¿Por qué decimos que Jesús es el verdadero Salvador del mundo? (Lucas 1:35)


“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”.
Lucas 1:35

INTRODUCCIÓN


            Entre el siglo 19 y 20, surgieron no menos de 14 hombres que llegaron a autoproclamarse la reencarnación de Cristo y hoy algunas de sus sectas siguen ganando miles de adeptos alrededor del mundo. Muchos de estos falsos cristos engañaron a sus seguidores asegurándoles la vida eterna y las bendiciones de Dios; sin embargo, solo existe un solo Salvador del mundo. En este versículo el ángel Gabriel nos enseña cuatro características del verdadero Salvador y que son únicas de Jesús.

Salvador
Jesús es el autentico Salvador del mundo

                               I.            PORQUE SU NACIMIENTO ES OBRA DEL ESPÍRITU SANTO Y NO DE HOMBRE.


“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra…”

            En primer lugar, Jesucristo es el único Salvador, porque solamente Él ha nacido por obra del Espíritu Santo, y no por medio de un hombre. Mateo nos da una explicación más detallada de esto: “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es, (Mateo 1:18-20). Nadie puede igualar esta cualidad de Jesús, cualquier hombre que se proclame como Salvador o Mesías es solo un charlatán, ya que ha nacido como consecuencia de la unión entre un hombre y una mujer, y no por la obra del Espíritu Santo.

                            II.            PORQUE NACIÓ SIN PECADO ALGUNO.


“… por lo cual también el Santo Ser…”

            El Ángel le dijo a María que el niño que nacería seria Santo: por lo cual también el Santo Ser. En segundo lugar, nadie más puede ser el Salvador del mundo porque solamente Jesús nació sin pecado. La Biblia enseña que todos los hombres y mujeres somos pecadores desde el mismo momento de nacer: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”, (Romanos 5:12). Por tanto, nadie puede ser el Salvador del mundo, porque solamente Jesucristo nació inmaculado, es decir, sin pecado concebido. Durante toda su vida Jesús no cometió ningún pecado, tal y como lo expresa el autor de la carta a los Hebreos: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”, (Hebreos 4:15). También el apóstol Pedro lo afirma: “el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca”, (1 Pedro 2:22). Por tanto, cualquier hombre que se proclame el Salvador del mundo es mentiroso porque como descendiente de Adán y producto de un hombre y una mujer es un pecador.

                         III.            PORQUE ES HOMBRE PERFECTO.


“… que nacerá…”

            En tercer lugar Jesús es el Salvador del mundo porque es un hombre completo. Como un ser divino hubiera sido difícil que comprendiera el significado de la debilidad humana, pero como hombre experimento todas nuestras debilidades: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”, (Filipenses 2:5-8). La humillación de Cristo consistió en despojarse de toda su divinidad  y en su condición de Hombre se sometió al plan de la Cruz por medio del cual pagaría el rescate por nuestras almas.

“Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan… porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Más me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.  Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí”.
Hebreos 10:1, 4-7

            La ley pedía el sacrificio continuo de toros y corderos para expiación de los pecados, pero ningún de ellos era capaz de limpiarlos permanentemente por lo que Dios exigía un sacrificio perfecto, un cordero sin macha, y fue allí donde en su plan de salvación decidió enviar a su Hijo amado para obtener el sacrificio perfecto: “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”, (Juan 1:29). Por tanto, nadie más puede ser el Salvador del mundo, porque el sacrificio de Cristo se hizo de una vez y para siempre, y ya no hay necesidad de nada más: “pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios”, (Hebreos 12:10).

                          IV.            PORQUE ES DIOS PERFECTO.


“… será llamado Hijo de Dios”.

            Finalmente, nadie más que Jesús puede ser el Salvador del mundo porque ningún hombre puede ser Dios. El ángel le dijo a María que este niño que nacería seria llamado Hijo de Dios, y así es: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”, (Colosenses 2:9). Por tanto, Jesús no solamente es un Hombre perfecto, sino también es Dios, de tal manera que cualquiera que se quiera proclamar el Mesías de este mundo es solo un charlatán.

            CONCLUSIÓN


            Nadie más puede ser el Salvador del mundo porque solamente Jesús reúne las siguientes características:
1.      Nació, no por la concepción natural de un hombre y una mujer, sino por obra del Espíritu Santo.
2.      Fue concebido sin pecado alguno, y nunca hubo pecado en Él.
3.      Es Hombre perfecto.
4.      Es Dios mismo.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario