La Segunda Venida de Cristo (Mateo 24:27-28)

 

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas”.

Mateo 24:27-28

INTRODUCCIÓN

            El Señor Jesucristo, a través de su relato, nos ha esbozado rápidamente las cosas que ocurrirán en el periodo que todos conocemos como la Gran Tribulación, ya vimos las características principales de este periodo, las persecuciones que se levantaran en contra de los seguidores de Jesús, aquellos que por no haberse convertido antes del rapto tendrán que mantener su fe aun en medio de angustias y martirios, así como también ha explicado las señales que anunciaran que este periodo de angustias se acerca, ahora, nuestro Maestro comenzara a hablar acerca de su segunda venida y no queremos dejar pasar la oportunidad de estudiar este maravilloso tema.


Segunda-venida
La Segundo Venida de Cristo


CRISTO REGRESARA POR SEGUNDA VEZ A ESTA TIERRA

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre”.

Mateo 24:27

             En el estudio anterior de este capítulo 24 de Mateo consideramos ya el significado de este versículo, pero hemos querido volver a tocarlo ya que creemos que hay mucho que podemos decir en cuanto a la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Su segunda venida será algo que todo el mundo verá, así como el relámpago es visible en de oriente a occidente, así todo ojo lo vera cuando venga por segunda vez a esta tierra: Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Los evangelios nos narran su primera venida la cual fue anunciada por la ley, los profetas y demás escritos sagrados, sin embargo, el Señor regresara por segunda vez. Ahora bien, esto de su segunda venida es un tema polémico que enfrenta diferentes posiciones teológicas, sin embargo, nosotros queremos estudiar lo que la Biblia dice al respecto, así que consideraremos algunos aspectos para comprender mejor este tema.


Diferentes posiciones en cuanto a su segunda venida. 

En cuanto a la segunda venida de Cristo existen tres posiciones diferentes que es importante que consideremos antes de continuar con el estudio de este tema. En primer lugar, tenemos el posmilenialismo, literalmente, “después del milenio”, la cual interpreta la segunda venida de Jesús como un evento que ocurrirá después del Milenio. El Milenio es el establecimiento del reino de Cristo en esta tierra que durara 1000 años en esta tierra y que esta profetizada en Apocalipsis 20:4. Para los posmilenialistas, el Milenio es un lapso de tiempo que se está viviendo ahora y según ellos Dios ha levantado un grupo de apóstoles y profetas a través de los cuales conquistara el mundo a través del anuncio del evangelio y señales portentosas, de tal forma que ocurrirá un gran avivamiento que ganara millones de convertidos al reino y cuando este periodo pase, vendrá Cristo, ya que el Rey no puede venir antes que se establezca el reino con sus seguidores. Lamentablemente, esta postura no tiene una defensa bíblica que la favorezca. En segundo lugar, tenemos la posición del amilenialismo, literalmente, “no milenio”, la cual afirma que no habrá un Milenio literal y, por tanto, Cristo no establecerá su reino en esta tierra, sino Él ya reina desde el cielo sentado a la diestra de su Padre. En tercer lugar, tenemos el premilenialismo, literalmente, “antes del Milenio”, y esta posición afirma que Cristo vendrán antes de establecer su reino por mil años en esta tierra, justo al final de la Gran Tribulación para derrotar al anticristo y sus ejércitos, para que luego de esto se establezca el Milenio, o sea, su reino de 1000 años en esta tierra. Estudiemos la segunda venida de Cristo desde esta perspectiva bíblica.


Su segunda venida es una realidad.

La Biblia nos habla de la segunda venida de Cristo, de hecho, cuando ascendió a los cielos, después de su resurrección, unos ángeles anunciaron que, así como había subido en las nubes al cielo, así regresaría en las nubes a esta tierra: “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”, (Hechos 1:9-11). Desde entonces, la iglesia espera su segunda venida a esta tierra, pero, ¿cuándo ocurrirá esta? De acuerdo al libro de Apocalipsis Jesús regresará justo al final de la Gran Tribulación: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES”, (Apocalipsis 19:11-16). Como vemos, el Señor regresa justo al final de la Gran Tribulación y le acompañan sus ejércitos celestiales, pero ¿quiénes son estos ejércitos celestiales que lo acompañan? En primer lugar, lo acompañará su iglesia, esto de acuerdo a 1 Tesalonicenses: “Para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos, (1 Tesalonicenses 3:13). Además, la Biblia enseña que el Señor regresara con sus santos ángeles: “Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, (2 Tesalonicenses 1:7). Así que de esta manera el Señor regresara con sus ejércitos celestiales a establecer su reino de 1000 años en esta tierra.

 

Cuando el Señor regrese lo hará de una forma física, no en espíritu como algunos dicen y de acuerdo a Zacarías, este pondrá sus pies sobre el monte de los Olivos el cual se dividirá en dos partes muy grandes: “Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur”, (Zacarias 14:3.4). En su primera venida el Señor vino como un manso cordero, a poner su vida en rescate de los demás, a morir por nuestros pecados, pero en esta ocasión Jesús regresara por las siguientes razones:


1.       Derrotar al anticristo y falso profeta, así como derrotar a su ejército: “Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos”, (Apocalipsis 19:19-21).

2.       Poner fin a todos a la maldad de los reinos y gobiernos de este mundo: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”, (Daniel 2:44).

3.       Inicial el Milenio, es decir, su reino de 1000 años en esta tierra: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”, (Apocalipsis 20:4).

4.       Para confirmarse como el verdadero Mesías delante de su pueblo Israel: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”, (Apocalipsis 1:7). Su segunda venida será visible a todo el mundo y aquellos que no creyeron en Él harán lamentación de su terrible error, pero no solo eso, sino que Israel se dará cuenta que realmente Jesús, aquel que crucificaron, es el Mesías ya que verán sus heridas: “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”, (Zacarias 13:6).


ESTAR ATENTO A LAS SEÑALES DE SU SEGUNDA VENIDA

“Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas”.

Mateo 24:28

             Nuestro Señor usa una ilustración para que comprendamos mejor el mensaje que quiere compartirnos: Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. Lo que el Señor intenta decirnos es que, así como cuando vemos un grupo de buitres o aves de rapiña volando alrededor de un área sugiriéndonos que allí hay un cadáver, así estas señales que ha estado explicando son una evidencia que aquel día de angustia que viene para todo el mundo se acerca y con esto su segunda venida. Con este versículo se ha dado una pequeña controversia, especialmente aquellos que buscan errores en la Biblia. El problema con esto es que el versículo dice que las águilas se juntaran alrededor del cadáver y las águilas no son animales carroñeros como los buitres. Si nos vamos al griego, la palabra griega de donde se traduce “águilas” es aetós (ἀετός), y precisamente significa eso, significa águila, pero una vez más, las águilas no son animales carroñeros; entonces que significa esto, ¿será que Jesús se equivoca al considerar al águila como un animal carroñero cuando no lo es? En ninguna manera. Lo que pasa aquí es que para esta época el conocimiento exacto de los animales del mundo y su clasificación no había avanzado tanto, aunque reconocemos que el griego como un idioma rico ya hacia diferencia entre algunas especies, pero en cuanto a las aves, la palabra aetós (ἀετός) se podía aplicar en esta época no solo a las águilas, sino a varias especies de aves y entre ellas los buitres los cuales si nos aves carroñeras. Por ello la Nueva Versión Internacional de la Biblia, que es una traducción dinámica, lo traduce de la siguiente manera: “Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres”, (Mateo 24.28, NVI). Y la Nueva Traducción Viviente de la Biblia traduce este versículo de tal forma que nos da una explicación de dicha alusión figurada: “Así como los buitres, cuando se juntan, indican que hay un cadáver cerca, de la misma manera, esas señales revelan que el fin está cerca”, (Mateo 24:28, NTV). Y la Biblia Traducción Sencilla lo translitera así: “Todo el mundo sabe que donde se juntan los buitres, allí hay un cadáver. Así será cuando yo venga: todos lo sabrán”, (Mateo 24:28, BLS). Por tanto, esta ilustración nos ayuda a entender que cuando vemos a un grupo de buitres volando alrededor de un territorio esto nos sugiere que a lo mejor hay un cadáver allí, y de la misma manera, antes de su segunda venida habrá señales que anunciaran su inminente regreso, señales que estudiaremos en el próximo tema.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario