El pago del tributo del Templo (Mateo 17:24-27)


“Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? Él dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. Sin embargo, para no ofenderles, vé al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti”.
Mateo 17:24-27

Introducción


              Finalizamos este capítulo número 17 del evangelio según Mateo con este episodio del pago del tributo del templo, evento que es narrado únicamente por Mateo y no aparece en los otros evangelios. Con este acontecimiento termina este capítulo que en su inicio nos presentó la transfiguración de nuestro Señor Jesucristo, y ahora lo encontramos en Capernaum donde los cobradores de impuestos le cobran las dos dracmas que eran el tributo anual que todo judío mayor de 20 años pagaba al templo. Muchos estudiosos de la Biblia no creen que este acontecimiento haya ocurrido porque les parece a-moral que Jesús usara sus poderes milagrosos para beneficiarse, pero como lo vamos a ver no es así ya que este hermoso episodio trae una gran enseñanza para nosotros y desde el momento que aparece registrado en este evangelio se convierte en palabra de Dios, y toda Escritura es inspirada por Él.



pago-tributo-templo
El pago del tributo del Templo


El Tributo del Templo


“Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?”.
Mateo 17:24

               Después de un tiempo de retiro, nuestro Señor Jesús regreso a Capernaum y es allí donde los que cobraban los tributos del templo se le acercaron a Pedro para que pagara las dos dracmas. Es curioso que este relato solo aparezca en Mateo y algunos opinan que por el hecho de haber sido un publicano, es decir, un cobrador de impuestos, esta historia debió haber quedado grabada en su mente y por ello decidió incluirla en la narración bíblica. Los cobradores del templo no se atrevieron a ir directamente donde Jesús, sino se lo mandaron a decir a través de uno de sus discípulos: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? Pero, ¿qué eran exactamente las dos dracmas? Realmente las dos dracmas no eran un impuesto, sino un tributo que se daba al templo judío y en el texto griego la palabra que se usa es dídrajmon (δίδραχμον), que literalmente podría traducirse como dos dracmas. Evaluemos un poco más de que se trataba todo esto. En primer lugar, en tiempos de Jesús existían los impuestos que eran cobrados por los romanos a los pueblos que conquistaban e iban directamente al tesoro de ellos. A parte de eso estaban los tributos que se pagaba al templo con el fin de contribuir al templo y los sacerdotes que allí trabajaban. Este tributo había sido establecido en los tiempos de Moisés: “Esto dará todo aquel que sea contado; medio siclo, conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte geras. La mitad de un siclo será la ofrenda a Jehová”, (Éxodo 30:13). Aun durante el tiempo de los reyes se continuo pidiendo: “Por lo cual el rey llamó al sumo sacerdote Joiada y le dijo: ¿Por qué no has procurado que los levitas traigan de Judá y de Jerusalén la ofrenda que Moisés siervo de Jehová impuso a la congregación de Israel para el tabernáculo del testimonio?... e hicieron pregonar en Judá y en Jerusalén, que trajesen a Jehová la ofrenda que Moisés siervo de Dios había impuesto a Israel en el desierto”, (2 Crónicas 24:6, 9). Y en los tiempos de Nehemías se redujo el tributo de medio siclo a un tercio: “Nos impusimos además por ley, el cargo de contribuir cada año con la tercera parte de un siclo para la obra de la casa de nuestro Dios”, (Nehemías 10:32). Se ordenaba que todo adulto de 20 años pagara su tributo el cual era de medio siclo, el cual equivalía a dos dracmas en los tiempos de Jesús. Una dracma era la moneda griega universal que equivalía al pago por una jornada de trabajo. La otra moneda que aparece en el Nuevo Testamento es el denario, el cual valía lo mismo que una dracma y era la moneda del imperio romano. Este tributo era de carácter obligatorio y los cobradores solían poner sus mesas de cobro en cada una de las aldeas de Israel con el fin de cobrarlo y como Jesús había estado lejos de Capernaum no había podido pagarlo y fue allí cuando aquellos hombres le preguntan a Pedro al respecto.

¿Los Hijos PAGAN LOS Tributos?


“Él dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos”.
Mateo 17:25-26

                Ante la pregunta de los cobradores de los tributos Pedro regreso a la casa a buscar a Jesús con el fin de contarle lo que había pasado, pero como Jesús era omnisciente, le pregunto a Pedro: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Siempre que una nación conquistaba a otra esta al ser sometida se le imponía el pago de los impuestos, y solo los ciudadanos de la nación conquistadora y los reyes y príncipes estaban exentos de pagarlos. Jesús era el verdadero Hijo de Dios y como tal no tenía por qué estar pagando estos tributos; sin embargo, en lugar de negarse nos sorprende sometiéndose a las autoridades del templo, ya que también había venido a esta tierra para obedecer la ley de Dios, y este tributo era ordenado en el libro de Éxodo. También no olvidemos que algunos líderes religiosos buscaban ocasión de acusarle en algún punto de la ley con el fin de desacreditarlo, y es obvio que nuestro Señor Jesús no lo iba a permitir.

El pago del tributo


“Sin embargo, para no ofenderles, vé al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti”.
Mateo 17:24-27

             Aunque Jesús pudo haberse negado a pagar el tributo del templo por ser el Hijo de Dios, sin embargo, decidió pagarlo para no ofenderlos: Sin embargo, para no ofenderles, vé al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti. La palabra griega que se traduce como ofenderles, es eskandalídso (σκανδαλίζω), que literalmente significa escandalizarse a tal punto de poner tropiezo en la vida de alguien. Con el fin de no escandalizar a nadie o poner tropiezo en otros, nuestro Señor Jesús decidió pagar el impuesto, siendo así ejemplo de un hombre que se sujetaba a Dios y su ley. Como creyentes podemos aprender de esta historia el hecho que nuestra libertad en Cristo no sea causa de tropiezo para otros. El mejor ejemplo de esto lo tenemos en Pablo y en 1 Corintios nos pone un buen ejemplo de todo esto: “Pero no en todos hay este conocimiento; porque algunos, habituados hasta aquí a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia, siendo débil, se contamina. Si bien la vianda no nos hace más aceptos ante Dios; pues ni porque comamos, seremos más, ni porque no comamos, seremos menos. Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles. Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano”, (1 Corintios 8:7-13). Si nuestra libertad en Cristo dañara la conciencia de los débiles en la fe y los hará caer, lo mejor es abstenernos de tal comportamiento, como lo hizo Jesús ya que pudo haberse negado a pagar el tributo porque Él es el Hijo de Dios y es obvio que Dios no está obligado a pagarlo, porque el tributo le pertenece, pero para no escandalizar a nadie y poner tropiezo en la vida de otros decidió pagarlo y así cumplir toda ley.


                Ahora bien, el método que Jesús uso para pagar el tributo del templo es muy discutido por algunos estudiosos bíblicos ya que les parece inconcebible que nuestro Señor haya utilizado un milagro para proveerse del dinero necesario y esto es considerado por ellos como algo no moral: vé al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti. Algunos han tratado de suavizar esta opinión diciendo que lo que paso realmente fue que Pedro fue a pescar y al hacerlo fue y vendió el pescado por un estatero y con ello pago el tributo, enseñándonos que debemos usar nuestra habilidad y trabajo para ganarnos la vida en alguna profesión u oficio y de allí pagar nuestras responsabilidades; pero lo cierto es que el texto no dice esto por lo que es un error concluir de esta manera. No obstante, nosotros pensamos que no es así, ya que la razón de no poner tropiezo en la vida de otros es la principal enseñanza de este texto y no tanto usar los poderes milagrosos para lucrase. Aquel día Pedro fue a pescar y el primer pez que saco en su boca había un estarero el cual equivalía a cuatro dracmas, y con él pago el tributo de él, y el del Señor. 



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

22 Comments:

  1. Muy bueno todo el texto, la verdad me impresiono bastante y me enseñó bastante, es el mejor que he leído que es guiado por este pasaje.
    Pero bueno, yo llegue aquí en busca de una respuesta, y es ¿que pasó con los otros 11 discípulos? no debían pagar impuesto o que fue lo que paso ahí?
    Dios les bendiga.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios lo bendiga, gracias por estudiar la palabra de Dios en este blog.
      Lo cierto es que el pasaje parece sugerir que solo Jesús y Pedro pagaron el impuesto, y no los otros discípulos.

      Ahora bien, debieron haberlo pagado?
      Creo que si porque era una ley que debía cumplirse, sin embargo, el texto ya no nos da detalles si se hizo o no.

      Me imagino que es parecido a nuestros tiempos, de acuerdo a ley tenemos que pagar los impuestos, sino estariamos infringiendo la ley al evadirlos y la Biblia nos exhorta a obedecer a las autoridades del gobierno.

      Borrar
    2. segun la historia los demas discipulos no llegaban a los 20 años, pero pedro si, se dice que tenia 25 aproximadamente, por eso no se mencionan pagando tributo

      Borrar
  2. Es correcto.Dios les bendiga
    Entonces una casa de oración o templo debemos pagar impuestos??
    Y para pagar los impuestos es necesario los congregantes ofrendas para pagarle a Hacienda??
    Es necesario ofrendar y diezmar??

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No, el impuesto o tributo era para el Tabernáculo de Reunión de los hebreos en ese tiempo. Una casa de oración o templo no es el Tabernáculo de Reunión, y este ultimo fue destruido cerca del 60 D.C. Y si consultas a cualquier judío, ni ellos dan diezmo, porque no esta el Tabernaculo de Reunion, fue destruido... Y jamas se habla de dar DINERO, sino del fruto producido en el campo "Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año (...) El diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados (...)". La ofrenda por otro lado es voluntariosa, y podes darlo SI QUERES, no es obligatoria, pero únicamente que te goces de hacerlo, sino, para que lo harías, no tiene sentido.

      Borrar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Borrar
    3. Se habla de esto de Deuteronomio 14: 22 - 29, cuando habla del dinero solamente dice en la palabra que es si el camino es muy largo, podes vender todo lo que tengas (de lo que vayas a ofrecer como diezmo), quedarte con el dinero, comprar lo que desees con ese dinero y comerlo delante de Jehova. Habla que el diezmo es 1 vez por año y que cada 3 el diezmo se deposita en las ciudades a fin de hacer misericordia con los que necesiten "(...) vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados (...)" (Deut. 14 - 29). En la biblia jamas dice que el diezmo es obligatorio para nosotros porque 1ro no hay tabernáculo donde depositar el diezmo, 2do es una ley estrictamente judía y 3ro es en base al producto del campo, por ende el que no poseía propiedades o producción en el campo, no diezmaba o Jesús dio diezmo? En ningún lado de la biblia se menciona esto.

      En estos tiempos esta bien ofrendar y "diezmar" con dinero, total es una forma de desprenderte de lo material y ser manso ante Dios, pero lo mejor que poder otorgar como ofrenda a Dios es un corazón renovado, un corazón con frutos de parte del espíritu, Dios no quiere holocaustos o sacrificios, quiere que hagamos su voluntad, como también misericordia, justicia, publicar su fidelidad. (Salmos 40: 6-10).

      Dios te bendiga.

      Borrar
  3. Muy buen estudio bíblico y la enseñanza de este mensaje que jesus nos da es muy importante el deber y respeto a toda autoridad en la tierra ya que es Dios quien las pone para someterse a ellas sin rebeldía sino en obediencia así como el nos da un gran ejemplo que siendo el mismo Jesucristo Rey de reyes se sometio a la misma ley terrenal. Bendiciones

    ResponderBorrar
  4. Muy buen desarrollo de la palabra!
    Entendi mucho mejor todo.
    Bendiciones.

    ResponderBorrar
  5. Excelente, me parece ser muy edificativo e ilustrante éste estudio; gracias por su disposición, bendiciones varón.

    ResponderBorrar
  6. Dios les bendiga,

    Me parece muy interesante el análisis del estudio, ya que di con esta página tratando de entender esta parte de el capítulo 17 de Mateo. Debo confesar que había leído ese evangelio tantas veces y hasta hoy se me quedó la incógnita del versículo 27.

    En la historia de Jesús, vemos manifestaciones de un poder divino en ocasiones como: la multiplicación de los panes y los peces, la conversión de agua en vino, la comida a la mesa con los publicanos y pecadores, el pollino del asna que los discípulos trajeron a él antes de entrar a Jerusalén, el aposento de aquella casa donde había de comer la última cena, el agua que le pide a la mujer samaritana, entre otros hechos que me instan a seguir buscando información al respecto porque, como se mencionó en este análisis, que algunos estudiosos de la Biblia piensan que es "inconcebible que nuestro Señor haya utilizado un milagro para proveerse del dinero necesario" a lo que respondo que no comparto ese pensamiento, mas, verlo desde la óptica que lo veían las personas del momento me ayuda a ubicarme más en la historia porque ahora es fácil interpretar lo que en aquella época pasaba, pero vivirlo en tiempo real como ellos es diferente.

    Considero que en cada acontecimiento escrito sobre la vida de nuestro Señor Jesucristo, hay un mensaje positivo y de salvación en el trasfondo.

    ResponderBorrar
  7. Que no se lo que me esta pidiendo Google .yo no se ingles

    ResponderBorrar
  8. Wow tremenda enseñanza Jesús es nuestro primer ejemplo para seguir sus pasos y ser obedientes para que a Si demos buen testimonio y no agamos caer a los demás tremendo estudio gracias doy a Dios por ser bendecidos Dios les bendiga grande mente y siga usándolo para sugloria

    ResponderBorrar
  9. Gracias por la explicación. Es un buen sustento para complementar mi lectura bíblica.
    Tengo una pregunta, por cierto. ¿Al final cómo concluye el hecho del milagro del pescado y el estatero?

    Gracias por publicar sus estudios y que el Espíritu Santo siga guiándole para continuar. Bendiciones

    ResponderBorrar
  10. Bendiciones!! La explicación es tal cual dice la escritura.

    Debemos someternos a las autoridades y nuetro señor lo hizo todo, poque nunca pecó y cayó en las trampas.

    Por algo era 100% Dios y 100% hombre ✝️🙋‍♀️

    ResponderBorrar
  11. Chicos.. Dios les Bendiga.. el tema estuvo buenisimo.. pero quiero comemtar algo que me paso, una vez orando con los jóvenes en mi iglesia ocurrio algo, todos estábamos en círculo orando y aparte de eso necesitabamos un plus o un conector, pero era algo insignificante, pues no nos lo esperábamos, pero derepente cayó de la nada el conector, todos quedamos como asombrados y nos preguntamos «De donde habrá salido» pero en fin decidimos entender que fue Dios quien obró alli..! Entonces buscando una base biblica que diera con esto, me acorde de lo ocurrió en este pase..y demas, me pregunto si a ustedes les habrá pasado algo igual o que dicen ustedes respecto a esto?

    ResponderBorrar
  12. Muy buena la explicación de este pasaje, quisiera opinar sobre la última parte, de que algunos consideran inmoral al milagros que utilizó Jesús para pagar el impuesto, sin embargo quiero aclarar que la Biblia dice que todas las cosas fueron hechas por él y para el fueron creadas, esto significa que él es dueño de todo, y el hecho de que utilice un milagro para este fin es simplemente una actitud que el tomó porque todas las cosas son suyas

    ResponderBorrar
  13. todo debe ser voluntario, pero debemos ser concientes que a veces nuestra propia voluntad entorpece el accionar de otros, y es ahi cuando debemos ceder, eso al menos entendi o interpreto con mi capacidad de entendimiento.

    ResponderBorrar
  14. SOBRE EL VERSÍCULO 27 , NUESTRO SEÑOR NOS DEMUESTRA ALLÍ QUE EL ES SEÑOR DE TODO, ÉL ES EL DUEÑO DE TODO. EL NOS MUESTRA AHI SU SOBERANÍA DIVINA, NO NECESITABA NADA PARA PODER PAGAR EL IMPUESTO NO SOLO DE ÉL SINO DE SU DISCÍPULO, EL ES EL DUEÑO DE TODO!!

    ResponderBorrar