Sed salvos de esta generación perversa (Hechos 2:36-40)

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación”.
Hechos 2:36-40

INTRODUCCIÓN


            En las Escrituras y en este pasaje en particular se realiza una advertencia concreta a todos sus lectores: Salvarse de esta generación. Contrario a lo que la mayoría de personas pueden pensar este mundo es perverso y conduce al ser humano a la condenación eterna y por ello se le exhorta a  Sed salvos de esta perversa generación. Este pasaje bíblico contiene el primer sermón que la iglesia dio a través del apóstol Pedro y nos muestra la forma de cómo alcanzar la salvación de nuestras almas.

sed-salvos-de-esta-generacion-perversa
Sed Salvos de esta generación perversa

                                  I. UNA ASEVERACIÓN CONTUNDENTE EN CUANTO A LA SALVACIÓN.


“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo”.

            El apóstol Pedro declara una afirmación muy contundente que quiere que quede claro entre sus oyentes, y esta es que Jesús quien murió en la cruz ha sido hecho Señor y Cristo por Dios. Si hay algo que toda persona tiene que saber es que Jesús ha sido constituido Señor de todo. Este título declara su autoridad y poder sobre todo gobierno y señorío en esta tierra incluyendo nuestra vida.  También la Escritura lo declara como Cristo, termino griego equivalente a Mesías en hebreo que denota su acto expiatorio en la cruz del Calvario para redimirnos de nuestros pecados. En este sentido, Jesús es el único que puede otorgarnos la vida eterna, pero por otro lado, tenemos que someternos a su señorío y permitir que el gobierne en nuestros corazones.

            Para alcanzar la salvación el ser humano tiene que comprender estos conceptos básicos que le ayudaran a heredar la vida eterna. Si no está dispuesto a reconocer a Jesús como Señor de su vida y como el único medio de salvación no podrá escapar de la condenación eterna.

                            II. LA ACTITUD CORRECTA PARA SER SALVO.


“Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

            Estos versículos nos muestran la respuesta correcta que debemos expresar ante la exposición del evangelio. En primer lugar la Escritura dice que se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Para alcanzar la salvación es importante quebrantarnos de corazón y esto debe conducirnos a adoptar una actitud de completa obediencia a su palabra tal y como lo muestran estas personas cuando le preguntan a Pedro: ¿qué haremos? El apóstol Pedro les dice que para recibir el perdón de sus pecados es necesario arrepentirse de sus pecados y bautizarse como evidencia publica que realmente han abandonado su antigua manera de vivir. Si el hombre quiere salvarse debe arrepentirse de corazón sincero y abandonar su antigua manera de vivir dando los frutos de todo nacido de nuevo.

                         III. UNA PROMESA PARA TODO AQUEL QUE CREA.


“Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”.

            Lo maravilloso de este mensaje es que es para todo aquel que crea en Jesús, no solo para las generaciones pasadas o presentes, sino para las venideras, para todo aquel que crea.

                          VI. LA EXHORTACIÓN A SER SALVOS DE ESTE MUNDO PERVERSO.


“Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación”.

            Lamentablemente no todas las personas están dispuestas a aceptar este mensaje y por ello las Escrituras le advierten al hombre que escape del terrible juicio que enfrentaran en el infierno y por ello la recomendación final del apóstol es Sed salvos de esta perversa generación.

            CONCLUSIÓN



            La Biblia nos exhorta a escapar de la condenación eterna pero para ello debemos reconocer la obra vicaria de Cristo y hacerlo el Señor de nuestras vidas.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

1 Comments:

  1. Increíble reacción del pueblo al mensaje predicado por el apóstol Pedro

    ResponderBorrar