Estudio de Religiones y Sectas del Mundo


Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos”.

Hechos 17:22

INTRODUCCIÓN


                  En su segundo viaje misionero Pablo llego a Atenas y pudo darse cuenta lo religiosa que era esa sociedad y como estaba entregada a la idolatría a tal punto que les reconoció su religiosidad: Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos. La observación que Pablo le hizo a los atenienses nos trae a nuestra mente como el espíritu religioso está presente en la humanidad. La necesidad de reconocer la existencia de un Ser Supremo, sin conocerle realmente, ha llevado al hombre a fundar muchas religiones a lo largo de la historia de las cuales algunas sobreviven hoy en día. El problema de estas es que están fundadas en aspectos contrarios al evangelio de Dios y que no conducen al conocimiento de Cristo y por ende a la salvación de su alma, de allí que, dentro de la Apologética, la parte de la teología que defiende la fe, se hace necesario un estudio de las religiones y sectas del mundo con el propósito de conocer ¿en qué creen?, ¿cómo estas creencias contradicen la doctrina de la Biblia?, y ¿cómo mostrarle a las personas que pertenecen a ellas su error a la luz de la palabra de Dios? Por tanto, vamos a iniciar estudiando las generalidades de esta disciplina.

religiones-sectas
Estudio de Religiones y Sectas

¿POR QUÉ LOS CRISTIANOS DEBEMOS ESTUDIAR LAS RELIGIONES Y SECTAS DEL MUNDO?

                  
                Como cristianos podríamos preguntarnos: ¿por qué estudiar las sectas y religiones del mundo? ¿Qué sentido tiene para los cristianos el estudiar este tema? Bueno, trataremos de dar respuestas a estas preguntas ya que consideramos sumamente importante el estudio de este tema en la teología. Veamos entonces algunas razones por las cuales los cristianos debemos estudiar las religiones y sectas del mundo.

El estudio de las religiones y sectas nos ayuda a defender la fe.


                     De igual forma, el estudio de religiones y sectas nos ayuda a defender nuestra fe. En la actualidad muchos falsos profetas y maestros intentan introducir nuevas doctrinas y revelaciones, así mismo, otras sectas van de casa a casa promoviendo sus mentiras y herejías con el fin de ganar adeptos, pero a través del estudio de las religiones y sectas nos capacitamos para poder contestar a sus contradicciones a la luz de la palabra. Al respecto de esto Josh McDowell dijo: “Vivimos en una sociedad donde la gente tiene libertad para seguir las creencias religiosas que prefiera. Sin embargo, cuando algunos individuos o grupos proclaman públicamente que ellos son la verdadera obra de Dios, y que el cristianismo ortodoxo que ha existido a través de los siglos está equivocado, pensamos que debemos responder a sus provocaciones”. Judas en su carta también exhorta a los creyentes a contender ardientemente por la fe: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo”, (Juda 3-5). Por tanto, el estudio de las religiones y sectas nos ayudara a identificar las doctrinas heréticas y a defender nuestra fe, especialmente porque en ocasiones tendremos que presentarles a estas personas el evangelio de Dios por lo que debemos estar listos para hacerlo con toda mansedumbre y respeto: “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”, (1 Pedro 3:15).
               

El estudio de las religiones y sectas nos ayuda a hacer volver a otros de su error.


Uno de los propósitos de Satanás ha sido ocultar el conocimiento de la palabra de Dios a los hombres, porque este conocimiento lo conduce a la salvación y en este sentido ha usado muchas estrategias para alejarlo de la verdad y entre estas están la creación de falsas religiones y sectas. Muchas personas viven engañadas sirviéndole fielmente a su religión o secta, siendo instruidos por estas de cómo acercarse a Dios de una forma incorrecta, muchos de estos, como Pablo, piensan que le hacen un gran servicio a Dios sin saber que están viviendo una mentira que los conduce al infierno: “Mi vida, pues, desde mi juventud, la cual desde el principio pasé en mi nación, en Jerusalén, la conocen todos los judíos; los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo… Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret”, (Hechos 26:4-5, 9). Para poder corregir a otros de su error y volverlos al verdadero evangelio se hace necesario que podemos demostrarle a la luz de la Biblia cómo sus creencias están en contra de la verdad de Dios, y para ello necesitamos conocer y entender en qué consisten dichas herejías. Al respecto de esto, J. Cabral dice: “No sabemos qué clase de personas nos vamos a encontrar cuando predicamos el evangelio. Si conocemos su credo y sus doctrinas, nos será más fácil hablar del amor de Dios. Es necesario que el cristianismo conozca la verdad para poder combatir la mentira”. En la Biblia encontramos como Aquila y Priscila terminaron de guiar a Apolos en el camino de la verdad al explicarle la parte de las Escrituras que él desconocía: “Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios”, (Hechos 18:24-26). También tenemos el caso de unos discípulos de Juan el bautista que no conocían aun el camino de verdad y el evangelio de Cristo: “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús”, (Hechos 19:1-5). De esta forma, como cristianos portadores de la verdad debemos estar listos para aprovechar las oportunidades de presentar el camino de salvación a aquellos que viven en tinieblas.

El estudio de las religiones y sectas aumenta nuestra fe.


Otra de las razones del por qué los cristianos podemos estudiar las religiones y sectas del mundo es porque este estudio ayuda a que nuestra fe crezca. Cuando comenzamos a estudiar la historia y creencias de estas sectas aprendemos lo incongruente y falsas que son, al comparar la Biblia con los otros libros sagrados nos damos cuenta que nada supera a las promesas gloriosas que nuestro Señor nos ha otorgado a través de su santa palabra. J. Cabral en su libro Religiones, Sectas y Herejías dice: “Cuando nos tropezamos con las doctrinas de las sectas falsas, la mayoría de las veces ridículas y sin fundamento, tenemos más seguridad en lo que hemos creído”. Como cristianos estamos llamados a examinarlo todo y retener lo bueno: “Examinadlo todo; retened lo bueno”, (1 Tesalonicenses 5:21), y en este sentido, es importante examinar las creencias y dogmas de estas religiones y sectas para identificar sus herejías y entender que jamás igualaran la unidad y veracidad de la palabra de Dios, de esta forma estaremos revestidos con la verdad y nada nos moverá de la fe a la cual hemos sido llamados: “Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad… y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”, (Efesios 4:14, 17).


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

3 Comments:

  1. buenas tardes hnos, comentarles primeramente que estos estudios han sido de mucha bendicion para mi ministerio y a la vez preguntar si habra un estudio de el futuro del cristiano para descargar. bendiciones

    ResponderBorrar
  2. buenas tardes hnos, comentarles primeramente que estos estudios han sido de mucha bendicion para mi ministerio y a la vez preguntar si habra un estudio de el futuro del cristiano para descargar. bendiciones

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios lo bendiga, gracias por estudiar la palabra de Dios.
      Por el momento no tenemos planeado hacer algún estudio de el futuro del Cristiano, pero lo consideraremos, gracias.

      Borrar