Tres grupos meta a donde el evangelio tiene que llegar (Deuteronomio 31:12-13)


“Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley; y los hijos de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella”.
Deuteronomio 31:12-13

INTRODUCCIÓN


            ¿Cuáles son los tres grupos metas a donde el evangelio debería llegar? Podríamos pensar que este debería llegar primeramente a nosotros, ya que la primera persona que debe cambiar somos nosotros mismos, antes de querer cambiar a otros. Luego siendo nosotros cristianos quizás pensaríamos que el siguiente grupo meta que el evangelio debe alcanzar son las otras personas, pero al pensarlo generalmente se excluyen a los niños. Un error que algunas personas cometen es creer que los niños no necesitan ser evangelizados, pero no es así. Si nos damos cuenta el mandato de Dios de reunir a todo el pueblo no solo consideraba a los adultos, sino también a los niños: Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades.

evangelizacion-ninos
Evangelización de niños


Según una publicación reciente del "US Center for World Missions", a nivel mundial 85% de todas las personas que se deciden recibir a Jesucristo, lo hicieron entre los 4 y 14 años. Otras estadísticas informan que el 90% de los líderes de iglesias evangélicas aceptaron siendo unos niños o adolescentes. Por tanto, considerando esto nos damos cuenta de que los niños representan una gran ventana de oportunidad para salvar almas y provocar el crecimiento de la iglesia; lamentablemente es el área menos aprovechada. Los niños constituyen el futuro de toda nación, y en este caso de la iglesia, de allí la importancia de transmitirles los principios divinos para que ellos crezcan en sabiduría y estatura delante de Dios, tal y como Jesús lo hacía cuando estuvo en esta tierra: “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres”, (Lucas 2:52).

estadisticas
Estadísticas

 

                    I.            PORQUE ES UN MANDATO DIVINO.


“Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”.
Génesis 18:18-19

En Deuteronomio 31 encontramos uno de los primeros mandatos de Dios a instruir al pueblo su palabra, y esta instrucción estaba dirigida no solo a los adultos, sino que también a los niños: Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades. Era el deseo de Dios reunir a todo el pueblo con un propósito: para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley. En la ley el Señor ordenaba a los israelitas a enseñar sus preceptos a sus hijos con el fin de instruirlos en el camino correcto: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”, (Deuteronomio 6:6-9). Durante su ministerio Jesús también mostro la importancia que tenía el acercar a Él los niños, aun cuando los judíos los despreciaban por considerar una pérdida de tiempo su instrucción: “Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”, (Mateo 19:13-14). Por tanto, es de esperarse que en la gran comisión se incluya el discipulado de los niños y no solo de adultos: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”, (Mateo 28:19-20), Es de esta forma que Dios deja bien claro la importancia de instruir a nuestros niños en la palabra de Dios.

                 II.            PORQUE LOS NIÑOS SON EL FUTURO DE LA NACIÓN.


“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.
Proverbios 22:6
Robert-Raikes
Robert Raikes


Corría el año de 1780 en Inglaterra y su situación era terrible. Las calles se llenaban de cientos de niños que corrían por sus calles, harapientos y sin educación alguna, se lanzaban a causar problemas y daños en la propiedad privada, mucho de ellos se convertían en delincuentes los cuales eran capturado para luego ser encarcelados o colgados por delitos serios. Parecía que a nadie le importaba el triste destino que rodeaba a estos niños, pero hubo un hombre de que se interesó por ellos, su nombre fue Robert Raikes. Robert Raikes nació el 14 de septiembre de 1736, fue un cristiano devoto y periodista el cual observaba desde la ventana de su oficina el tipo de vida que estos niños tenían a tal punto que no aceptaba la idea de que ellos no disfrutaran de una enseñanza básica que contribuyera a una buena formación educacional. Los domingos se ponía a observar desde su ventana a los niños pobres, andrajosos, sucios que infestaban las calles y provocaban desórdenes, causando disturbios en la vida urbana, transformando las calles en escuelas de vicio y maldad. Cierto día, convidó a los niños que le vendían periódicos y les presentó las grandes ventajas de estudiar algo útil. Habló con ellos de la necesidad de la moral, después les enseñó a leer la Biblia y hacer algo de importancia para sus vidas. De esta manera, el primer domingo tuvo una buena cantidad de niños, y la asistencia fue creciendo conforme las semanas pasaban. De esta forma Raikes inicio la primera escuela dominical de niños donde les pedía que se lavaran las manos y la cara, les instruían en los buenos modales y les enseño a leer la Biblia. Luego tuvo que organizar varias clases con el auxilio de otros profesores. Raikes recibió críticas y pasó a ser llamado: "maestro de andrajosos", "padre de los harapientos", “profesor de mendigos", "bienhechor de los pobres". Años después, la escuela de Raikes era recomendada por los obispos de la iglesia oficial del estado, pues su escuela alcanzaba ya los 20, 000 alumnos y lo mas importante es que a través de la palabra de Dios rescataba a estas almas de la delincuencia convirtiéndolos en personas de bien cumpliéndose el proverbio que dice: Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.


Robert-Raikes
Robert Raikes

Actualmente nuestra sociedad está siendo azotada por la delincuencia, las pandillas y la falta de valores humanos, muchos se preocupan por erradicar estos males haciendo prisiones más grandes, grupos ilegales de exterminio, programas de gobierno en contra de la delincuencia, sin embargo, la respuesta a todos estos males se encuentra en el mensaje de la Biblia, y nuestros niños pueden ser salvados a través de la instrucción de la palabra de Dios.





              III.            PORQUE SI NO LO HACEMOS APRENDERÁN A VIVIR DE ACUERDO CON LOS PRINCIPIOS ANTICRISTIANOS DEL MUNDO.


“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús”.
2 Timoteo 3:14-15

Si nosotros los creyentes no le enseñamos los preceptos y principios bíblicos otros le enseñaran otras cosas. Hoy en día vivimos en un mundo donde la verdad es relativa y acondicionada a las creencias de cada persona, por ejemplo, hoy se ensañan conceptos tales como el respeto a las preferencias sexuales, la teoría de la evolución, la promiscuidad sexual, la ufología, el materialismo, a parte de los conceptos religiosos que otras sectas promueven, todo esto y más va en contra de la doctrina bíblica e influencian a nuestros niños. Por ello, así como lo hicieron con Timoteo, también nosotros debemos hacerlo con nuestros niños. Como Pablo lo dice, Timoteo fue instruido en la Biblia desde niño: Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Y fue gracias al testimonio de su madre y abuela que el llego a conocer a Jesús como su Señor: “Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también”, (2 Timoteo 1:5). Si desde niños nuestros niños son instruidos, seguramente esa semilla perseverará en aquello para lo cual será enviada: “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”, (Isaías 55:10-11).

              IV.            PORQUE SI NO LO HACEMOS OTRAS SECTAS LO HARÁN.


Otra razón es que si no lo hacemos nosotros otras sectas lo harán, Actualmente religiones y sectas como los Testigos de Jehová, el islam, el budismo, el judaísmo y otras enseñan a sus niños los diferentes preceptos de sus religiones. Nuestros niños necesitan ser salvos a través de la fe en Jesucristo, pero para eso es imperativo que nosotros les enseñemos.

            CONCLUSIÓN.


No debemos olvidar la importancia que la evangelización de los niños tiene en nuestra vida, especialmente por las siguientes razones:

1.       Porque es un mandato divino.
2.       Porque los niños necesitan ser salvos por medio de la fe.
3.       Porque si no lo hacemos aprenderán los principios anticristianos de este mundo.
4.       Porque si no lo hacemos otras sectas lo harán por nosotros.




Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario