¿Cristianos Carnales? ( 1 Corintios 3:1-9)


“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.
 1 Corintios 3:1-9

INTRODUCCIÓN

                 El capítulo tres retoma el problema que Pablo está tocando referente a la conducta inmadura de los corintios. No olvidemos que el propósito predominante de esta carta es solucionar los problemas internos que la iglesia en Corinto tenía. La temática de la primera sección compuesta por los primeros 6 capítulos giran alrededor de los reportes que la familia de Cloé había dado a Pablo, y en su primer informe le reportan al apóstol la conducta carnal que algunos creyentes corintios tenían que es lo que se discute en los primeros versículos del capítulo 1; pero antes de proseguir hace una especie de paréntesis donde la discusión está centrada en la sabiduría. Hace un contraste entre la sabiduría humana de la cual algunos de ellos se jactaban y la verdadera sabiduría que viene de lo alto, de Dios. Esta sabiduría se encuentra en el mensaje de la cruz, la cual puede ser locura para el hombre de mente carnal, pero para los que creen es salvación, y solo puede ser comprendida por los espirituales, naturaleza que él explica en los versículos anteriores. Ahora en el capítulo 3 vuelve al meollo del problema: las contiendas, divisiones, celos y conducta carnal de los corintios y nos presenta la naturaleza del cristiano carnal.

cristianos-carnales
¿Cristianos Carnales?

CRISTIANOS CARNALES EN LA IGLESIA DE CORINTO


“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo”.
1 Corintios 3:1

                Pablo aterriza en el verdadero problema de los corintos: su carnalidad. Muchos de ellos creían que eran hombres espirituales, que poseían una verdadera sabiduría, pero eso no era así y ya les explico lo que significaba ser espiritual, y ellos lejos de eso eran carnales. La palabra espiritual proviene del griego pneumatikós (πνευματικός) y como ya vimos son todos aquellos cristianos que son controlados por el Espíritu Santo, pero ahora el apóstol usa otra palabra para referirse a otro grupo de cristianos y los llama sarkikos (σαρκικός), que la versión RV60 traduce como carnales. Esta palabra griega proviene de la raíz sárx (σάρξ) la cual algunas versiones de la Biblia traducen como carne, pero esta carne no se refiere a la parte física del cuerpo que envuelve el esqueleto, sino más bien es una característica espiritual que impulsa al hombre a satisfacer su instinto pecaminoso y a eso se le llama en la Biblia la carne, y otras versiones de la Biblia como la NVI lo llama la naturaleza pecaminosa. El Nuevo Testamento exhorta a los creyentes a ser espirituales, por ejemplo Pablo les dice a los efesios que busque ser llenos del Espíritu: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”, (Efesios 5:18). Así como un hombre borracho es controlado completamente por los efectos del alcohol, así también el hombre spiritual debe ser completamente controlado por el Espíritu Santo, y en consecuencia el cristiano carnal es aquel que es controlado en algunas áreas de su vida por su naturaleza pecaminosa. Estos creyentes carnales no son impíos, pues en determinado momento de su vida se arrepintieron de sus pecados, sin embargo, no han logrado madurar y perfeccionarse en la fe, y en algunas áreas de su vida se comportan de manera indigna, como un niño malcriado, y por eso Pablo los compara como niños en Cristo: De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Veamos las características de los creyentes carnales.

CRISTIANOS CARNALES NO PERSEVERAN EN EL CONOCIMIENTO DE SU PALABRA


“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía”.
1 Corintios 3:1-2

            Una de las principales causas por las cuales el creyente no madura es por su ignorancia en la palabra de Dios. No olvidemos que lo único que transforma la mente y corazón del ser humano es la palabra de Dios, y cuando el cristiano no persevera en ella dicha transformación no tiene su obra completa. El mismo apóstol Pedro exhorta a todos los creyentes a crecer no solo en la gracia, sino también en el conocimiento bíblico: “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”, (2 Pedro 3:18), ahora bien, este crecimiento bíblico es progresivo que va desde los principios básicos de la fe, los principios del comportamiento de los hijos de la luz, la naturaleza y dones espirituales y los temas más profundos y reveladores de la Biblia. Este conocimiento provee la sabiduría para que el hijo de Dios se conduzca en verdadera luz y no de acuerdo a los principios mundanos e instintos carnales. Por eso, en su principio el creyente es como un niño espiritual el cual no puede alimentarse de alimento sólido, sino de leche espiritual, la cual constituye los principios básicos de la palabra de Dios: “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”, (1 Pedro 2:2), sin embargo, los corintios no había avanzado en su estudio de la palabra de Dios que después de tanto tiempo Pablo tenía que hablarles como a niños: Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía. El autor de la carta a los Hebreos toca un punto semejante al amonestar a los cristianos por su falta de conocimiento bíblico: “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”, (Hebreos 5:12-14). El avanzar en el conocimiento de la palabra de Dios es clave para alcanzar la madurez cristiana, contribuye a tener un mejor discernimiento del bien y el mal, y no es tan fácil de engañar por las doctrinas apostatas y a su vez esta es una característica de los cristianos espirituales.

LOS CRISTIANOS CARNALES TIENEN ACTITUDES PECAMINOSAS


“… porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?”
1 Corintios 3:3

             Otra característica de los cristianos carnales es que a pesar de haber realizado su profesión de fe, aún continúan teniendo algunas actitudes pecaminosas. En la Biblia se le exhorta a los hijos de Dios a abandonar toda conducta pecaminosa: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;  cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno”, (Colosenses 3:5-10). A pesar de estos consejos algunos miembros de la iglesia de Corinto por su inmadurez habían caído en algunas conductas pecaminosas las cuales ellos no veían mal: pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? El deseo de Dios es que progresemos como verdaderos hijos de luz desechando toda obra de la carne sabiendo que el que practica tales cosas está excluido de la gloria de Dios: “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.  Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”, (Gálatas 5:16-23).

LOS CRISTIANOS CARNALES BUSCAN SU GLORIA Y NO LA DE DIOS


“Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.
1 Corintios 3:4-8

               Entre los pecados por los cuales el apóstol Pablo amonesta a los corintios están las disensiones, las cuales son los desacuerdos que se dan entre las personas que llevan a las divisiones. Estas divisiones generalmente son provocadas por un espíritu de competencia y soberbia, al no querer someterse a las autoridades locales puestas por Dios y querer tener la preeminencia en todo buscando la propia gloria y no la de Dios. En la Biblia aquellos que han querido sublevarse ante la autoridad puesta por Dios y querer hacer divisiones entre el pueblo del Señor han sido severamente castigados, tal y como le paso a Datán y Coré cuando se revelo contra Moisés y provoco un división interna: “Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente, y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?”, (Números 16:1-3). La división que provocaron les costó su propia vida: “Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes. Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación. Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra”, (Números 16:31-34). Generalmente, muchas de estas divisiones son provocadas por hombres que solo buscan su propia gloria y aquellos que los siguen son personas ingenuas que permiten que el cuerpo de Cristo se divida, y esto es una actitud carnal: Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? Pablo les aclara a los corintios que tales competencias no deben existir entre el pueblo de Dios ya que al final todos son servidores de Dios y colaboradores en el evangelio: ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. En este sentido la iglesia debe entender que la gloria es de Dios y no de los hombres, si algún mérito o éxito se logra dentro de la iglesia no es por causa de unos hombres en específico, sino es la mano de Dios que lo provoco y que sus ministros solo son colaboradores pero sin el respaldo de Dios ningún trabajo ministerial tendría éxito: Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. A cada uno Dios le otorga diferentes dones y momentos en los cuales ministran a su pueblo, así el apóstol pone un ejemplo que los corintios conocían muy bien. En su primer momento fue su ministerio que Dios uso para plantar la semilla del evangelio y estos creyeran, dando así los primeros pasos en los caminos de Dios: “Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto”, (Hechos 18:1); sin embargo, cuando él partió a Éfeso, Apolos llego a Corinto para continuar con el cuidado y edificación de la iglesia que Pablo había fundado: “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos”, (Hechos 19:1). Así el apóstol usa la metáfora de la agricultura del que siembra y riega para dejar claro que ambos trabajos y sus respectivas habilidades son necesarias en su momento oportuno pero que al final la gloria es de Dios porque es quien da el crecimiento, aunque recompensara a cada uno según su obra: Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

TODOS SOMOS UNA CASA ESPIRITUAL Y DEBEMOS ABANDONAR TODA OBRA DE LA CARNE


“Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”.
 1Corintios 3:9

                Si bien es cierto pueden haber cristianos carnales, también es cierto que los que han nacido de nuevo no pueden permanecer mucho tiempo en esta situación sin ser corregidos por el amor de Dios. Todos somos colaboradores de Cristo, su labranza personal, su edificio que Él mismo edifica y como tal se encargara de ajustar las cosas que están mal. Los corintios estaban mal en estas cosas, pero el Señor en su misericordia uso a Pablo para corregirlos, de hecho esta carta tiene como objetivo tal propósito y realmente funciono porque en 2 Corintios expresa el apóstol su felicidad al saber que sus amonestaciones sirvieron para volverlos al camino correcto: “Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó.  Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte”, (2 Corintios 7:8-9). La Biblia nos enseña la importancia que tiene la disciplina en nuestra vida: “El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento”, (Proverbio 15:32), y por eso el Señor nos disciplina en aquellas cosas que están mal con el fin de que corrijamos nuestra conducta: “y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”, (Hebreos 12:5-10).

                Por lo tanto, abandonemos toda actitud carnal, seamos hijos de luz buscando las cosas del Espíritu y cuando venga la disciplina del Señor recibámosla y cambiemos el rumbo de nuestros pasos sabiendo que esta nos perfecciona en la justicia
Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario