¿Qué es una Religión?


“Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis”.

Deuteronomio 13:1-4

INTRODUCCIÓN


                  Hoy en día vivimos en un mundo que está lleno de religiones, de estas el 31.5% se consideran cristianas (aquí se incluyen evangélicos, católicos, mormones, Testigos de Jehová, entre otros), el 23.2 % es considerado islam, el 15% es hinduismo y un 16.3 % afirma no tener una afiliación religiosa. Todas estas poseen diferencias creencias, diferentes libros sagrados, diferentes dioses, diferentes tradiciones, diferentes gurús o iluminados y todas afirman poseer la verdad, pero, ¿será acaso que estas posean parte de la verdad que el hombre necesita conocer? ¿Por qué existen tantas religiones alrededor del mundo? ¿Dios esta en estas religiones? Y encima de todo esto: ¿Qué es una religión? Bueno, trataremos de responder a estas interrogantes auxiliándonos de la palabra de Dios.

religion
Religiones del Mundo

En su principio Dios exhorto a su pueblo a mantenerse fiel a Él, a no obedecer a falsos profetas que con señales mentirosas les indujeren a adorar religiones que servían dioses falsos, hoy en día nosotros también podemos poner atención a esta exhortación y evaluar si nos encontramos cimentados en la verdadera fe.

¿QUÉ ES UNA RELIGIÓN?


                     Muchas veces hemos escuchado la palabra religión, pero, ¿qué significa realmente la palabra religión? De acuerdo al Diccionario Bíblico Mundo Hispano religión proviene de la: “Palabra latina religare que significa contener, detener o refrenar. Se llegó a aplicar a los servicios, rituales y reglas por los cuales se expresaba la fe en y la devoción a la deidad”. El libro titulado en ingles Christianity, Sects and Religions de Rose Publisher dice que la religión es: “Es una parte de la actividad humana que consiste en creencias y practicas acerca de lo considerado como divino o sagrado, de tipo existencial, moral y espiritual”. De acuerdo a esto, la religión consiste en practicar rituales y reglas por medio de las cuales una persona expresa su devoción y creencia a una deidad. Si consideramos el significado etimológico de la palabra, la palabra religión proviene del latín religare que significa, “estar ligado a algo”, y en este sentido hace referencia a una persona que está ligada a un sistema de creencias y prácticas para adorar a una divinidad. Por tanto, nosotros podríamos definir la palabra región como un sistema de creencias de una cultura determinada, compuesta de ritos, credos, personajes religiosos y libros sagrados que dictan su manera de adorar a una divinidad. Cuando en teología se estudian las diferentes religiones del mundo se consideran como las principales o más grandes las siguientes: El islam, el hinduismo, el budismo, el judaísmo y el cristianismo (termino donde se incluyen evangélicos, católicos testigos de Jehová, mormones, entre otros). Al considerar la forma de cómo las religiones del mundo están estructuradas podríamos llegar a definirlas en función de cuatro características básicas.:

 1.       Tener un dios o dioses a los cuales rinden culto.
 2.       Tener un conjunto de ritos y tradiciones que consideran sagradas.
 3.       Tener un enviado divino o iluminado al cual generalmente se le atribuye la fundación de dicha religión.
 4.       Tener uno o varios libros o documentos sagrados.

              Cuando se estudian cada una de las religiones del mundo podemos encontrar que en la mayoría se cumple esta estructura básica.

¿Es el cristianismo una religión?


¿Puede considerarse el cristianismo como una religión? Bueno, generalmente se utiliza la palabra religión para hacer referencia a otros sistemas de adoración y creencias, como el islam, hinduismo, budismo o judaísmo, más no al cristianismo que es considerado más una relación personal con el verdadero Dios, sin embargo, si consideramos el significado etimológico de la palabra que es “estar ligado a”, y su uso técnico en teología, el cristianismo podría considerarse como una religión ya que aquel que abraza la fe cristiana como consecuencia de una verdadera conversión, queda ligado a Cristo para vivir de acuerdo a su palabra. En Santiago, se usa la palabra religión para hacer referencia a la vida cristiana: “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”, (Santiago 1:27). Aquí la palabra religión se traduce del griego zreskeía (θρησκεία), que hace referencia a una práctica devocional de acercarse a Dios, y en este sentido, Santiago nos dice en qué consiste la verdadera religión cristiana: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. Dos cosas importantes podemos sacar de estas palabras, y la primera es la práctica de la misericordia a los más necesitados. Si en algo debe diferenciarse el cristianismo de otras religiones es en practicar misericordia. El énfasis del cristianismo desde sus mismos inicios ha estado en ayudar a los más necesitados de la iglesia y en el antiguo tiempo las viudas y huérfanos eran considerados como grupos de gran necesidad y, de hecho, Dios se identifica con estos grupos de mayor necesidad haciéndose llamar Padre de huérfanos y viudas: “Cantad a Dios, cantad salmos a su nombre; exaltad al que cabalga sobre los cielos. JAH es su nombre; alegraos delante de él. Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada”, (Salmo 68:4-5). Si hay algo que caracterizo a la iglesia del primer siglo fue su apoyo e interés en los más necesitados, a tal punto que su organización era tal que no permitía que hubiese alguien necesitado entre ellos: “Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles”, (Hechos 4:34-37). El apóstol Pablo también decía que entre las cosas que le recomendaron los apóstoles en la iglesia de Jerusalén era que no olvidara nunca a los pobres: “Y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión. Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer”, (Gálatas 2:9-10). Así que como vemos el practicar misericordia era parte de la vida cristiana.

               Lo segundo que podemos aprender de Santiago en cuanto a la práctica de la verdadera religión es vivir en santidad delante de Dios: guardarse sin mancha del mundo. A la par de una vida que practica la misericordia debe estar también el vivir apartados del pecado. La Biblia nos enseña que todo aquel que ha nacido de nuevo debe vivir apartado de todo el mal: “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios”, (1 Juan 3:9). El vivir apartado del mal significa que debemos obedecer sus mandamientos, y el mismo Señor dijo que sus discípulos se iban a conocer por obedecer su palabra: “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos”, (Juan 8:31).

¿POR QUÉ EXISTEN TANTAS RELIGIONES EN EL MUNDO?


“Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis”.
Deuteronomio 13:1-4 

                  En un principio Dios creo al hombre para tener una relación personal con él y lo reconociese como el único y verdadero Dios, sin embargo, debido al pecado el hombre se apartó de la verdad y comenzó a adorar la creación en lugar de al Creador: “Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”, (Romanos 1:22-25). Por eso Dios le advirtió a Israel que, aunque un falso profeta se levantare entre ellos haciendo señales e incitándoles a adorar dioses de otras religiones, no los escuchasen, porque uno solo es Dios y al Él tenían que temer y seguir.

                 En el periodo del Antiguo Testamento las religiones paganas eran en su mayoría politeístas, es decir, creían en muchos dioses, sin embargo, en medio de estas surgió la nación de Israel la cual profesaba la creencia de un único Dios. Hoy en día aún existen religiones politeístas como es en el hinduismo que se cree que la cantidad de sus dioses llega a 330 mil de ellos. Otras religiones como el cristianismo, el islam y el judaísmo son monoteístas, es decir, creen en un solo dios. Tanto el cristianismo como el judaísmo creemos en el mismo Dios con la única diferencia que estos últimos no aceptan el Nuevo Testamento como parte de las Sagradas Escrituras y por ende no reconocen a Jesús como el Mesías y Dios, tal y como lo cristianos hacemos. En el caso del islam, su dios es Alá, y aunque algunos sugieren que se trata del mismo dios, pero no es así. De esta forma nosotros los cristianos debemos estar plenamente convencidos de lo que hemos creído y no aceptar cualquier doctrina errada que nos quiera alejar de nuestra fe, antes, como dice Juan, probemos todos los espíritus si son de Dios: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”, (1 Juan 4:1). Con la plena conciencia de que hemos nacido de nuevo, la ayuda del Espíritu Santo y el conocimiento de su palabra podremos ser capaces de no creer en las enseñanzas falsas que otras religiones promueven. 


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario