¿Quién es el hombre? (Salmo 8:4)



“Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?”.
Salmo 8:4
INTRODUCCIÓN

             La pregunta del salmista: ¿qué es el hombre? Nos hace reflexionar en el hecho de quienes somos realmente. El ser humano jamás lograra alcanzar el verdadero éxito en su vida si no responde a esta pregunta, especialmente porque hoy en día existen muchas opiniones en cuanto al valor y origen del mismo hombre, pero en la Biblia podemos encontrar las respuestas a todas estas preguntas.

quien-es-el-hombre
¿Quién es el hombre?


                                I.            EL HOMBRE ES IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.
Génesis 1:27

Lo primero que el hombre tiene que entender para responderse a la pregunta de ¿quién es él?, es que es creado a imagen y semejanza de Dios. El hombre no es producto de la casualidad como la teoría del big bang dice, ni es el resultado de un largo proceso de evolución como Charles Darwin lo dice, ni mucho menos es consecuencia de un implante extraterrestre como los ufólogos afirman. El hombre es creación de Dios, hecho a su imagen y semejanza. Solamente el hombre es imagen y semejanza de Dios y ningún animal, planta o incluso ángel tiene ese privilegio lo cual nos indica lo valiosos de la vida humana. El hombre debe saber tener un concepto acertado de lo que él es, y en ese sentido, debe evitar la baja autoestima porque es único entre todos los seres creados por Dios, pero tampoco debe creerse superior a otros semejantes a tal punto que los menosprecie porque es Dios quien lo ha creado y su vida depende de Él. Todos los seres y lo que existe fue creado por el poder de su palabra, pero solamente el hombre recibió el soplo de vida: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”, (Génesis 2:7).

                             II.            EL HOMBRE ES LA CORONA DE LA CREACIÓN DE DIOS.

“Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra? Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo, Las aves de los cielos y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar”.
Salmo 8:4-8

Lo segundo que el ser humano tiene que comprender acerca de ¿quién es él?, es que es corona de toda la creación de Dios, tal y como el Salmo 8 lo expresa. Por un lado, es inferior a un ángel en cuanto a poder, pero al Señor le ha placido colocarlo como la corona de toda la creación, pero por el otro, es superior a la mayoría de criaturas al darle Dios raciocinio y la capacidad de elegir entre el bien y el mal.

                          III.            EL HOMBRE ESTÁ NECESITADO DE UN REDENTOR.

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.
Romanos 5:12

La tercera cosa que el hombre tiene que saber en cuanto a quién es él es que es un pecado necesitado que Dios lo redima para huir de la condenación eterna. Debido a la desobediencia de Adán y Eva en el huerto del Edén al comer del árbol de la ciencia del bien y el mal, el pecado entro a la humanidad por lo que todos los seres humanos nacemos contaminados por el pecado: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió, así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”, (Génesis 3:6-7). El hombre tiene que comprender que no hay nada que pueda hacer para salvarse a sí mismo, ninguna religión o buenas obras serán suficientes para salvarlo del infierno, solamente la fe en Cristo: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”, (Romanos 10:9). El ser humano debe reconocer esta verdad espiritual que es muy importante porque solo así reconocerá la necesidad que tiene que Jesús lo redima por la fe de todos sus pecados.

                          IV.            EL HOMBRE HA SIDO CREADO PARA SER INMORTAL.

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.
Juan 5:28-29

Finalmente, debemos entender que somos seres creados por Dios para ser eternos. Eso significa que esta vida no lo es todo, y que nuestra alma es eterna y trascenderá más allá de la eternidad y un día dará cuentas por todo lo que hizo, sea bueno, o sea malo. Jesús dijo que un día resucitaran todos los muertos y los que hicieron lo malo vendrán a condenación eterna, pero los que hicieron lo bueno, es decir, creyeron en el Hijo de Dios que es Jesús, serán salvos y pasaran a heredar la vida eterna.

CONCLUSIÓN.

Por años el hombre se ha preguntado ¿quién es él? ¿de dónde proviene? Y ¿hacia dónde va? La Biblia nos responde todas esas preguntas, y de acuerdo a ella podemos decir:

1.       El hombre es imagen y creación de Dios.
2.       El hombre es la corona de la creación.
3.       El hombre está muerto en sus pecados y necesita la redención de Cristo.
4.       El hombre tiene un alma eterna y la única manera de escapar del infierno es a través de la fe en Jesús.




Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario