Dios lo creo perfecto... pero ahora es un caos (Génesis 1:1)




“En el principio creó Dios los cielos y la tierra”.
Génesis 1:1

INTRODUCCIÓN


            Un principio básico que todos debemos saber es que Dios es el creador del universo. Nuestro universo no es producto del big ban o de la visita de extraterrestres que realizaron experimentos genéticos, sino Dios es el creador de todo. De hecho, la misma palabra Universo lo testifica, “Uni = única”, “Verso = palabra”. En el principio Dios creo los cielos y la tierra; pero ahora todo es un caos ya que la maldad e injusticia, el medio ambiente degradado, tantas guerras, hambrunas y catástrofes nos gritan que algo anda mal. El mundo va de mal en peor, pero Dios no creo así el mundo al principio, pero el pecado lo ha dañado. Veamos mas en detalle este tema.

mundo-caos
En el Principio Dios creo todo perfecto... pero ahora el mundo es un caos

                        I.         UNA CREACIÓN PERFECTA HECHA POR DIOS.


En la Biblia se nos deja claro que Dios es el creador de los cielos y la tierra, y esta fue creada en seis días y al séptimo descanso. El primer capítulo del libro de Génesis nos explica el orden en el cual todo fue creado por nuestro Señor:


1.     Primer día, la creación del día y la noche, (Génesis 1:3-5).
2.     Segundo día, la creación del cielo, la atmósfera y mares, (Génesis 1:6-8).
3.     Tercer día, la creación de continentes y vegetación, (Génesis 1:9-13).
4.     Cuarto día, la creación de los cuerpos celestes, (Génesis 1:14-19).
5.     Quinto día, la creación de los animales del mar y las aves, (Génesis 1:20-23).
6.     Sexto día, la creación de los mamíferos y del hombre, (Génesis 1:24-31).
7.     Séptimo día, Dios descanso de su obra perfecta, (Génesis 2:1-3).

El hombre fue creado por Dios, y puesto como responsable de cuidar y gobernar los recursos naturales: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”, (Génesis 1:26-28). Y fue puesto en el huerto del Edén, un lugar tropical hermoso: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”, (Génesis 2:15-17). Lamentablemente, el hombre se rebeló en contra de Dios y como consecuencia fue expulsado del Huerto del Edén y el pecado entro en el mundo.

                      II.         AL ENTRAR EL PECADO AL MUNDO TODO SE DAÑÓ.


“Al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás… Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida”.
Génesis 3:17-19, 24

Vemos como el pecado echo a perder todo lo bueno que Dios había hecho. La tierra fue maldecida por su culpa, produciría cardos y espinos, ya no sería aquel paraíso tropical, se ganaría el pan diario con el sudor de su frente, y la tierra ya no le produciría con tanta abundancia. A parte de esto, el derecho de gobernar este mundo le fue quitado y Satanás lo ha tomado temporalmente: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno”, (1 Juan 5:19).

Hoy en día podemos ver los efectos malignos de la influencia satánica sobre este mundo. Vivimos en un mundo dañado totalmente, tanto moralmente, como ecológicamente, como espiritualmente. Hoy vivimos en un mundo sin moral, totalmente depravado, lleno de violencia, abortos, asesinatos, extorciones, injusticia social, corrupción y totalmente indiferente a Dios. A parte de eso, el medio ambiente está totalmente destruido, la contaminación y deforestación aumente cada año, las pestes y hambrunas abundan, los ríos se secan y año con año la capa de ozono se debilita más. Por ello la Biblia dice: “Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora”, (Romanos 8:22).

                    III.         DIOS HA COMENZADO A RESTAURAR SU CREACIÓN COMENZANDO CON EL HOMBRE.


“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”.
Lucas 1:30-35

Si bien es cierto, Dios creo el mundo perfecto, pero ahora este esta dañado por causa del pecado y es un caos total; pero ha comenzado un proceso de restauración de toda su creación, y lo primero que quiere restaurar es al hombre. Para esto Dios ha enviado a su Hijo amado a morir por nuestros pecados el cual nació no de la unión de un hombre y una mujer, porque de ser así hubiese heredado el pecado, sino que nació por obra del Espíritu Santo. En todo esto vemos como el Espíritu Santo interviene en el proceso de creación, porque al principio vemos como se movía sobre la faz  de la tierra sugiriéndonos su acción poderosa para crear todas las cosas, vemos aquí como opero a favor de Maria para que en el vientre de ella se concibiese un niño, que seria nuestro Señor Jesús, y ahora, gracias a la obra redentora de Cristo Jesús el hombre puede nacer de nuevo a una nueva vida: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”, (Juan 3:3-6). Cuando una persona nace de nuevo, prácticamente se convierte en una nueva creación, un nuevo hombre, una nueva criatura, tal y como lo expresa la NVI: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”, (2 Corintios 5:17, NVI).


                    IV.         DIOS HARÁ CIELOS NUEVOS Y TIERRA NUEVA.


“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”.
Apocalipsis 21:1-4

Finalmente, Dios no solo nos prometa restaurar nuestra vida a tal punto de hacernos nueva criatura, sino también hacer nuevas todas las cosas. Como dice Apocalipsis, Dios hará cielos nuevos y tierra nueva, creara una nueva Jerusalén donde habitaremos con El, y esta tierra dañada por el pecado será destruida junto con todos los impíos que serán castigados eternamente: “Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora
la justicia”, (2 Pedro 3:11-13).

CONCLUSIÓN.


            En el principio Dios creo los cielos y la tierra siendo el hombre el sello de la perfección de la creación, todo era perfecto y agradable hasta que por causa del pecado todo se dañó. Hoy en día vivimos en un mundo lleno de maldad, pornografía, lascivia, delincuencia, injusticia, homicidios, envidias; este mundo esta lleno de sufrimiento, enfermedades, guerras, catástrofes y cada año el medio ambiente se va degradando más y más. Dios creo el mundo perfecto, pero hoy todo es un caos. Pero Dios nos ofrece una nueva creación comenzando con nosotros al convertirnos en nuevas criaturas por medio de la fe en Jesús, y en la eternidad cielos nuevos y tierra nueva.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario