No se acordara mas de nuestras rebeliones (Miqueas 7:18-19)



“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados”.
Miqueas 7:18-19

INTRODUCCIÓN


            El perdón es una decisión que se toma de disculpar cualquier ofensa cometida y no proceder a ejecutar el castigo o retribución que la falta amerita. Hoy en día el perdón es una actitud muy poco practicada, más bien, el mundo está hundido en muchos resentimientos, odios y envidias. Este tema es de suma importancia que el hombre lo conozca, porque, por un lado, hay muchas heridas que a veces necesitan ser sanadas y no permitir que los resentimientos y deseos de venganza los consuma. Pero, por otro lado, el hombre necesita comprender que él necesita ser perdonado. Ahora bien, lo hermoso de este pasaje de Miqueas es que nos enseña que Dios no solo puede perdonar nuestros pecados, sino que hasta se olvida de ellos. Veamos como es que Dios nos ofrece este maravilloso perdón.

no-se-acordara-mas
No se acordara mas de nuestras rebeliones


                        I.         EL TEMA DEL PERDÓN Y LA NECESIDAD QUE DE ÉL TENEMOS.


La Biblia nos enseña que por causa de nuestros pecados estamos enemistados con Dios: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia”, (Colosenses 3:5-6). El pecado es lo que nos separa de Dios y trae su juicio sobre nuestras vidas ya que nos hacemos transgresores de su ley: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”, (1 Juan 3:4), por tanto, el hombre necesita ser perdonado de sus pecados porque de lo contrario morirá por sus maldades.

                      II.         DIOS PUEDE PERDONAR Y OLVIDAR TODAS NUESTRAS TRANSGRESIONES.


Por causa de nuestros pecados cometidos nos hemos hecho transgresores de su ley, lo hemos ofendido, y por ello se demanda el pago por nuestras maldades, sin embargo, Dios en su infinita misericordia puede perdonar todos nuestros pecados. Este perdón es muy diferente al que podemos recibir en esta tierra, es perfecto a tal punto que no solo podemos estar seguros de que nuestros pecados serán perdonados, sino que Dios no los volverá a tomar en cuenta, y aun se olvida de ellos: ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. Muchas veces se dice en el mundo que se puede perdonar más no olvidar, muchos dicen perdonar, pero no olvidan las ofensas cometidas y las relaciones entre estas personas no vuelven a ser las mismas. Pero con Dios no es así, ya que cuando él perdona, nunca más se vuelve a acordar de nuestras rebeliones, tanto así que promete echar a lo profundo de la mar todos nuestros pecados. Hoy en día se sabe que hay partes muy profundas en el mar a las cuales el hombre no puede descender, y es allí donde la Biblia nos dice que Dios sepultara nuestras transgresiones: No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.


Esto que dice que sepulta nuestros pecados y los echa en lo profundo del mar nos da la seguridad de un perdón completo, no como el perdón parcial que encontramos en el mundo donde la gente no olvida y las relaciones no vuelven a ser igual, sino que delante de Dios ya no hay más memoria de nuestras transgresiones. Por esta razón Pablo decía que aquella acta que nos era contraria, Cristo la había anulado: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz”, (Colosenses 2:13-14). En los tiempos de Pablo se solía levantar un acta donde se escribían los crimines que un hombre cometía contra el estado, de tal forma que si iba a juicio era en función de esos delitos cometidos que se juzgaba. De igual forma, nosotros teníamos un acta que nos era contraria y por la cual íbamos a ser juzgado, pero Cristo la limpio por nosotros de tal forma que hoy no hay nada que nos acuse porque la sangre del Cordero nos ha limpiado. Por ello la Biblia afirma que cuando Dios perdona no se volverá a acordar de nuestros pecados y somos salvos de la condenación eterna.

                    III.         ¿CÓMO ALCANZAR EL PERDÓN DE DIOS?


“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.
Hechos 2:38

Como vimos el perdón que Dios ofrece es perfecto ya que no se vuelve a acordar de nuestras rebeliones, pero la pregunta ahora sería, ¿cómo podemos llegar a ser perdonados por Dios? Bueno, Pedro nos responde esa pregunta: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados. Dios desea perdonarnos de nuestros pecados, pero para ello debemos arrepentirnos de todos ellos, solo así lograremos escapar de la condenación eterna y heredar la vida eterna a través de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

CONCLUSIÓN.


Todos hemos pecado en contra de Dios y por ello estamos destituidos de la gloria de Dios; pero cuando nos arrepentimos Él nos ofrece un perdón perfecto, tanto que nunca más se vuelve a acordar de nuestras ofensas, quita todo sentimiento de culpa y nos salva de la condenación eterna.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario