Una crisis se avecina (Sofonías 1:14-18)


“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”.
Sofonías 1:14-18

INTRODUCCIÓN


A lo largo de la historia hemos oído hablar de varias crisis que han sacudido naciones enteras y hasta al mundo. La crisis económica en Estados Unidos del 2009 que afecto a varios países latinos, la crisis de los misiles en Cuba en 1962, la crisis de Berlín de 1961, y los efectos de terribles catástrofes han provocado grandes crisis alrededor del mundo. Sin embargo, es importante saber que también se avecina una terrible crisis mundial que afectara a todos sus habitantes y que la Biblia llama la Gran Tribulación.

juicios-Dios
Una Crisis se Avecina para todo el mundo

                               I.            HA SIDO ADVERTIDO DESDE TIEMPOS ANTIGUOS.


“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente…”

            La Biblia nos habla desde tiempos muy antiguos que está reservado un día para traer juicios sobre la maldad de todos los hombres. Podemos encontrar referencias a este acontecimiento tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento donde se hace referencia a este periodo de tribulación con diferentes nombres:

1.      El día de Jehová o del Señor (Isaías 13:6; Joel 1:15; 2:1, 11, 31; 3:14; Malaquías 4:5; 1Tesalonicenses 5:2; 2 Tesalonicenses 2:2).
2.      Angustia o tribulación (Sofonías 1:15).
3.      La gran tribulación (Mateo 24:21).
4.      Tiempo o día de angustia (Daniel 12:1; Sofonías 1:15).
5.      Tiempo de angustia para Jacob (Jeremías 30:7).

                            II.            ES UN DÍA PARA CASTIGAR A TODOS LOS HOMBRES MALOS.


“Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová...”

            En primer lugar aquel terrible juicio que se acerca es para castigar el pecado de todos los hombres: Y atribularé a los hombres… porque pecaron contra Jehová. La Biblia nos enseña que el pecado traerá el juicio de Dios y a lo largo de la historia hemos visto como algunas naciones han sido objeto de esta realidad. Los juicios a Sodoma y Gomorra, el diluvio universal, el juicio de Tiro y Babilonia y hasta la misma destrucción de Jerusalén, primeramente por los babilonios entre el año 586 y  587 d.C., y luego por Tito en el año 70 d.C. figuran entre algunos de los ejemplos que pudiéramos citar. En aquel día Dios castigo la maldad de estas naciones, pero un día traerá el castigo a todo el mundo entero donde nadie se salvara.

                         III.            LOS PEORES JUICIOS ESTÁN RESERVADOS PARA ESTE DÍA.


“… y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol…”

            Sofonías nos describe con fuertes imágenes lo terrible que serán esos castigos. En el libro de Apocalipsis se nos describe lo terrible e inimaginable que serán estos días:
“Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen. El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar. El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras”.
Apocalipsis 16:1-10

            Estos versículos solo nos dan una parte del terrible juicio que vendrá sobre esta tierra, pero el libro de Apocalipsis nos habla en detalle de todos ellos, de los siete sellos, las siete trompetas y las siete copas de la ira de Dios son una descripción de la Gran Tribulación que viene sobre esta tierra y todo esto terminara con la condenación eterna: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”, (Apocalipsis 20:15).

                          IV.            NADA DE ESTE MUNDO PUEDE SALVARLOS DE ESTE DÍA, SOLAMENTE CRISTO.


“Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”.

            Sofonías nos dice que nada los podrá salvar aquel día de Gran Tribulación, ni su dinero, ni poder, ni familia, ni religión, nada podrá salvarlos, a excepción que decidan escapar de este terrible día arrepintiéndose de sus pecados y convirtiéndose en Cristo. Jesús le ha prometido a su iglesia librarla de la Gran Tribulación, por ello es importante que tomemos la decisión de rendirnos a su señorío antes que sea muy tarde:

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”.
Apocalipsis 4:10

            CONCLUSIÓN.


            Una crisis se avecina la cual:

1.      Ha sido anunciada por la Biblia refiriéndose a ella con el nombre de la gran tribulación o el día de Jehová.
2.      Es un día para castigar a todos los pecadores.
3.      Trae consigo los más terribles juicios que habrán sobre esta tierra.
4.      Nadie podrá escapar de este juicio a no ser por medio de Cristo.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario