Propósitos para un nuevo año (Salmo 20:4)


“Te dé conforme al deseo de tu corazón, y cumpla todo tu consejo”.
Salmo 20:4

INTRODUCCIÓN


Cada año muchas personas establecen sus nuevas metas y propósitos para el nuevo año, sin embargo, muy pocos las alcanzan. Como cristianos nuestro Señor Jesús desea que nos establezcamos cada día los mejores propósitos, pero, ¿cómo estar seguro que tendremos su aprobación al momento de establecerlos? En la oración que aparece en el Salmo 20, el autor bíblico pide que Dios conceda los deseos de nuestro corazón, pero veamos de acuerdo a la Biblia como establecer los mejores propósitos.

propositos
Propósitos para un nuevo año


                               I.            NO DESEAR COSAS FUERA DE LA VOLUNTAD DE DIOS.


            Cada uno de nosotros puede fijar sus propósitos basado en los deseos de su corazón, pero es importante que estos deseos estén conforme a la voluntad de Dios, de lo contrario estaremos pidiendo cosas que van en contra de su voluntad. Santiago nos dice que hay cosas que pedimos y no recibimos porque pedimos para satisfacer deseos no santos: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”, (Santiago 4:3). Un deseo desmedido por las cosas nos puede conducir a la codicia lo cual es un pecado que Dios no tolera: “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo”, (Éxodo 20:17). Sin embargo, Dios desea que establezcamos nuestros propósitos de acuerdo a su voluntad y no gobernados por nuestra codicia.

                            II.            LOS MEJORES PROPÓSITOS PARA UN NUEVO AÑO.


Dentro de la oración del salmista estaba la petición de que el Señor cumpliera todos los deseos de nuestro corazón: Te dé conforme al deseo de tu corazón, y cumpla todo tu consejo.  Como cristianos podemos preguntarnos cuáles son los mejores propósitos que nos podemos fijar, sin caer en la codicia y terminar pidiendo por cosas contrarias a la voluntad de Dios. Nuestro Señor desea lo mejor para cada uno de sus hijos, tal y como lo declara 3 Juan: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”, (3 Juan 2). Si observamos el Señor desea nuestra prosperidad en tres áreas importantes: Prosperidad material, salud y prosperidad espiritual. En función de esto, muchos podemos establecer nuestros propósitos orientados a mejorar nuestra salud, terminar una carrera universitaria o algún estudio de importancia, ahorrar cierto porcentaje de dinero, casarse, etc. Todos estos propósito pueden ser nobles si los hacemos bajo la voluntad de Dios, y de igual o quizás mayor estima son los propósitos que nos establecemos cuando estos están orientados a mejorar nuestra vida espiritual. Al final Dios desea que así como prosperamos en lo material, o cuidamos nuestra salud, también lo hagamos en lo espiritual.

                         III.            TRES PROPÓSITOS PARA UN AÑO NUEVO.


“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”.
2 Pedro 3:18

            Como cristianos debemos esforzarnos por crecer en el área espiritual y por ello el apóstol Pedro exhorta a los creyentes a hacerlo, y si revisamos la Biblia podemos encontrar al menos tres áreas en las que podemos hacerlo las cuales pueden a su vez ser buenos propósitos con los cuales nos comprometamos.

1.      Congregarnos con fidelidad.


“¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna”.
Salmo 133:1-3

            Como David, debe existir este gran anhelo por estar en la casa de nuestro Dios. Esta práctica es de gran importancia en la vida espiritual porque a través de ella podemos recibir:

1.      Los beneficios de estar en comunión con los hermanos: “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!  El creyente ermitaño no existe, Dios nos ha llamado a comunión y cada vez que lo hacemos nuestra vida espiritual crecer al recibir: fortaleza, exhortación, amor, apoyo, compañerismo, etc.
2.      Recibimos del Espíritu Santo sus dones y llenura: Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion.
3.      En general, Dios nos bendice: porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.

2.      Leer más la Biblia.


“Si tu ley no hubiese sido mi delicia, ya en mi aflicción hubiera perecido. Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, porque con ellos me has vivificado”.
Salmo 119:92-93

            Definitivamente el leer la Biblia completa es un propósito que no debemos dejar a un lado. Por medio de su palabra conocemos la voluntad de Dios ya que es la palabra la que nos ilumina el camino, nos hace más sabios, nos ayuda a madurar y crecer espiritualmente.

3.      Incrementar nuestro tiempo de oración.


 “Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz”.
Salmo 55:17

            Otro buen propósito para este año sería incrementar el tiempo de oración. No importa cuánto oremos en la actualidad, nunca estará de más el incrementar nuestro tiempo a esta piadosa práctica. La oración es clave para comunicarnos con Dios, declarando todas nuestras penas y deseos, y esperar su respuesta y oír su voz. Sin oración es imposible tener una vida de éxito en el cristianismo. El salmista conocía la importancia de orar y por eso oraba tres veces al día: Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz.

            CONCLUSIÓN.


            Dios desea lo mejor para sus hijos, pero es importante entender que nuestra prosperidad material y buena salud deben estar en directa relación con la prosperidad de nuestra alma. Entre todos los propósitos que establezcamos, no debemos olvidar los que contribuyan a nuestro crecimiento espiritual.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario