Los peligros de creer a un evangelio diferente (Gálatas 1:6-9)



“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema”.
Gálatas 1:6-9

INTRODUCCIÓN


Hoy en día escuchamos acerca de muchos puntos de vista en cuanto al tema de la salvación, así como existen muchas religiones, aun en medio del cristianismo. Testigos de Jehová, católicos, evangélicos, protestantes, mormones, adventistas, fe en Jesús… ¿en quién confiar?


Los peligros de creer a un evangelio diferente

                        I.         LA ADVERTENCIA DE PABLO DE NO CREER A UN FALSO EVANGELIO.


En estos versículos el apóstol se maravillaba por lo tan pronto que los Gálatas habían sido engañados creyendo a un evangelio diferente al que les habían presentado Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Para este tiempo unos hombres a quienes Pablo llama “los judaizantes” habían llegado a la región de Galacia y habían enseñado a los gálatas que para ser salvos no solo era necesario creer en Jesús sino también guardar la ley: “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?”, (Gálatas 3:2-3). El peligro con esta doctrina es que se les enseñaba que para ser salvos Cristo no era suficiente sino tenían que guardar las tradiciones del judaísmo, y esta es una doctrina que puede conducir al infierno. Por eso el apóstol hace una advertencia: Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. En la Biblia se nos enseña que debemos tener cuidado con las doctrinas que creemos porque si no es el auténtico evangelio nos perderemos: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado”, (Marcos 16:15-16). Solo aquellos que crean al verdadero evangelio serán salvos.

                      II.         EL PELIGRO DE LA APOSTASÍA EN NUESTROS TIEMPOS.


Hoy en día vivimos tiempos que Pablo califico como peligrosos, no porque la violencia o las guerras iban a incrementar, sino porque muchos falsos maestros se levantarían y la apostasía crecería. El apóstol Pablo nos advierte acerca del carácter impío de estas personas: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos”, (2 Timoteo 3:1-9). Podemos ver el carácter de estos hombres y Pablo hace referencia a Janes y Jambres los cuales eran los magos que imitaron algunas de las plagas que Dios hacia por medio de Moisés: “Y los hechiceros de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos; y el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó; como Jehová lo había dicho”, (Éxodo 7:22). Si nos damos cuenta, cada vez que Moisés realizaba un milagro, venían los magos y lo imitaban, de tal forma que faraón no comprendía la diferencia entre lo que hacia Moisés y lo que sus magos hacían, pensaba que todos eran trucos de magia, pero no era así. Hoy en día el diablo hace lo mismo, realiza milagros y oculta su mentira en medio del evangelio, de tal forma que nos presenta un evangelio adulterado, un 1% de mentira oculto en un 99% de verdad, pero eso es suficiente para perder a una persona.

Hoy en día existe mucha apostasía. Por ejemplo, hay unos que usan la Biblia, pero la han adulterado en aquellos pasajes donde se dice que Jesús es Dios, porque quieren hacerlo ver como a un gran profeta, un buen hombre, pero no como a Dios, y esto es terrible. Otra religión tiene otro libro al cual se lo anexa a la Biblia y toman este ultimo como el mas importante, pero lo cierto es que el canon bíblico ya está cerrado. Otros enseñan la Biblia afirmando que la Trinidad no existe, que Jesús es solo y por tanto el Padre y el Espíritu Santo no existen. Otros han tergiversado tantas veces las profecías de la segunda venida de Cristo tantas veces, que han dado muchas fechas y todas han fallado, otros leen las Escrituras y enseñan que es necesario guardar los 10 mandamientos para ser salvos. Todas estas doctrinas están totalmente tergiversadas y alejan de la verdad, y muchas personas que las creen van rumbo al infierno, totalmente engañadas. Por ello el apóstol decía: “Más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús”, (2 Timoteo 3:13-15). Todos debemos rechazar cualquier falso evangelio y como hemos visto la Biblia nos exhorta a tener cuidado de ello, de hecho, aun recomienda que ni siquiera aceptemos en nuestra casa a alguien que lleve un falso evangelio: “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”, (2 Juan 9-11).

                    III.         EL MENSAJE DEL VERDADERO EVANGELIO.


Solo existe un solo y único evangelio y a este debemos obedecer, pero ¿cuál es su mensaje central? El mensaje es Cristo ha resucitado para perdón de nuestros pecados. Martin Lutero dijo que, si hay un versículo donde se resuma todo lo que la Biblia enseña, ese seria Juan 3:13: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”, (Juan 3:16). Dios se encarno y se hizo hombre en la persona de Jesús el cual murió por nuestros pecados y fue sepultado, pero al tercer día resucitó de tal manera que todo aquel que cree en El tiene vida eterna. Este es el mensaje del evangelio las buenas nuevas de Dios.

CONCLUSIÓN.


Solo existe un evangelio y aquel que cree en el es salvo; pero hoy en día se predica y enseña muchos falsos evangelios y creer en ellos es peligroso porque aquellos que lo hacen viven un engaño que los conduce al infierna.





Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario