La Parábola de los obreros de la viña (Mateo 20:1-16)



“Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros. Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, más pocos escogidos”.
Mateo 20:1-16

INTRODUCCIÓN


           La Biblia está llena de figuras retóricas ya que a través de símiles, parábolas, fabulas, metáforas y otras narraciones figuradas nos ilustran grandes verdades espirituales. El capítulo 20 del evangelio según Mateo comienza con esta parábola que es conocida con el nombre: los obreros de la viña. Si recordamos un poco, allá en el capítulo 13 de este mismo evangelio vimos varias parábolas donde nuestro Señor Jesucristo comparaba a través de actividades y circunstancias cotidianas el reino de los cielos. A partir de este momento volveremos a leer más parábolas las cuales nos traen grandes enseñanzas en cuanto al reino de los cielos y su pronto regreso, y ahora nos ilustrará con una de las actividades cotidianas que se realizaban en Israel, y esta es el trabajo que se hacía recogiendo la cosecha en las viñas antes que comenzara la época lluviosa. No olvidemos que estamos en el periodo final del ministerio de nuestro Señor y ha comenzado a anunciar lo que le espera en Jerusalén. Veamos en detalle esta parábola.

los-obreros-de-la-viña
La Parábola de los obreros de la viña

UNA PARÁBOLA UN POCO DIFÍCIL DE INTERPRETAR


“Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña”.
Mateo 20:1

             Nuestro Señor Jesús comienza esta parábola con las palabras: Porque el reino de los cielos es semejante a…, donde la palabra “porque” nos enlaza de alguna manera al capítulo anterior donde Pedro le pregunto a su Señor que ganarían ellos por haberlo seguido, y de alguna manera esta parábola toca ese tema. También la palabra “semejante” nos anuncia que Jesús está a punto de hacer una comparación del reino de los cielos con una actividad o acontecimiento cotidiano que la gente conoce. Al igual que un símil, la parábola hace la comparación entre dos cosas y generalmente comienza con las palabras: “es semejante a…”, o “es como…”, y de hecho eso es un símil, una comparación entre dos cosas, y una parábola es una series de símiles. Es increíble ver como nuestro Señor escogía actividades o acontecimientos de la vida cotidiana para explicar verdades espirituales, y así decía que el reino de los cielos era semejante a un sembrador que fue a sembrar, o semejante a una red que era echada al mar, o semejante a una mujer que perdía una moneda y barría la casa buscándola, o semejante a un hijo menor que pidió la parte de la herencia que le correspondía, o semejante a un publicano y fariseo que subió a orar, y así el gran Maestro usaba acontecimiento cotidianos que la gente entendía para explicarles grandes verdades espirituales. Y ahora nuestro Señor Jesucristo nos dice: Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. El comparar el reino de Dios con la viña o cualquier actividad de agricultura es muy común en la palabra de Dios, a lo mejor es porque es una actividad cotidiana que en Israel se ha realizado desde el principio de los tiempos, así lo vemos a través de las páginas de las Sagradas Escrituras, por ejemplo, en los Salmos se compara la obra de liberación de la esclavitud de Israel de Egipto y su introducción a la tierra prometida con el proceso de arraigar una planta en una viña: “Hiciste venir una vid de Egipto; echaste las naciones, y la plantaste. Limpiaste sitio delante de ella, e hiciste arraigar sus raíces, y llenó la tierra”, (Salmo 80:8-9). En Isaías se nos dice que Israel era la viña que el Señor planto: “Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil”, (Isaías 5:1). En Jeremías se dice otra vez que Israel era la viña del Señor: “Te planté de vid escogida, simiente verdadera toda ella; ¿cómo, pues, te me has vuelto sarmiento de vid extraña?”, (Jeremías 2:21). En Lucas se nos narra en boca del mismo Señor Jesús otra parábola donde se menciona la viña que se compara a Israel: “Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo”, (Lucas 20:9).Y en Juan se nos dice que Jesús es la vid verdadera: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador”, (Juan 15:1). Y ahora, vemos otra parábola donde aparece otra vez la comparación del reino de Dios con un hombre dueño de una viña que arrendo obreros para que trabajaran en ella.

              Ahora bien, interpretar esta parábola es un poco difícil, porque pareciera que no está en armonía con otras verdades que se explican a la largo del Nuevo Testamento y que tienen que ver con las recompensas de los santos en la eternidad que estarán en función de su fidelidad. Desde los tiempos de la iglesia primitiva, algunos de sus padres y teólogos llegaron a establecer diferentes interpretaciones en cuanto lo que este parábola significa llegando a alegorizar demasiado su contenido. Como regla general de la hermenéutica, la Biblia se interpreta literalmente, considerando todo su contexto gramatical, histórico y textual, pero en el caso de las parábolas se tiene que hacer una comparación con algunas verdades espirituales contenidas en la Biblia para dar su interpretación, pero de allí que se pueda llegar a alegorizar tanto que esta pierda su verdadero significado. En el caso de esta parábola nos enseña que el reino de los cielos es semejante a un hombre que es padre de familia que salió por la mañana a contratar obreros para su viña, una labor muy común en los capos de palestina la cual se intensificaba cuando el tiempo de las lluvias se acercaba y era necesario recoger toda la cosechan antes que esa estación comenzara.

LOS OBREROS SON CONTRATADOS A LO LARGO DEL DÍA EN DIFERENTES HORAS DEL MISMO


“Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo”.
Mateo 20:2-7

         Aquí vemos una práctica que era muy común en los tiempos antiguos de Israel, el contratar a tantos obreros como fuera posible para recoger las cosechas de las viñas. Generalmente, los campos estaban listos para ser segados y esto tenía que ser rápido porque la estación de invierno estaba cerca y las lluvia podían llegar a echar a perder la cosecha, por eso se solía contratar tantos obreros como fuera posible y estos solían ir a las plazas públicas con sus herramientas de trabajo para esperar que alguien los contratase. Muchos eran contratados a primera hora del día y otros durante la jornada laboral, los cuales recibían su pago de acuerdo al número de horas que habían laborado. El salario por un día de trabajo era un denario, por eso fue y contrato a los obreros desde las primeras horas del día: Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. En Israel, las 12 horas del día para trabajar se comenzaban a contar desde las 6:00 AM. De esta forma se contaban la hora segunda, tercera, cuarta, hasta la undécima que son las 5:00PM, hasta las 6:00 PM, donde se terminan las horas de luz y da paso a otras 12 horas nocturnas que dan paso a las 3 vigilias que iban de las 6.00 PM hasta las 6:00 AM. Estos primeros obreros tuvieron que haber si contratados durante la primera hora del día. Luego, pasadas unas horas, a la hora tercera que corresponde a las 9:00 AM, el padre de familia contrata a más obreros para ir a trabajar a su viña: Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Luego hace lo mismo en las horas sexta y novena, que corresponde a las 12:00 PM y 3:00 PM: Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y finalmente, volvió a salir casi llegando a la hora undécima que corresponde las 5:00 PM, casi terminando el día: Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. De esta forma el Padre de familia contrato a los obreros para su viña en diferentes horas del día prometiéndoles que les habría de pagar lo justo.

TODOS LOS OBREROS RECIBEN EL MISMO PAGO, INDEPENDIENTEMENTE DE SU TIEMPO LABORADO


“Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros. Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día”.
Mateo 20:8-12

             Aquí encontramos algo muy controversial y es el pago que los obreros de la viña recibieron. De acuerdo con la ley de Moisés debía pagárseles a los jornaleros al final del día: “No oprimirás al jornalero pobre y menesteroso, ya sea de tus hermanos o de los extranjeros que habitan en tu tierra dentro de tus ciudades. En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo; pues es pobre, y con él sustenta su vida; para que no clame contra ti a Jehová, y sea en ti pecado”, (Deuteronomio 24:14-15). Según vimos al principio el dueño de la viña acordó pagarles un denario a aquellos obreros que contrato desde el inicio del día, no obstante, lo más controversial fue su forma de pago ya que al comenzar por los más postreros, a estos les pago un denario por las pocas horas que habían hecho: al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario, y se esperaba que si estos habían estado allí pocas horas se les pago de esta forma, los que habían estado el día completo recibiesen más; pero no fue así: Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. Para los obreros que estaban allí desde el inicio del día era injusto que los que apenas había trabajado una hora recibieran el mismo pago que ellos.

EL PAGO ES EL MISMO, INDEPENDIENTEMENTE DEL INICIO DE LA JORNADA


“Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, más pocos escogidos”.
Mateo 20:13-16

              Para aquellos obreros que fueron contratados desde la primera hora de la mañana era totalmente injusto que Jesús les hubiese pagado lo mismo que a los postreros; pero realmente no era injusto, porque este había convenido con ellos pagarles un denario por el servicio de todo el día, y porque el dinero le pertenecía a él y podía hacer lo que mejor le pareciera: Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? De esta forma termina esta parábola, pero ¿cuál es la interpretación correcta? ¿Qué significa esta parábola si la comparamos con el reino de Dios? Bueno, como lo mencionamos al principio la interpretación de esta parábola ha provocado muchas dificultades y hoy en día sigue siendo un tanto difícil aseverar algo en cuanto a ella. Algunos han llegado a afirmar que la enseñanza principal de esta parábola es que cuando lleguemos al reino de los cielos todos tendremos las mismas recompensas, pero si fuese así, esto contradeciría las enseñanzas de otros pasajes de la Biblia donde se nos muestra que los salvos recibirán recompensas de acuerdo con su fidelidad y capacidad que demostraron en esta tierra. Por ejemplo, en la parábola de las minas se nos enseña que cada uno tuvo su recompensa en proporción a lo que habían producido: “Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades”, (Lucas 19:12-19). En la parábola de los talentos se le quito el talento al que no produjo nada y se lo dio al que tenía diez, y así este llego a tener más: “Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos”, (Mateo 25:28). De igual forma, vemos que aquellos que no hicieron bien su trabajo para el Señor y no edificaron de la mejor manera serán avergonzados, mientras que otros recibirán recompensa: “Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”, (1 Corintios 3:14-15). Por tanto, no podríamos afirmar que la enseñanza central de esta parábola es que todos recibiremos la misma recompensa al llegar al cielo.

              Otra interpretación que se le ha dado a esta parábola es aquella que dice que las diferentes horas en las cuales fueron contratándose los obreros representan diferentes edades a las cuales el Señor llama a sus elegidos para servirle y el denario con el cual se les pago representa la salvación, la cual es otorgada de la misma manera a todos los hombre y no está en función de la cantidad de obras que realizaron. Así dicen que los que se contrataron al inicio del día son todos aquellos que fueron llamados por Dios en su niñez: Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Podemos recordar a Samuel quien desde niño sirvió a Jehová: “Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres”, (1 Samuel 2:26), o Juan el Bautista quien sintió su llamamiento aun desde el mismo vientre de su  madre: “Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo”, (Lucas 1:41). Luego dicen que aquellos que fueron llamados como a la tercera hora, las 9:00 AM, son todos aquellos que Dios llama en su adolescencia y juventud: Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Podemos recordar en la Biblia los ejemplos de Jeremías que fue llamado siendo un adolescente: “Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande”, (Jeremías 1:4-7), o de Timoteo quien llego a ser un discípulo de Pablo: “Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego”, (Hechos 16:1). Luego tenemos los que llamo a la hora novena, que son las 3:00 PM, y dicen que estos representan a aquellos que son llamados por Dios en su edad adulta. Bueno aquí tenemos personas como Pedro, Santiago, el hermano de Jesús y muchos otros discípulos que creyeron en su edad adulta. Finalmente, se dice que aquellos que son llamados casi al final del día, a la hora undécima, las 5:00 PM, son todos aquellos que son llamados en su vejez: Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo, tal y como le paso a Abraham: “Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán”, (Génesis 12:4). De esta forma se alegoriza el pasaje diciendo que así conforme pasan las horas del día, la vida del ser humana avanza y muchos son llamados en diferentes momentos de sus días, unos siendo unos niños, otros en su juventud, o cuando son adultos e incluso podría ser en su vejes, pero al final de su jornada serian recompensados de la misma manera, con el don de la vida eterna.

              En resumen, nosotros solo podemos observar algunas enseñanzas que están claras en esta parábola y son (1) Hay un llamamiento que Jesús nos hace de pertenecer a su reino y es necesario atenderlo antes que la luz de nuestra vida se extinga: porque muchos son llamados, más pocos escogidos. (2) Debemos ser humildes y no creer que por nuestro servicio y esfuerzo merecemos más que otros santos: Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. (3) Aquel día cuando estemos delante de su presencia habrán muchas sorpresas y quien sabe que aquellos que a nuestros ojos no eran tan importantes recibirán mayor gloria de parte de nuestro Señor: Así, los primeros serán postreros, y los postreros.




Share on Google Plus

About Walter Cuadra

4 Comments:

  1. HERMANO SIEMPRE UN GUSTO LEER CADA ESTUDIO DE LA PALABRA DE DIOS, SIENTO QUE ESTA PARÁBOLA VA MÁS HACIA CÓMO TRATÓ DIOS CON SU PUEBLO ISRAEL Y AHORA COMO ES EL TRATO CON SU IGLESIA. INVITANDO A TODO AQUEL QUE QUIERA TRABAJAR EN SU VIÑA. DIOS LE BENDIGA HERMANO...

    ResponderBorrar
  2. Excelente enseñanza. Dios le bendiga

    ResponderBorrar
  3. Yo lo veo de esta manera: la jornada laborar de 12 horas equivale a los tiempos de la humanidad desde la creacion hasta el fin, ya que el mundo avanza en un estado de oscuridad; cada vez mas se oscurece y las tinieblas cubriran la tierra. La viña es la obra del Señor, la obra de salvavion... Dios siempre ha llamado a gente dispuesta para le trabaje, el pago de un denario es igual para todos los obreros contratados, esto nos habla de la uncion. Dios derrama el mismo Espiritu que derramo a los antiguos (elias, eliseo, Pedro, Pablo; etc) la hora undecima es el ultimo tiempo, osea, este. Dios derramara una uncion como la del pentecostes que es la lluvia tardia y reposara sobre muchos que reciem se convierten al Señor.... jovenes, hijas e hijos (Joel 2:28). Porque el mismo pago de aquellos que trabajaron iniciando el dia ; lo obtendran aquellos que llegaran de ultimo, refiriendose al uncion y poder de su Espiritu

    ResponderBorrar