Características del fin del mundo -Parte II (Mateo 24:13-22)

 

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”.

Mateo 24:13-22

INTRODUCCIÓN

                Nuestro Señor Jesucristo continua con su sermón apocalíptico, y en estos versículos sigue hablándonos de las características del fin del mundo el cual corresponde al periodo que nosotros conocemos como la Gran Tribulación. Ya en los anteriores dos versículos de este mismo capítulo 24 de Mateo el Señor presento dos características de este tiempo de angustia: La persecución que se desatara en contra de los seguidores de Jesús por parte del anticristo y del crecimiento de la apostasía hasta llegar a su máxima expresión con la aparición del falso profeta. Ahora terminara de anunciar otras características mas las cuales nos pueden ayudar a comprender mejor este periodo de aflicción y juicios que la iglesia no atravesara ya que antes que todo esto pase será arrebatada al cielo, tal y como lo vimos en el estudio anterior.


características-fin-del-mundo
Características del fin del mundo

UN PERIODO DE GRAN PERSEVERANCIA PARA SER SALVO

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”.

Mateo 24:13

                Otra de las características propias de este periodo conocido como la Gran Tribulación será que aquellos que desean ser salvos tendrán que perseverar aun en riesgo de perder su propia vida con tal de no negar su fe: Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Este versículo en particular es mal utilizado en ocasiones ya que algunas veces se quiere aplicar a nuestro tiempo de gracia haciendo referencia que para ser salvo es necesario esforzarse haciendo buenas obras porque de lo contrario podríamos perder la salvación. Con respecto al periodo de gracias que nos ha tocado vivir podemos señalar tres cosas importantes. La primera es que la salvación es por gracia, un regalo otorgado por Dios a aquellos que se arrepienten de sus pecados y creen en Jesús: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”, (Efesios 2:8-9). Lo segundo es que somos salvos por la fe sin la necesidad de hacer buenas obras, pero una vez salvos somos llamados a hacer buenas obras como un testimonio visible de lo que el Señor ha hecho por nosotros: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”, (Efesios 2:10). Lo tercero seria que la persecución en contra de los cristianos ha bajado en la mayoría de los países, son pocos donde ser cristino se penaliza con la muerte, por ello, el cristiano solo lucha con las tentaciones y pruebas que pueden venir a su vida, pero no tiene persecuciones donde su vida sea amenazada por mantenerse firme en su fe. Sin embargo, este periodo se caracterizará por la persecución que el anticristo levantara en contra de aquellos que mantengan su fe en Jesús y muchos de ellos pagaran con sus vidas en mantenerse en sus convicciones. Por ello, en el libro de Apocalipsis se presentan aquellos que fueron decapitados por el anticristo por haberse mantenido firmes en su fe: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”, (Apocalipsis 20:4). Por tanto, este periodo se caracterizará por ser un tiempo donde aquellos que quieran salvarse de la condenación eterna creyendo en Jesús, deberán perseverar en su fe en medio de una gran persecución e incluso su martirio, sin embargo, ahora estamos en el tiempo de la gracia y debemos aprovechar la oportunidad que Dios nos da de ser salvos creyendo en su Hijo amado y al mismo tiempo nos promete librarnos de la Gran Tribulación por medio del rapto de la iglesia.

 

UN PERIODO DONDE EL EVANGELIO LLEGARA A TODO EL MUNDO

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Mateo 24:14

              Otro de los versículos mal aplicados es este: Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. Muchos predicadores usan este versículo para afirmar que el evangelio llegara a un punto tal que será predicado en todo el mundo y que como consecuencia vendrá otro periodo de gran avivamiento; sin embargo, esto no es cierto. No es cierto por dos razones. La primera es porque de acuerdo a la Biblia, al final de los tiempos no vendrá un gran avivamiento, sino un periodo de gran apostasía que culminará con la aparición del falso profeta tal y como ya lo vimos en el estudio anterior. Lo segundo es que este versículo se encuentra en el contexto del fin del mundo y una de las leyes de interpretación bíblica nos enseña a entender el significado de los versículos en el contexto gramatical, histórico y contextual en el cual se escribieron, y en este sentido, este versículo es aplicable para el periodo de la Gran Tribulación y no para el tiempo de la gracia en el cual vivimos. Ahora bien, ¿quiénes serán estos que predicarán el evangelio en todo el mundo?  Si revisamos el libro de Apocalipsis veremos que Dios se levantara 144 mil sellados de las Tribus de Israel los cuales darán testimonio de su Hijo Jesús en este periodo: “Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel”, (Apocalipsis 7:4). Estos 144 mil sellados serán hombres intachables, vírgenes según se ve en las Escrituras y los testigos de Cristo en este periodo de persecución: “Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente…   Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios”, (Apocalipsis 14:1, 4-5). Por tanto, se espera que a través de ellos el testimonio de Cristo llegue a muchas personas aun en este periodo del fin del mundo. Además de ellos, también los dos testigos darán testimonio de la verdad de Cristo: “Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran”, (Apocalipsis 11:3-6). De esta forma el evangelio llegara a todas las partes del mundo, incluso a los países de la ventana 10/40 donde actualmente el mensaje de Dios es impenetrable y como consecuencia de esta predicación, muchos serán salvados viniendo a los pies de Jesús, tal y como Juan lo vio en una de sus visiones en el Apocalipsis: “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero… Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero, (Apocalipsis 7:9-10, 13-14). Esta gran multitud que Juan ve de todas naciones, tribus, pueblos y lenguas que ha lavado sus ropas y que han salido de la gran tribulación son aquellos que creerán al mensaje de los 144 mil sellados y los dos testigos, mostrándonos que aun en este tiempo del fin el Señor sigue llamando al hombre a la salvación por medio de su Hijo Jesucristo.


UN PERIODO DE GRAN ANGUSTIA PARA ISRAEL

“Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”.

Mateo 24:15-22

               Finalmente, este periodo se caracterizará por ser un tiempo de gran angustia para Israel. Si volvemos a recordar, el periodo de la Gran Tribulación tiene dos propósitos. El primero es traer los juicios de Dios sobre los impíos y en el libro de Apocalipsis se pueden apreciar estos. El segundo propósito es tratar con su pueblo Israel, los cuales rechazaron a Jesús como el Mesías, pero en este tiempo entenderán quién es realmente el Hijo de Dios. Al inicio de la Gran Tribulación el anticristo los engañara e Israel pensara que este es el Mesías que tanto han estado esperando, hará un pacto con ellos el cual será violado a la mitad del periodo de 7 años haciendo cesar los sacrificios y ofrendas lo cual nos sugiere que les habrá de construir del Templo: “Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”, (Daniel 9:27). Sera en el Templo que les construirá el anticristo que este se sentara como si fuera Dios: “El cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”, (2 Tesalonicenses 2.4). después de la construcción del Templo y de traer la tan ansiada paz al Medio Oriente, el anticristo engañara a Israel y estos creerán que se trata del Mesías que ellos siguen esperando sin saber que este ya vino. Ahora bien, ¿cómo se darán cuenta de este engaño? De acuerdo al libro de Apocalipsis, los dos testigos serán muertos por el anticristo el cual colgara sus cadáveres en la plaza de la gran ciudad y a plena vista de todo el mundo, sin embargo, después de tres días, estos resucitaran confirmando el testimonio de estos y desenmascarando al anticristo: “Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo”, (Apocalipsis 11:7-13). Después de esto, Israel entenderá que aquel hombre a quien recibieron como el Mesías es un fraude y que aquel que ellos habían rechazado por tanto tiempo llamado Jesús es el verdadero Mesías, aquel al cual crucificaron: “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”, (Zacarias 13:6). A partir de este momento la nación se volverá a Cristo y como consecuencia el anticristo desencadenara una persecución violenta en contra de ellos, y de aquí las palabras de Jesús para aquellos que vivan en aquel tiempo: Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. En el Antiguo Testamento se nos muestra como este tiempo será de gran angustia para la nación de Israel ya que serán perseguidos por el anticristo, sin embargo, será librado por el Señor: “¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado”, (Jeremías 30:7).

                En este tiempo de gran persecución el Señor respaldara a Israel ya que por su misericordia no serán totalmente destruidos, la última persecución en contra de ellos será desatada, pero Dios los librará: “Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca. Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”, (Apocalipsis 12:13-17). Según vemos en estos versículos, la mujer es un símbolo de Israel y el dragón es Satanás el cual con ira buscara la ocasión de destruirlo, pero a través de la narración vemos como el Señor los librara del exterminio. Al final, el Señor les promete que su auxilio vendrá rápido, antes que la persecución empeore y todos sean exterminados: Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Aquel día el Señor regresara por segunda vez y destruirá con la espada de su boca a sus enemigos y allí Israel se alegrará porque serán rescatados de su angustia y se cumplirán aquellas palabras de Jesús: “He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor”, (Lucas 13:35).

En conclusión, nuestro Señor Jesús describe cómo será este periodo de Gran Tribulación, visto desde la perspectiva de lo que Israel y aquellos que se conviertan en este tiempo vivirán, sin embargo, el deseo de Dios es que todos escapemos de estos juicios y terribles persecuciones a través de creer en su Hijo amado y ser rescatados en el día que finalmente ocurra el rapto de la iglesia.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario