Consejos para los Solteros y Vírgenes Parte II (1 Corintios 7:36-38)

“Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case. Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace. De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor”.
1 Corintios 7:36-38

INTRODUCCIÓN


               Este consejo está dirigido a las vírgenes que aún no se han casado. Con esto estaría cerrada su sección a este grupo peculiar para finalizar con las viudas que desean volver a casarse. No debemos olvidar que el Apóstol no quería legislar con sus palabras ni tampoco quería poner trabas para la vida de los corintios. Sólo quería que pudieran llevar una vida de servicio ante el Señor con máxima eficacia durante los días difíciles que les aguardaban. Sobre todo Pablo quería que los corintios se dieran cuenta de que el tiempo era corto y debían hacer cuanto pudieran para servir al Señor en el tiempo que quedara. Los versículos 36-38 de este capítulo envuelven una gran problema de interpretación por lo que han surgidos varios opiniones al respecto. Veamos en detalle estos versículos.

consejos-solteros-virgenes
Consejos para los Solteros y Vírgenes

UNA CONTROVERSIA DE INTERPRETACIÓN


“Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case. Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace. De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor”.
1 Corintios 7:36-38

             Los problemas envueltos en la traducción de este pasaje han producido grandes diferencias de interpretación, especialmente en el versículo 36 que dice: Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case. En cuanto a la interpretación de este pasaje existen al menos cuatro opiniones diferentes. La opinión tradicional es la apoyada por Crisóstomo el cual afirma que las dos personas mencionadas en dicho versículo son padre e hija. Las siguientes versiones de la Biblia afirma esta posición:

RV60:  Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad,  y es necesario que así sea,  haga lo que quiera, no peca; que se case.
RV95:  Pero si alguno piensa que es impropio que a su hija virgen  se le pase la edad,  y que es necesario casarla,  haga lo que quiera,  no peca:  que se case.
T. Amat: Mas si a alguno le parece que es un deshonor que su hija pase la flor de la edad sin contraer matrimonio, y juzga deber casarla, haga lo que quisiere; no peca, si ella se casa. 
N-C: Si alguno estima indecoroso para su hija doncella dejar pasar la flor de la edad, y que debe casarla, haga lo que quiera; no peca; que la case.

En este sentido es el padre el que debe considerar casar o no a su hija. En el antiguo oriente la tradición el padre era el que arreglaba el matrimonio de su hija. Generalmente los padres decidían con quien y cuando sus hijos se debían casar y el novio tenía que pagar una dote al padre al momento de casarse con su hija, sin embargo, la cultura de Corinto era más griega que judía por lo que no podemos estar seguros que eran los padres los que entregaban en matrimonio a sus hijas. En cuanto a la actual crisis que el apóstol menciono anteriormente, la gran aflicción para los casados y lo corto del tiempo, se esperaría que los padres aconsejaran a sus hijas solteras que no se casen. Y tal consejo no sería una conducta deshonesta de parte de los padres. Esta interpretación parece algo extraño para nuestra cultura, ya que en occidente no se acostumbra tal cosa. Hay una segunda interpretación de quienes opinan que este texto habla de una práctica exclusiva de los judíos referente a la ley de redimir al pariente muerto: “Cuando hermanos habitaren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casará fuera con hombre extraño; su cuñado se llegará a ella, y la tomará por su mujer, y hará con ella parentesco. Y el primogénito que ella diere a luz sucederá en el nombre de su hermano muerto, para que el nombre de éste no sea borrado de Israel”,  (Deuteronomio 25:5-6). Esta interpretación es muy poco creíble, ya que el apóstol está hablando de vírgenes y no de viudas aparte de que es muy poco probable que los corintios que era gentiles practicaran las leyes mosaicas y difícilmente Pablo les recomendaría practicar la ley judía. La tercera interpretación es la del matrimonio espiritual, es decir, un hombre y una mujer viven juntos pero no tienen relaciones sexuales. Se conoce en la historia que hubo un movimiento asceta que exhortaba a los jóvenes a tomar a una joven bajo su cuidado y vivir con ella en armonía espiritual, pero sin unirse físicamente. En tal caso algunos de ellos eran incapaces de controlar sus impulsos sexuales por lo que el apóstol estaría sugiriéndoles que mejor se casaran. Sin embargo, este movimiento surgió en el siglo II d.C., años después que Pablo escribió esta carta por lo que no es probable que este fuera el caso. Finalmente, la cuarte interpretación es la que propone el profesor de Biblia y escrito F. F. Bruce la cual es más adaptada a nuestra cultura ya que afirma que las dos personas que se mencionan en el versículo 36 son unos novios que se han comprometido, pero aún no se casan pero sus pasiones sexuales se están volviendo incontrolables y quieren casarse; pero un grupo asceta está aconsejándoles que no lo hagan para demostrar su gran nivel de espiritualidad. Por tanto, Pablo les aconseja que mejor se casen y no estarán pecando. Por tal motivo algunas versiones de la Biblia traducen este versículo diciendo que si el novio considera que es inapropiado para su novia que pase más tiempo sin casarse, que se case con ella, y nadie peca.

BAD: Si alguno piensa que no está tratando a su prometida como es debido, y ella ha llegado ya a su madurez, por lo cual él se siente obligado a casarse, que lo haga. Con eso no peca; que se casen.
BLA: Alguien puede sentirse incómodo respecto de su novia que es todavía virgen y está ya entrando en años. Si piensa que es mejor casarse, haga lo que le parezca, pues no comete pecado. Que se casen.
BLS: Sin embargo, si un hombre está comprometido con su novia y piensa que lo mejor es casarse con ella porque ya tiene edad para hacerlo, que se casen, pues no están pecando.
DHH: Si alguno cree que debe casarse con su prometida, porque ya está en edad de casarse, y si piensa que eso es lo más indicado, que haga lo que crea conveniente; cásese, pues no es pecado.
KJV:  But if any man thinks that he behaveth himself uncomely toward his virgin, if she pass the flower of her age, and need so require, let him do what he will, he sinneth not: let them marry.
NVI: Si alguno piensa que no está tratando a su prometida como es debido,  y ella ha llegado ya a su madurez,  por lo cual él se siente obligado a casarse,  que lo haga.  Con eso no peca; que se casen.
ESV:  If anyone thinks that he is not behaving properly toward his betrothed, if his passions are strong, and it has to be, let him do as he wishes:  let them marry -- it is no sin.


                Por tanto, ante estas versiones de la Biblia, ¿quién es el que debe tomar la decisión?, el padre de entregar su hija en casamiento o el novio debe tomar la decisión de casarse con ella. La clave para entender esta diferencia se encuentra en considerar el griego original de donde surge la traducción de la primera parte del versículo 36 en la RV60: Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgenLa palabra “alguno” viene del griego τίς (tís) que efectivamente significa “alguien o algo”, se puede aplicar tanto al padre como al prometido. La palabra que se traduce como “hija virgen” es παρθένος  (parzenos), que significa “soltera por ser hija virgen”. Para los palestinos no es cosa extraña que un padre casase a su hija, ya que ha si es su tradición y si el padre consideraba que su hija estaba pasada de años y consideraba que lo mejor era casarse, el consejo de Pablo es que se case. Por otro lado, en nuestra cultura occidental lo normal es ver que antes del matrimonio está el noviazgo y si el novio decidía que era tiempo de casarse con su prometida al hacerlo no pecaba. Por otro lado La RV60 como otras versiones de la Biblia son versiones literales, mientras que algunas versiones modernas como la NVI tratan de traducirlo para que el lector comprenda la idea central que el autor estaba desarrollando de acuerdo a su cultura. En la actualidad y en nuestra sociedad occidental, no es el padre el que toma la decisión de que su hija se case o no, son los novios que deciden y lo hacen. Ahora el consejo del apóstol no se enfoca tanto en el padre o novio, sino a la virgen o novia, que si ésta ya está pasada de años y es aconsejable que se case, que lo haga ya que esto no es pecado. Ahora bien, si ambos están en la capacidad de seguir solteros y no hay problema para ambos y los deseos de la carne no los dominan, el apóstol les recomienda que sigan igual.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario