todos sus habitantes: Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;  porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?. Otros profetas hablaron de lo espantoso que será este día, por ejemplo Sofonías lo describe como un día donde hasta los valientes gritarán: “Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente”, (Sofonías 1:14), Isaías lo llama el día donde todos aullaran por la terrible desolación: “Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso”, (Isaías 13:6), y Joel lo describe como un tiempo muy terrible y se pregunta ¿cómo pondrán sostenerse los hombres en el día de Jehová?: “Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo?”, (Joel 2:11).

                Aquel día los habitantes buscaran donde esconderse, pero no habrá lugar para escapar, buscaran la muerte, pero esta huirá de ellos, no habrá escapatoria porque el día del juicio del Señor habrá llegado, y hasta los montes y el universo completo temblará: “Los montes tiemblan delante de él, y los collados se derriten; la tierra se conmueve a su presencia, y el mundo, y todos los que en él habitan”, (Nahúm 1:5).


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

4 Comments:

  1. Increíble paralelo entre Apocalipsis 6 y Mateo 24

    ResponderBorrar
  2. Debemos ser siempre fieles, con la ayuda de Dios llegaremos a la meta.

    ResponderBorrar
  3. Muchas gracias es de gran bendición el estudio de la palabra

    ResponderBorrar
  4. Muchas gracias por este estudio fue de mucha bendición y ayuda para mi

    ResponderBorrar