¿Año nuevo, vida nueva? (2 Corintios 5:17)



“De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.
2 Corintios 5:17

INTRODUCCIÓN


Cada fin de año las personas celebran el nuevo año que viene con comidas, bebidas, música y bailes, y entre las canciones que escuchan en esta celebración hay una que dice: “año nuevo, vida nueva”, y con ello se deja ver el anhelo de las personas que comenzar un nuevo año reprogramando su mente, renovando sus energías y en muchos casos, comenzando una nueva vida donde todos los fracasos del año pasado quedan atrás. Pero, será acaso que ¿año nuevo, vida nueva? Si bien es cierto que el año nuevo puede traer una nueva oportunidad para comenzar nuevas cosas y cambiar muchas otras, pero lo cierto es que fuera de Cristo no podemos tener vida nueva.


vida-nueva
¿Año nuevo, vida nueva? 


                   I.                        FUERA DE CRISTO NO PODEMOS TENER VIDA NUEVA.


Fuera de Cristo, es imposible que el hombre pueda tener una nueva vida, y en la Biblia se deja muy claro esto. Veamos algunas razones por las cuales el hombre fuera de Cristo no puede tener una vida nueva.

1.       Todo lo que ofrece el mundo es vanidad y aflicción de espíritu.


“Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, y gozarás de bienes. Mas he aquí esto también era vanidad. A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto? Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida. Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música. Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría. No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena. Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol”.
Eclesiastés 2:1-11

Una de los propósitos que buscar una nueva vida es para alejarnos de todo aquello que pueda fastidiar nuestra existencia y darle un nuevo propósito, pero en el mundo no tendremos nada de eso. Salomón dice que experimento todo lo que el hombre busca en el mundo, busco disfrutar el fruto de su trabajo, en tener bienes materiales, en los placeres de la vida, en la música, en tener sirvientes, y en muchas otras cosas más, pero nada de esto llego a satisfacer su alma, al final dijo: he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol. En el mundo jamás lograremos experimentar una vida de provecho y verdadero gozo, todo será vanidad y aflicción de espíritu, así que es imposible tener una vida nueva fuera de Cristo.

2.       En el mundo, nada es nuevo debajo del sol.


“¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va, y generación viene; más la tierra siempre permanece. Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido. No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después”.

En el mundo no podemos encontrar una vida nueva porque el mundo no la puede ofrecer, todo lo que ofrece es lo mismo, lo mismo que vivieron las generaciones pasadas es lo mismo que ofrece a las generaciones futuras, lo que otros buscaron e iniciaron en el pasado, es lo mismo que las generaciones actuales buscan hoy en día. Por ello Salomón pregunto: ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo?

3.       Por causa del pecado, todo va en deterioro en la vida del ser humano.


“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos”.
Efesios 4:22

En general, el hombre no puede tener una vida nueva en el mundo por causa del pecado, ya que el pecado en lugar de regenerar produce decadencia, en lugar de felicidad, tristeza, en lugar de gozo solo ofrece placeres temporales, en lugar de vida, muerte, en lugar de vida eterna, condenación eterna. Por eso Pablo le llamaba a esta naturaleza pecaminosa el viejo hombre, el cual esta viciado conforme a los deseos engañosos y a menos que nuestro ser sea renovado por Cristo, jamás podemos tener una vida nueva.

                II.                        SOLAMENTE EN CRISTO SE PUEDE TENER VIDA NUEVA.


“De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

Por causa del pecado, el ser humano esta esclavizado a una vida de deterioro y desgracias, y en la eternidad a ser condenado en el infierno; pero Cristo puede salvarlo de esta terrible realidad, solamente Él puede liberarnos de las cadenas del pecado y darnos una vida diferente, por tal razón el apóstol Pablo dijo: De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. En Cristo Jesús podemos tener esa vida nueva que muchas personas anhelan tener, solamente necesitamos rendirnos ante su señorío y veremos como Dios cambia toda nuestra vida.

CONCLUSIÓN.


            Muchas personas cantan cada final de año una canción que dice: “año nuevo, vida nueva”; pero lo cierto es que jamás podrán tener una nueva vida sin Cristo Jesús. En el mundo es imposible tener una nueva vida debido a que:

1.       En el mundo solo se ofrece vanidad, aflicción de espíritu y todo es sin provecho (Eclesiastés 2:1-11).
2.       En el mundo no hay nada nuevo, todo lo que vieron las generaciones pasadas viven las actuales, así que el mundo no puede dar lo que no tiene (Eclesiastés 1:3-11).
3.       Por causa del pecado, la vida va en deterioro y por consiguiente no puede ofrecer una vida nueva.


Así que solamente Cristo Jesús puede ofrecer una nueva vida, una vida libre de la esclavitud del pecado y con propósitos eternos.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario