Por cuanto no consistes el tiempo de tu visitación (Lucas 19:41-44)



“Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación”.
Lucas 19:41-44

INTRODUCCIÓN


            En estos versículos Jesús hace una triste lamentación porque su amada Jerusalén no supo reconocer el tiempo de su visitación. Esta historia puede enseñarnos mucho en cuanto a la importancia de estar firmes en el evangelio y aprovechar el tiempo de gracia que nuestro Dios nos ha dado por medio de nuestro Señor Jesucristo.

entrada-triunfal
La entrada triunfal


                                I.            JESÚS Y SU ENTRADA TRIUNFAL EN JERUSALÉN.


“Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga. Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima”.
Mateo 21:1-7

Para este momento el ministerio de nuestro Señor Jesucristo estaba a punto de finalizar y estaba a punto de entrar a Jerusalén donde tendría lugar su última semana que terminaría con su muerte en la cruz del Calvario. Ahora bien, este acontecimiento conocido como a entrada triunfal de Jesús era importante porque estaba profetizado que el Mesías entraría a Jerusalén sentado sobre una asna que nadie nunca había montado: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”, (Zacarias 9:9). Por esta razón todos los judíos en Jerusalén acostumbraban tener para la fiesta de la pascua un pollino hijo de asna con la esperanza de que un día el Mesías llegara a ellos y pudieran tener el honor de proporcionarle el animal para que lo montara y así cumplir con esta grande profecía. Así año tras año los judíos de Jerusalén se preparaban anhelando la venida de su Rey Mesías. Por eso antes de entrar a Jerusalén, Jesús envió a dos de sus discípulos a buscar a un pollino con las indicaciones de lo que habrían de decirle al dueño si les preguntaba que hacían: Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará… Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.

                             II.            ISRAEL NO FUE CAPAZ DE RECONOCER QUE SU MOMENTO HABÍA LLEGADO.


“Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea”.
Mateo 21:8-11

Aquel día fue inolvidable para sus discípulos, porque una profecía estaba cumpliéndose en sus propias narices, y aquellas multitudes acostumbradas a seguir a Jesús de Galilea lo habían acompañado hasta este momento, y llenos de júbilo alabaron a Dios y honraron a su Mesías: Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! Lamentablemente, los ciudadanos de Jerusalén que esperaban con ansias la entrada del Mesías por sus puertas, y que incluso algunos acostumbraban tener un pollino de asno preparado para cada pascua para este momento no fueron capaces de reconocer a Jesús como su Mesías, ni entendieron que el día tan esperado había llegado: Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea. Debido a que el ministerio de Jesús se desarrolló principalmente en Galilea, era esta gente que gritaba con júbilo, pero los judíos de Jerusalén no lo conocían y por tal razón no se alegraron de su entrada. Que triste fue aquel día para estos judíos que no entendieron que el tiempo de su visitación finalmente había llegado, pero no supieron reconocerlo, y por ello Jesús hace lamentación por ellos: Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación. Que profunda tristeza invadió el corazón de Jesús al saber que los judíos no reconocieron el tiempo de su visitación, porque de lo contrario ellos hubiesen recibido a su Mesías el cual traía la paz para sus almas angustiadas, pero lamentablemente no lo conocieron y días después crucificaron a su Mesías, sin darse cuenta de su terrible error. Ese día pudo haber sido diferentes para ellos, y quien sabe, a lo mejor hubiese comenzado el milenio restaurando a toda la nación de Israel; pero lamentablemente perdieron su oportunidad y en el año 70 d.C. el general Tito invadió la ciudad destruyéndola totalmente.

                          III.            SI NO VIGILAMOS TAMBIÉN NOSOTROS PODEMOS PERDER EL TIEMPO DE NUESTRA VISITACIÓN: EL RAPTO.


El ejemplo de estos judíos que no supieron reconocer el tiempo de su visitación nos debe servir de gran ejemplo. Si tan solo ellos hubiesen reconocido a Jesús como su Mesías, todo hubiese sido diferente, la paz que tanto anhelaban hubiese llegado; pero no lo hicieron y en lugar de eso su ciudad fue destruida en el año 70 d.C. De igual forma hoy Jesús es presentado a todas las naciones como el Señor y Salvador de mundo, pero muchos no reconocen el tiempo de gracia en el que viven, y que hay una gloriosa promesa donde Cristo ha prometido venir por su iglesia, aun así, algunos no reconocen este tiempo de oportunidad y como consecuencia se quedaran a sufrir la gran tribulación y a pagar por sus pecados en el infierno. Por ello nuestro Señor nos exhorta a velar y estar preparados para este día: “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”, (Mateo 24:42-44).

CONCLUSIÓN.


Hace más de dos mil años la profecía de Zacarias se cumplió y el Mesías entro en Jerusalén montado en un pollino de asna, un acontecimiento que los judíos esperaban fervientemente; pero lamentablemente no supieron reconocer el tiempo de su visitación ya que no entendieron que Jesús era su Mesías tan esperado. Así la oportunidad de experimentar su paz tan anhelada se perdió y en el año 70 d.C. su ciudad fue destruida. Hoy en día la misma historia se repite ya que Jesús es predicado a las naciones como el Señor y Salvador, pero muchos no reconocen el tiempo de gracia que Dios les da y un día serán sorprendidos por el rapto donde el Señor se llevara a su iglesia y ya no habrá más esperanza para ellos. Por tanto, sepamos reconocer este bendito periodo de gracia donde por la fe podemos ser salvos y velemos para que cuando nuestro Señor regrese podamos reunirnos con El.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario