El Estudio Bíblico Personal


“Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.
Hechos 17:10-11

INTRODUCCIÓN


            Podemos ver en estos versículos de hechos 17:10-11 la actitud que caracterizaba a los creyentes de Berea: escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Esto nos indica que dichos discípulos tenían la costumbre de estudiar detenidamente las Sagradas Escrituras con el fin de comprenderlas mejor y validar lo que se les predicara. De igual forma hoy en día se espera que la iglesia tenga este hábito pero para ello debemos conocer los principios básicos del método de estudio bíblico personal los cuales deben ser practicados con disciplina hasta volverlos un hábito el cual traerá a nuestras vidas una gran bendición: “Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios”, (Proverbios 2:1-5). Veamos en detalle estos principios.

metodo-estudio
El Estudio Bíblico Personal

TENGA UN TIEMPO INTENCIONAL DE LECTURA Y ESTUDIO


             Lo primero que el cristiano tiene que hacer es definir un tiempo intencional de lectura y estudio bíblico. Esto tiene que ser algo planeado y no algo que se deje cuando haya oportunidad en el día porque lo más seguro es que no haya tiempo. La mayoría de personas opinan que el mejor momento para leer la Biblia es en la mañana, ya que a mitad del día puede resultar difícil por nuestras ocupaciones y al final podemos estar tan cansados que no entendamos lo que leemos. El Salmista decía que el mejor momento para buscar a Dios es en la mañana: “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré”, (Salmo 5:3). Lo mejor es planear nuestro día para dedicar las primeras horas para la oración y lectura de la Biblia, esto marcara la diferencia en nuestra vida.

ESCOJA UN PLAN DE LECTURA BÍBLICA


                La lectura desordenada de versículos o porciones de la Biblia  es muy poca provechosa lo mejor es tener un plan intencional para leer la Biblia completa. Si se trata de alguien que iniciara por primera vez a leer la Biblia se le recomienda que comience a leer primero el Evangelio Según Juan, ya que el principal objetivo será conocer a su Salvador Jesús, luego puede leer Hechos de los Apóstoles para conocer la vida de los primeros cristianos y en tercer lugar leer 1 Pedro, que trata de varios aspectos prácticos de la vida cristiana. Luego de leer estos tres puede leer la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis, capitulo por capitulo. Una de nuestras metas personales cada año debería ser leer en un año toda la Biblia, para esto se deberán leer aproximadamente 3 capítulos y medio por día. Esto parecerá muy difícil para algunas personas que no han desarrollado el hábito de la lectura, pero pueden comenzar con uno o dos capítulos hasta terminar con el libro que están leyendo y continuar con el siguiente, y poco a poco, con el tiempo y la práctica diaria desarrollaran la habilidad de leerla en un año. También pueden optar por folletos que les sugieren un plan de lectura de la Biblia en un año, aunque no debemos olvidar que nuestra meta es leerla sin saltarnos un libro.

PIDA EN ORACIÓN LA AYUDA DEL ESPÍRITU SANTO PARA ENTENDER LA LECTURA


                 Es de suma importancia pedir en oración al Espíritu Santo que nos ilumine el significado de los versículos que leamos en la Biblia. No olvidemos que en todo momento debemos acudir a Dios ya que este bendito libro se discierne espiritualmente y la mente carnal no lo puede comprender: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”, (1 Corintios 2:14). Para llegar a tener un buen conocimiento e correcta interpretación de la Biblia no solo se necesita el esfuerzo y duro trabajo, sino también el respaldo del Maestro por excelencia que es el Espíritu Santo en nuestras vidas, por tanto, en nuestra oraciones debemos pedir el entendimiento para comprender la Biblia: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley”, (Salmo 119:18).

MEDITE LO QUE LEE


                  Otro principio importante que debemos practicar en nuestro estudio bíblico personal es la meditación. La meditación es el proceso mental en el cual consideramos una y otra vez el pasaje que leímos para sacarle el máximo provecho en aquello que nos enseña. Muchos comparan la meditación con el proceso de digestión de la vaca la cual tiene 4 sub-estómagos por donde van pasado uno a uno los alimentos con el fin de dirigirlo adecuadamente y sacarle todos los nutrientes necesarios. En la Biblia encontramos la meditación como algo que forma parte de nuestra vida: “En la hermosura de la gloria de tu magnificencia, y en tus hechos maravillosos meditaré”, (Salmo 145:5), y en ocasiones se presenta como un mandato: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”, (Josué 1:8). Esta práctica aunque se ve sencilla representa un desafío para muchos cristianos ya que el día a día, nuestra apretada agenda no nos permite meditar ya que nuestra mente está ocupada de un sinfín de problemas; pero debemos buscar el momento, ya sea cuando estamos haciendo ejercicio, o los quehaceres del hogar, o mientras vamos en el autobús, etc.

APRENDA DE MEMORIA PASAJES SELECTOS Y MÁRQUELA SI ESTO LE AYUDA


                  También se puede aprender a memorizar pasajes selectos de la Biblia con el objetivo de nuestro crecimiento personal. Uno puede ver en la Biblia como en ocasiones algunos personajes citaban pasajes de las Sagradas Escrituras en determinados momentos. Por ejemplo vemos como el Señor Jesús cito en tres ocasiones diferentes las Escrituras para contrarrestar el ataque de Satanás (Mateo 4:7), o Pedro cuando cito el Salmo 2 en uno de sus discursos (Hechos 4:25) o el pasaje del derramamiento del Espíritu Santo sobre toda carne que está en Joel (Hechos 2:16-17) y cuanto mas no fueron citados por los otros autores como Pablo, Santiago, Judas, Mateo, Marcos, etc. Por tanto, esta es una buena práctica y podemos comenzar con algunos pasajes claves para nuestro crecimiento espiritual, o promesas de sanidad, protección o prosperidad que podemos usar en nuestras oraciones: “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”, (Santiago 1:25). Además de esto, otro hábito que puede practicar es marcar su Biblia, ya sea con marcadores de color, o colocando notas con palabras claves que le ayuden a la memorización, todo esto es aceptable y no debemos pensar que marcarla es una falta de respeto.

PONGA EN PRÁCTICA LO APRENDIDO Y ENSÉÑELO A LOS DEMÁS


                    Se dice que se aprende el 5% de lo que oímos, el 10% de lo que leemos, el 75% de lo que ponemos en práctica y el 90% de lo que enseñamos. Por tanto, todo lo que aprendamos llevémoslo a la práctica, y no solo eso, también compartamos los principios bíblicos aprendidos con los demás, así nuestro estudio bíblico personal será provechoso: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”, (Santiago 1:22-25). Si hay alguien que perfectamente entendió este principio fue Esdras quien preparo su corazón, no solo para estudiar su palabra, sino también para ponerla en práctica y enseñarla a los demás, algo que nosotros también debemos imitar: “Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”, (Esdras 7:10).

TENGA A LA MANO HERRAMIENTAS QUE LE AYUDEN EN SU ESTUDIO BÍBLICO


             Como cristianos estudiosos de su palabra debemos esforzarnos por tener a la mano nuestra biblioteca de libros, comentarios y diccionarios bíblicos. El poder tener una buena biblioteca de consulta no es nada fácil, especialmente porque requiere realizar una buena inversión en la mayoría de casos pero no olvidemos que hoy en día a través del internet podemos tener acceso a mucha de esa información. Es importante considerar que no toda la literatura o ayudas bíblicas que encontremos son buenas, es importante saber discernir para no confundirnos en aspectos doctrinales. Podemos recomendar las siguientes ayudas bíblicas:

                Otras Versiones de la Biblia.


               Generalmente el pueblo de habla española está acostumbrado a leer la Reina Valera 1960 (RV60), sin embargo, esto no significa que es la única versión de la Biblia. Una razón por la cual deberíamos tener más de una versión de la Biblia es para entender el significa original que el autor quiso plasmar en el texto sagrado. Hay versiones de la Biblia como la RV60 que son literalistas, es decir, traducen el texto tal y como fue escrito lo cual puede causar en ocasiones que el lector no entienda tan fácilmente el significado del texto por los diferentes hebraísmos que se usan en los textos originales. Por ejemplo, un pasaje de la Biblia dice en la RV60: “… pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza”, (Romanos 12:20), lo cual alguien podría entenderlo como amontonar fuego en la cabeza de su adversario o traer juicio sobre él, como algunos lo hacen, pero esta interpretación es un error, ya que amontonar ascuas de fuego sobre la cabeza es un hebraísmo que significa avergonzar. Ahora, si se lee otra versión como la Nueva Versión Internacional de la Biblia (NVI) uno encuentra que esta traduce en un lenguaje moderno de manera interpretativa y no literal: “actuando así, harás que se avergüence de su conducta”. Otra razón por la cual podríamos tener diferentes versiones de la Biblia es para entender el significado de algunas palabras españolas que han caído en desuso en la actualidad. Por ejemplo, en la RV60 Romanos 2:4 se lee: “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?”. Alguien que no conoce el significado de algunas palabras españolas que ya no se usan en la actualidad se podría preguntar ¿qué significa benignidad y longanimidad? Una buena forma seria consultando un diccionario, y otra leyendo otra versión de la Biblia. Por ejemplo la NVI traduce Romanos 2:4 de la siguiente forma: “¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento?”. En este caso las palabras bondad de Dios y tolerancia se comprenden mejor que benignidad y longanimidad.


Las nuevas versiones de la Biblia no son todas malas, sino nos pueden ayudar a tener una mejor comprensión de pasajes que en la RV60 no comprendemos, ya sea porque es literalista o por ciertas palabras del español antiguo que ya no se usan en nuestro idioma contemporáneo (por ejemplo, templanza, mansedumbre, longanimidad, benignidad, etc.). Podemos Recomendar algunas versiones de la Biblia que pueden ayudar a este fin:

1.       Nueva Versión Internacional (NVI).
2.       Dios Habla Hoy (DHH)
3.       La Biblias de las Américas.
4.       La Versión Nueva Jerusalén.
5.       Biblia al Día (BAD).

Posiblemente se den cuenta que algunas versiones son traducciones católicas, sin embargo, esto no significa que sean malas traducciones como la Biblia Jerusalén o la Nacar Colunga. Aparte de esto también es bueno tener Biblias de estudio las cuales nos pueden ayudar enormemente y entre estas podemos recomendar:

1.       La Biblia de referencia Thompson.
2.       La Biblia de Estudio Vida Plena.
3.       La Biblia de Estudio NVI.
4.       La Biblia de Estudio McArturd.
5.       La Biblia de Estudio Scofield.

Al considerar las versiones modernas de la Biblia uno podrá notar que tiene algunas diferencias en cuanto a la versión tradicional que es la RV60. Por ejemplo, la mayoría de versiones modernas de la Biblia ya no usa la palabra Jehová, y en lugar de su nombre usan la expresión El Señor. ¿Por qué? Bueno, pues la razón obedece a la raíz etimológica de donde proviene el nombre de Jehová. Cuando Dios se le revelo a Moisés en la zarza ardiente le dijo que su nombre era YO SOY, es decir, es existente, el que es, el que era y el que ha de venir, y luego le dice que Él es Jehová por cuyo nombre seria recordado por Israel: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos”, (Éxodo 3:14-15). En este texto la palabra Jehová se traduce del hebreo que se lee Yejová (יְהוָֹה), el cual tiene 4 consonantes que se transliteran con nuestras letras españolas YHVH. El problema con este nombre es que no tiene vocales lo cual hace difícil su pronunciación y en los textos del Antiguo Testamento los escribas judíos decidieron dejarlo así para asegurarse de que nadie lo pronunciase debido a la solemnidad que le tenía a su nombre santo y para evitar violar el tercer mandamiento y usarlo imprudentemente: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano”, (Éxodo 20:7). Conforme paso el tiempo la pronunciación exacta del nombre de Dios se perdió y luego una secta judía conocida como los esenios decidieron usar las vocales de Adonai (significa Señor), otro nombre que se la daba a Dios, para completarlo y así surgió el nombre YAHVEH, de donde proviene el nombre Yavé, y posteriormente se translitero a Jehová. Por esta razón, algunas versiones han decidido no usar el nombre de Jehová y sustituirlo por el nombre “EL SEÑOR”. Otra diferencia se encuentra en algunos nombres que se les dan a los personajes del Antiguo Testamento. En el caso de la RV60 llama al padre de Abraham Taré, y a su esposa Sarai. Pero otras versiones escriben estos nombres tal y como se pronuncian en el hebreo y por ello aparecen escritos como Teráj y Saray. Otra diferencia la podemos encontrar en la narración de las plagas de Egipto. Por ejemplo, si uno lee las plagas en la RV60 las describe en este orden: la plaga de la sangre, la de las ranas, la de los piojos, las moscas, etc. Pero cuando lee otras versiones se describen: la plaga de la sangre, la de las ranas, la de los zancudos o mosquitos, la de los tábanos, etc. La razón de estas diferencias obedece a la traducción que se le da a las palabras hebreas utilizadas. Por ejemplo, RV60 nos dice que la tercera plaga es la de los piojos, y esa palabra piojo proviene del hebreo ken (כֵּן) la cual literalmente significa insecto que pica. Debido a esto es difícil asegurar que tipo de insecto picó a los egipcios, y en su traducción al español Casiodoro de Reina decido traducirlo como piojo, debido a las continuas plagas de piojo en España en aquel entonces. Pero otros han decidido seguir la forma que los judíos usaron en Alejandría cuando realizaron la traducción del Antiguo Testamento del hebreo al griego (Septuaginta), donde esta palabra es traducida como mosquito o zancudo, ya que Alejandría está cerca de Egipto, y allí abundan las plagas de zancudos. Al final todas estas formas de traducción no le restan el carácter milagroso a la descripción del texto sagrado.

Concordancia Exhaustiva de la Biblia.


Una concordancia exhaustiva es un índice de las palabras de la Biblia. Algunas Biblias tienen una breve concordancia al final, con una pequeña lista de las principales palabras y nombres. Una concordancia exhaustiva enumera el uso de cada palabra de la Biblia y da todas las referencias donde esa palabra aparece. Por ejemplo, al momento de realizar un estudio por palabra de la Biblia uno puede escoger la palabra pecado e irse a una concordancia donde encontraría al parecido a esto:

Pecado: Culpa, Iniquidad, Maldad, Ofensa, Transgresión.

Ex. 29:14 quemarás a fuego… es ofrenda por el pecado.
Dt 24:16; 2 R 14:6; 2 Cr 25:4 cada uno morirá por su pecado.
Sal 51:5 formado, y en pecado me concibió mi madre… etc.

Uno podría inicia un estudio de la Biblia por palabra y escoger el termino pecado buscando en la concordancia todos los versículos donde se menciona dicha palabra y definir todos los temas relacionados a él, como su origen, los sacrificios de expiación en el Antiguo Testamento, la condición pecaminosa del hombre, sus terribles consecuencias, la forma en la cual el hombre es redimido del pecado, etc.  Al final podríamos con la ayuda de una concordancia llegar al siguiente arreglo para el estudio de la palabra pecado:

1.       El origen del pecado: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”, (Romanos 5:12).
2.       Todos desde el vientre de nuestra madre nacemos pecadores: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”, (Salmo 51:5).
3.       La paga del pecado: “Porque la paga del pecado es muerte…: (Romanos 6:23).
4.       La redención para nuestro pecado: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”, (Isaías 1:18).


Este arreglo sugerido o cualquier otro salen de considerar en la concordancia los diferentes versículos donde la palabra pecado aparece y escoger en función de estos los subtemas necesarios de acuerdo al criterio del estudioso bíblico. Entre las mejores concordancias podemos recomendar la Nueva Concordancia Strong Exhaustiva, la cual no solo enumera las palabras de la Biblia, sino también trae a la par el origen hebreo y griego de la misma.

Diccionarios Ilustrados de la Biblia.


              Un diccionario bíblico explica muchas de las palabras, temas, costumbres y tradiciones de la Biblia, pero también proporciona información histórica, geográfica, cultural y arqueológica. Provee material de respaldo de cada libro de la Biblia y breves biografías de los personajes principales de ambos testamentos. Una enciclopedia bíblica es un diccionario bíblico ampliado, con artículos más extensos, que trata con grandes detalles mayores temas. Por ejemplo, si quisiéramos ampliar nuestro estudio acerca del pecado, al consultar uno de estos diccionarios podríamos enriquecer aún más el contenido de la enseñanza. Si consultamos el  Diccionario Ilustrado de la Biblia de Wilton M. Nelson, uno podría encontrar la siguiente información con una vasta referencia bíblica:

1.       Una definición más acertada de lo que es pecado: “Junto con el concepto de la → SALVACIÓN, el concepto de pecado se manifiesta a través de toda la Biblia, y constituye la antítesis del amor redentor de Dios, el cual las Escrituras proponen como tesis principal. Pecado es aquel poder misterioso primordial que se opone por naturaleza a Dios y a su buena voluntad para con el hombre…”, (Diccionario Nelson).
2.       Una descripción de términos sinónimos que la Biblia usa para referirse al pecado: “falta, iniquidad, rebelión, injusticia, etc…”, (Diccionario Nelson).
3.       Una descripción más detallada de la naturaleza del pecado.
4.       Y la forma a través de la cual el hombre puede ser redimido del pecado: “Tras el primer pecado se nos dio la primera palabra de → ESPERANZA (Gn 3.15), y se señaló el camino que Dios seguiría en el desenvolvimiento de la «historia de la salvación»…”, (Diccionario Nelson).


Entre los diccionarios bíblicos que podemos recomendar mencionamos los siguientes:

1.       Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia de Wilton M. Nelson, Editorial Caribe.
2.       Diccionario Bíblico Arqueológico Mundo Hispano, Casa Bautista de Publicaciones.
3.       Nuevo Diccionario Bíblico de Ediciones Certeza.

Diccionarios Hebreo-Griego.


                Otra herramienta de gran ayuda es el usar diccionarios de palabras en hebreo y griego de la Biblia con el fin de estudiar su significado etimológico y comprender mucho mejor las verdades bíblicas. Por ejemplo, si uno lee el siguiente versículo uno podría pensar qué diferencia hay entre humildad y mansedumbre, si en nuestro idioma son términos sinónimos: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”, (Efesios 4:2). Pero el problema se resuelve cuando vamos a un diccionario griego y conocemos el significado etimológico de las palabras. Por ejemplo la palabra humildad proviene del griego tapeinofrosúne (ταπεινοφροσύνη) que describe a una persona que tiene un concepto adecuado de sí mismo, alguien quien no se exalta a sí mismo. La otra palabra, mansedumbre, se traduce del griego praótes (πρᾳότης) la cual literalmente significa alguien que tiene las riendas de sí mismo, es decir, alguien que ha domesticado sus pasiones y todo su ser para ponerlo en mansedumbre delante de Dios. Así un diccionario de hebreo y griego puede ayudar a comprender mejor el significado bíblico. Entre los diccionarios que podemos recomendar están:

1.       Diccionario de Hebreo Bíblico (Editorial Mundo Hispano).
2.       Léxico Concordancia del Nuevo Testamento en Griego y Español (Casa Bautista).
3.       Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento de W E. Vine (Editorial Caribe).
4.       Glosario Holman de Términos Bíblicos (Broadman & Holman).

Comentarios Bíblicos.


Un comentario bíblico es una serie de notas de carácter explicativas acerca de una sección de versículos de la Biblia con el propósito de aclarar el significado de los mismos. Generalmente las explicaciones de versículo a versículo van por cada uno de los libros de la Biblia con una presentación de los datos generales del libro donde se analizan la temática del mismo, el propósito, fechas, lugares geográficos y autores. Es importante que el lector no acostumbre a solo consultar esta ayuda ya que antes debe buscar su propia interpretación y luego compararla con la del comentario. Entre los comentarios bíblicos podemos recomendar:

1.       Comentario Bíblico de Matthew Henry.
2.       Comentario Bíblico del Nuevo Testamento de William Barclay.
3.       Nuevo Comentario Bíblico Ilustrado  de Editorial Caribe.


En general, podemos esforzarnos por tener la mejor biblioteca bíblica, diferentes versiones de la Biblia, Biblias de estudio, diccionarios bíblicos ilustrados con mapas, diccionarios hebreo-griego, diferentes comentarios bíblicos, libros de diferentes autores que hablen acerca de un libro o doctrina de la Biblia, etc., pero no debemos olvidar que en todo momento debemos depender de la guía del Espíritu Santo para que el aprovechamiento de estas herramientas de estudio sean realmente aprovechadas.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

2 Comments:

  1. Deseo suscribirme para recibir la publicación de sus estudios. De ser posible enviar a rudagoze@gmail.com

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios la bendiga, le acabamos de suscribir usando su correo rudagoze@gmail.com, Ud recibirá un correo de “FeedBurner Email Subscriptions”, favor dele aceptar o confirmar y Ud recibirá por e-mail los estudios. También puede darle click al icono de facebook (ya sea nuestra pagina o facebock personal) o twitter, si prefiere seguirnos allí que también son redes sociales donde se publican los estudios de Mundo Bíblico. También puede ir a las diferentes opciones de este blog que le ofrecen estudios de la Biblia de diferentes temas, además de la opción de escuchar en audio estudios de la Biblia en SoundCloud

      Borrar