Mirando lo que es eterno (Colosenses 3:1-4)



“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”.
Colosenses 3:1-4

INTRODUCCIÓN


Hoy en nuestros días las personas se enfocan en muchas cosas materiales. La búsqueda de la libertad financiera a través de la acumulación de riquezas y propiedades son claves en sus vidas, el prepararse y acumular títulos académicos y certificaciones, el logar crecer profesionalmente y posicionarse en una buena posición laborar son algunas de las cosas en las cuales este mundo se enfoca. Creen que poner la mira en estas cosas los harán felices; y aunque hay algún tipo de satisfacción en ellas, lo cierto es que no son determinantes para alcanzarla verdadera felicidad. Ignoran que la verdadera felicidad se encuentra en conocer a Cristo y su evangelio. Por ello, en estos versículos el apóstol nos hace una exhortación a poner la mira en las cosas de arriba.   

mirando-lo-eterno
Mirando lo que es eterno
     
.

I.               UNA EXHORTACIÓN A BUSCAR LAS COSAS DE ARRIBA.


“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios”.

El apóstol Pablo hace una exhortación a buscar las cosas de arriba y no en las de la tierra., donde Jesús está sentado a la diestra de su Padre: buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Si nos damos cuenta estas cosas que vienen de arriba son de gran valor porque vienen del mismo trono de Dios, donde Cristo esta sentado a su diestra. A veces creemos que las mejores cosas las encontraremos fuera de la voluntad de Dios y que este mundo puede ofrecérnoslas, pero no es asi ya que todo lo bueno proviene de Dios: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”, (Santiago 1:17).

II.             PONER LA MIRA EN LAS COSAS DE ESTE MUNDO ES UN TERRIBLE ERROR.


“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.

Cuando el apóstol dice: Poned la mira en las cosas de arriba, significa que debemos enfocarnos en las cosas espirituales. Entendemos que aquellas cosas que son de la tierra se refieren a todo aquello que es material o de origen pecaminoso y esto es un total error y en la Biblia podemos encontrar algunas razones por las cuales no debemos hacerlo. Veamos al menos tres:

1.     No debemos poner la mira en las cosas del mundo porque nos alejan de Dios.


La primera razón por la cual no debemos poner la mira en las cosas de este mundo es porque nos alejan de Dios ya que solo nos impulsan a pecar, por ello Juan decía: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”, (1 Juan 2:15-16). El pecado destruye la vida del hombre y cualquier cosa que nos ofrece solo provoca un deleite temporal de la carne, y eso es, es algo temporal que con el tiempo nos condenara ya que nos convierte en enemigos de Dios: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”, (Santiago 4:4). Nadie que viva para satisfacer los deseos de su naturaleza pecaminosa terminara bien, por ello debemos esforzarnos por no poner la mira en las cosas de este mundo porque a lo mejor nos impulsen a pecar.

2.     No debemos poner la mira en las cosas de este mundo porque son de carácter temporal.


Otra razón por la cual no debemos poner la mira en las cosas de este mundo es porque todo lo que ofrece es temporal, no permanece para siempre: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”, (1 Juan 2:17). Todo lo que hacemos para el mundo no transciende eternamente, aquí podemos hacernos de muchos tesoros, propiedades, títulos y reconocimientos, y que bueno si lo podemos hacer, pero todo esto quedara atrás después de nuestra muerte. Es muy triste ver como los hombres nos afanamos y esforzamos en este mundo por alcanzar logros materiales y riquezas descuidando la parte espiritual, no se le da valor a aquello que nos asegurara una eternidad con Dios, al contrario el hombre vive como si este mundo lo fuera todo, pero lo cierto es que un día moriremos y partiremos sin nada.

3.     No debemos poner la mira en las cosas de este mundo porque nos crean una falsa confianza.


La tercera razón por la cual no debemos poner la mira en las cosas de este mundo es porque nos crean una falsa confianza. Hay personas que viven enfocadas en lo que este mundo ofrece, creen que las riquezas o las ofertas de este mundo son suficientes para asegurar su futuro. En la Biblia se encuentra la parábola del rico insensato que pensó que enfocarse en ser rico le daría la garantía de su existencia, pero se equivocó: “También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”, (Lucas 12:16-21). Qué triste es enfocarse en ser rico o triunfar en cualquier área en la vida y ser un pobre y fracasado para Dios, al final nuestra alma se condenará y ningún esfuerzo habrá valido la pena.

III.           LA VERDADERA VIDA SE ENCUENTRA ESCONDIDA EN CRISTO.


“Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”.

Aquí Pablo nos enseña que la verdadera vida se encuentra escondida en Cristo. Es curioso que use la palabra escondido, pero si consideramos un poco, así es, las cosas espirituales que son las que verdaderamente tienen valor en la vida se encuentran ocultas a la vista del hombre natural, pero nosotros debemos pedirle a Dios que abra nuestros ojos para que estos estén puestos en su persona y su reino. Ahora bien para lograrlo debemos morir a este mundo y re-direccionar nuestra mirada a las cosas espirituales: Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Morir al mundo significa renunciar a nuestros pecados, darle la espalda a la maldad y comenzar a vivir para Cristo, por un día estaremos con Él y se manifestara nuestra vida: Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

CONCLUSIÓN.



Las personas suelen poner su mirada en la cosas de este mundo, ya sea por los placeres temporales que este ofrece, o por sus propuestas de poder y fama que en este se encuentran o por las riquezas que se pueden acumular; pero lo cierto es que todo esto no tiene ningún valor eterno, nada de esto nos ayudara en la eternidad, al contrario nos el afán en ellas nos alejaran de Dios y nos conducirán al infierno. Por ello la Biblia nos exhorta a poner la mira en las cosas de arriba donde Cristo se encuentra sentado a la diestra del Padre, estas son de gran valor y nos ofrece una vida libre del yugo del pecado y una herencia en la eternidad.

Comentarios

  1. Actualmente es diferente a hace dos mil años en cuanto a la busqueda de la seguridad social e individual. So muy pocos los ostentosos. Esto se debe a que enseñanzas como Colosenses 3,1-2-3 han dado ya su fruto. Me parece que deberíamos modificar la escritura para ubicar la enseñanza de acuerdo a la época actual que es de conocimiento. Lo mismo que decir que Jesús está a la derecha del Padre es un dogma que nadie medita, ni hay significado qu trascienda si es a la izquierda o a la derecha. O bien si Dios está en el cielo. Esta es una idea infantil que debe reformarse y hacer más responsable a las personas indicándoles la conveniencia de los actos que traen problema. El planeta está intercomunicado de manera global cada vez más. Los actos son muy similares y se trascienden los cambios culturales. Por ello digo que las enseñanzas podrían ser más puntuales y concretas ahora.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. La verdad que no se puede modificar nada de los escrito porque su palabra es hoy y siempre y hoy en dia se vive con fe no con cosa que hayamos visto, por eso dice la palabra si creemos de verdad nos mostrara cosa que nadie vio ni oido escucho , y nos da la oportunidad de llegar a ser hijo de Dios, y llegar a la estatura de Cristo!!

      Borrar
    2. No ahí nada que modificar cielobyvtierra pasarán más su palabra permanecerá

      Borrar
    3. Debemos buscar las cosas de arriba y lo demás se dará por añadidura, en la palabra está y así se cumple el que está con Dios todo le ayuda para bien y no podemos afanarnos por las cosas de este mundo porque Jesús dice que no nos preocupamos que comeremos o que vestiremos y cuando el nos dice eso el nos da la garantía que él nos sustentará y el gran salmo 23 dice: Jesús es mi pastor y nada me faltará y el conoce nuestras necesidades así que en conclusión si se debe buscar nada más las cosas de arriba y no hay excusas porque tenemos un Padre que siempre está con nosotros

      Borrar
  2. Amen amen si señor estoy totalmente de acuerdo con esta poderosa enseñanza bendiciones mis amados es de mucha edificación esta enseñanza para la iglesia del Señor

    ResponderBorrar
  3. Muchas gracias por la enseñanza Dios les bendiga grandemente

    ResponderBorrar

Publicar un comentario