El mundo me ha aborrecido (Juan 15:18-21)



“Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Más todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado”.
Juan 15:18-21

INTRODUCCIÓN


              Cuando uno tiene la oportunidad de estudiar el verdadero evangelio no damos cuenta que sus preceptos son justos y dan vida eterna, y esto debería ser suficiente como para que el mundo lo recibiera o al menos lo considerara una ideología noble; pero, lamentablemente no es así. En el mundo hay una tendencia para llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo, y esto aplica directamente para el evangelio y, por consiguiente, para Cristo y sus seguidores. Jesús estaba consciente de esto y ahora, en sus ultimas palabras a sus discípulos se los recuerda.


El mundo me ha aborrecido

EL MUNDO ME HA ABORRECIDO


“Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros”.
Juan 15:18

                Aquí el Señor Jesús declara una verdad que todos aquellos que le seguimos debemos tener en cuenta: Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Uno esperaría que el cristianismo fuera recibido por las personas con gozo y mucho respeto por traer un mensaje de paz, sin embargo, no es así, al contrario, en ocasiones es rechazado y aborrecido por muchas personas. Para poder comprender mejor esto, consideremos antes algunos puntos. En primer lugar, consideremos la palabra mundo. La palabra mundo se traduce del griego kósmos (κόσμος), que dependiendo el contexto en donde aparezca, así se le da su significado. Por ejemplo, puede referirse a los seres humanos, a personas, tal y como se usa en Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”, (Juan 3:16). Aquí el texto dice que Dios ha amado al mundo, es decir, a todos los seres humanos que habitan este planeta. En segundo lugar, la palabra mundo también puede significar el sistema humano de elementos que determinan su cultura, aspectos religiosos-filosóficos y costumbres. Por ejemplo, tenemos un texto de 1 Juan donde podemos aplicar esta interpretación: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno”, (1 Juan 5:19). Aquí cuando dice que el mundo esta bajo el control de maligno se refiere a que el sistema humano esta influenciado por el diablo de tal manera que sus principios y acciones están en contra de la palabra de Dios. Por ejemplo, el evangelio nos habla de someternos a Dios y adorarlo únicamente a Él, pero el mundo enseña la auto independencia de Dios, y el hombre busca refugiarse en sus filosofías y ciencia. El evangelio enseña que hay un solo camino al cielo, Jesús; pero el mundo enseña que todas las religiones son buenas y conducen a Dios. La Biblia condena la fornicación y adulterio, y recalca la importancia de la pureza sexual y el matrimonio entre un hombre y una mujer; pero en el mundo se habla hoy de ideología de género, apoyando la homosexualidad y la promiscuidad sexual. La Biblia enseña que Dios creo al ser humano; pero el mundo habla acerca de la teoría de la evolución; y así sucesivamente el mundo entero, es decir, el sistema de pensamiento y accionar humano, influenciado por Satanás, se opone a Dios y es totalmente contrario.

                Otra cosa importante que debemos entender de este versículo es la palabra aborrecer. La palabra aborrecer se traduce de la palabra griega miséo (μισέω), la cual literalmente significa odiar a alguien hasta el punto de poder perseguirlo. Este es el odio que el mundo le tiene al cristianismo y basta revisar la historia de la iglesia para darnos cuenta que ha sido una iglesia perseguida desde sus mismos principios. Desde el periodo de la iglesia apostólica la cual surgió en Jerusalén sufrió persecuciones a manos de los lideres religiosos de los judíos, luego durante el periodo de la iglesia primitiva hasta el 313 d.C., la iglesia fue cruelmente perseguida y asolada por los césares romanos, luego, en el 313 d.C., con el decreto de Constantino legalizando el cristianismo como religión oficial de Roma, la iglesia dejo de ser perseguida por espada, pero el enemigo introdujo en ella la mundanalidad y muchos obispos se vendieron por dinero y poder, luego en el periodo de la Edad Media Satanás introdujo muchas supersticiones religiosas y falsas doctrinas para alejar a la gente de la verdad, se consolido el poder del papado en Roma y aquellos que denunciaban sus errores a luz de la palabra de Dios eran perseguidos y muerto, la santa inquisición le quito la vida a miles de creyentes fieles que no quisieron renunciar a su fe, hasta que finalmente se dio la Reforma, donde muchos se separaron de la iglesia Católica, pero las persecuciones siguieron, aunque muchos países abandonaron la religión tradicional para abrazar el evangelio, así vemos como muchas misiones se comenzaron a ver alrededor del mundo, misiones en la India, China, África, América y otros países donde no se conocía el evangelio fueron alcanzados para Cristo, pero muchos murieron en este proceso ya que los habitantes de estas naciones practicaban religiones paganas. Hoy en día todavía existe lo que llaman la ventana 10/40, la cual se refiere a ciertos países donde el mensaje del evangelio no es recibido y hasta el momento su predicación es prohibida, siendo las religiones que más predominan en estos lugares el islam, el budismo, el hinduismo, el judaísmo e incluso el ateísmo. Aunque el evangelio es permitido en muchos países por la libertad de religión, sin embargo, sus preceptos y enseñanzas continúan chocando con la ideología, tradición y creencias de este mundo, especialmente porque señala su pecado, por ello es perseguido, tal vez no con violencia física, pero si a través de discriminarlo, criticarlo y no confesar su manera de pensar.

RAZONES POR LAS CUALES EL MUNDO NO ACEPTA AL CRISTIANISMO


“Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Más todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado”.
Juan 15:19-21

            Aquí encontramos algunas razones por las cuales el mundo no acepta al cristianismo y llega a aborrecerlo. En primer lugar, Jesús dice que el mundo aborrece el cristianismo porque no proviene de lo suyo: Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo. Esto es algo lógico, si el cristianismo proviniera del mundo, lo amaría, porque viene de él; pero es obvio que el cristianismo no viene del mundo, porque el mundo vive en pecado y por consiguiente Cristo no esta en el mundo. El cristianismo proviene del cielo, de Cristo, el reino que Jesús promete y todos sus preceptos no son de este mundo de maldad, sino proviene del cielo, y por eso nuestro Señor le respondió a Poncio Pilato que su reino no procedía de este mundo: “Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí”, (Juan 18:36). En segundo lugar, este mundo aborrece al cristianismo porque las personas que creen en él han sido elegidos por Jesús: pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Satanás odia a los cristianos porque ellos han sido elegidos para vida eterna y heredar el reino de Dios, algo que él ha codiciado desde su rebelión, y por esa razón el mundo les aborrece, porque el maligno influye en el mundo aborreciendo a aquellos que han sido sellados por el Espíritu Santo como propiedad de Dios. Finalmente, el mundo aborrece al cristianismo porque ha aborrecido a Cristo, su doctrina y no conocen al Padre: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Más todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. El mundo cree conocer a Dios, pero no le conocen, algunos afirman seguir a Cristo, pero no guardan su palabra, y cuando su palabra los confronta con sus pecados, estos terminan aborreciendo aún más el evangelio, y esto es porque son dos extremos totalmente diferente, el primero es el mundo, cuyas obras son malas y no quieren venir a la luz porque sus obras quedaran expuestas, y el otro extremo es el cristianismo, con preceptos y valores totalmente diferentes a los del mundo, esto provoca un choque y el mundo termina aborreciendo al cristianismo: “No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece”, (1 Juan 3:12-13). Por tanto, ya sea en menor o mayor manera, el cristianismo jamás será aprobado por el mundo, porque el mundo ama el pecado, pero aun así el cristianismo tiene un mensaje poderoso capaz de volver a muchos pecadores al arrepentimiento.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario