¡Sin Cristo nada podéis hacer! (Juan 15:5)


“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.
Juan 15:5

INTRODUCCIÓN


En esta metáfora, nuestro Señor Jesús nos revela una verdad sumamente importante, sin Cristo nada podemos hacer. Muchas personas creen hoy en día que pueden vivir sin Él, que no lo necesitan, pero están errados. En esta oportunidad estudiaremos las razones por las cuales decimos que sin Cristo nada podemos hacer.


Vid-verdadera
¡Sin Cristo nada podéis hacer! 


                   I.                        SIN CRISTO NADA PODEMOS HACER PORQUE FUERA DE ÉL JAMÁS ACERTAREMOS EN LAS MEJORES DECISIONES.


La primera razón por la cual sin Cristo nada podemos hacer es porque como seres humanos imperfectos jamás acertaremos en las mejores decisiones para nuestra vida. Generalmente el ser humano cree que es lo suficientemente listo como para elegir las mejores opciones para su vida y por consiguiente no acepta sugerencias de nadie, pero se equivoca, porque toda su naturaleza esta corrompida por causa del pecado: “Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”, (Proverbios 14:12). Hay personas que dicen que vasta dejarse guiar por el corazón para hacer lo correcto, pero aun esto es un error, porque el corazón esta dañado por el pecado: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”, (Jeremías 17:9). Por ello, lo mejor es entregar nuestra vida a Cristo y permitir que sea Él quien nos dirija ya que tiene planes especiales para nuestras vidas, por ello Isaías dice: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”, (Isaías 55:8-9). Los planes de Dios son mejores que los nuestros y lo mejor es hallarnos en su voluntad.

                II.                        SIN CRISTO NADA PODEMOS HACER PORQUE ES SU RESPALDO LO QUE NOS DA LA VICTORIA.


La segunda razón por la cual sin Cristo nada podemos hacer es porque la clave del éxito en nuestra vida depende del respaldo que recibimos de Dios. Muchas veces las personas planean lo que van hacer y confían en sus propias habilidades y fuerzas, pero no saben que el éxito final de todo depende de a quién Dios quiera dárselo. Por ello Santiago dice que lo mejor que podemos hacer es encomendar nuestros planes a Dios y no jactarnos de nuestra sabiduría para vencer: “¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala”, (Santiago 4:13-15). Por ello, lo mejor que podemos hacer es entregarnos a Cristo, para que Él pelee nuestras batallas y con su Santo Espíritu obtengamos la victoria: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; pues que a su amado dará Dios el sueño”, (Salmo 127:1-2).

             III.                        SIN CRISTO NADA PODEMOS HACER PORQUE MIENTRAS VIVAMOS EN PECADO JAMÁS PROSPERAREMOS.



Finalmente, sin Cristo nada podemos hacer porque mientras vivamos esclavizados al pecado, nuestra vida jamás prosperará: “El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”, (Proverbios 28:13). El pecado destruye la vida del ser humano, degrada todo su ser y lo hunde en una vida de placeres temporales que lo llevan a desobedecer la ley de Dios y condenar su vida. De igual forma, aquel que viva en pecado jamás prosperara, porque esta condenado a pagar las consecuencias del mismo hasta llegar al infierno. Por ello es indispensable que el hombre se rinda a Cristo y viva para Él, porque solo así estará unido a la vid verdadera y llevara mucho fruto.

CONCLUSIÓN.


Sin Cristo nada podemos hacer, Él es la vid verdadera y todo aquel que permanece en el lleva mucho fruto. Muchas personas fracasan en la vida porque sin Cristo es imposible llegar a experimentar una vida de verdadera victoria y las razones por las cuales esto es así son:

1.       Porque como seres humanos imperfectos jamás acertaremos en las mejores decisiones para nuestra vida, nuestro corazón es engañoso y los caminos que el hombre eligen son camino de muerte, solo Dios tiene el mejor plan para nosotros.
2.       Porque la clave del éxito en nuestra vida depende del respaldo que recibimos de Dios.
3.       Porque mientras vivamos esclavizados al pecado, nuestra vida jamás prosperará.






Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario