El Propósito de las Parábolas (Mateo 13:10-17)


“Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane. Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”.
Mateo 13:10-17

Introducción


                 En estos versículos nuestro Señor Jesucristo nos explica de manera más detallada la razón por la cual le hablaba en parábolas a la gente. La parábola antes expuesta y las palabras de Jesús al final de la misma: El que tiene oídos para oír, oiga, debieron llenar de duda a los discípulos en cuanto el significado de la misma y por eso le preguntaron: ¿Por qué les hablas por parábolas? Definitivamente los discípulos estaban interesados en aprender de Jesús las verdades del reino de Dios, y hasta el momento sus explicaciones habían sido claras y enriquecedoras. Ya anteriormente había usado algunas metáforas y símiles para enseñarlas, como cuando hablo que ellos eran la sal de la tierra, la luz del mundo etc., pero nunca lo había hecho de una forma tan extensa como en forma de parábola y esto despertó la curiosidad de sus discípulos. Veamos en palabras del mismo Jesús el propósito de las parábolas.

proposito-parabolas
El Propósito de las Parábolas

Las Parábolas Revelan a sus Discípulos los Misterios de Dios


“Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado”.
Mateo 13:10-11

                En primer lugar, las parábolas de Jesús tenían como propósito revelar a sus discípulos los misterios del reino de Dios: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. En este texto la palabra misterio proviene del griego mustérion (μυστήριον) la cual representa un verdad espiritual que había estado oculta al entendimiento humano pero que ha sido revelada en los postreros días. Así son las parábolas de Jesús, misterios que nos revelan la semejanza de algunos acontecimientos de la vida cotidiana con el reino de Dios. Como vimos anteriormente, la parábola del sembrador nos muestra como la palabra de Dios tiene diferentes resultados en los corazones de los hombres. La parábola del trigo y la cizaña nos muestra como los hijos de Dios crecen en medio de gente hipócrita que se hace pasar por creyentes pero que sus frutos los desenmascaran. La parábola de la red nos enseña cómo será el juicio de los incrédulos, y así sucesivamente, cada parábola tiene una verdad espiritual escondida en un lenguaje figurado que el mismo Señor nos ayuda a comprenderlo. No olvidemos que así como en este tiempo Jesús estaba con sus discípulos y les explicaba todo lo que ellos no entendían, ahora nosotros tenemos al Espíritu Santo para instruirnos e iluminarnos en la verdadera interpretación de las Escrituras: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”, (1 Corintios 2:14). Por tanto, en las parábolas tenemos preciosas verdades espirituales que edificaran nuestras vidas y son reservadas para los que creemos en Jesús, y no para los incrédulos, ya que para ellos los misterios serán verdaderas que jamás comprenderán: más a ellos no les es dado.

Las Parábolas Esconden del Incrédulo el Significado del Misterio de Dios


“Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden”.
Mateo 13:12-13

                El segundo propósito de las parábolas, esconder de los incrédulos los misterios maravillosos de la palabra de Dios. Alguien podría pensar que esto es algo muy cruel de parte de Dios ya que les oculta aquello que puede salvarlos de la condenación eterna, pero no es así. Si recordamos la temática desarrollada en el capítulo anterior de este evangelio, recordaremos como aquellos hombres perversos blasfemaron en contra del Espíritu Santo aun después que vieron las obras de justicia que el mismo Señor Jesús realizaba. En Jesús no había engaño, y sus obras eran buenas, pero aquellos hombres era tan malos y soberbios que sus corazones se endurecieron para no creer. Por eso, Jesús les había estado predicando con toda la sinceridad y claridad posible, pero al ver esta actitud de soberbia decidió ya no perder el tiempo con ellos y narrar sus enseñanzas en forma de parábolas para que no entendieran y terminaran de condenarse aún más. Para explicar bien lo que pasa con estas personas nuestro Señor nos dice algo que parece injusto, pero realmente no lo es: Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Parecería injusto decir que al que no tiene se le tiene que quitar lo que tiene y dárselo a aquel que ya tiene para que tenga más, pero realmente no lo es, sino que es un proceso justo. Por ejemplo, alguien que se esfuerce por estudiar es justo que por su dedicación gane una beca que le permita acceder a estudios más especializados y le habrá puertas para aumentar aún más sus conocimientos. Por su dedicación se le dio más. Lo contrario ocurre con un perezoso que no se preocupe por estudiar de tal forma que lo poco que había aprendido termina por olvidarse y es reprobado del curso y el futuro ya no logra graduarse de la escuela. Una persona emprendedora y trabajadora, que sabe invertir y cuidar sus finanzas, es de esperarse que sus bienes crezcan y prospere mucho de tal forma que a lo que ya tiene se le agregue más. No así una persona descuidada que no se esmera por salir de su pobreza y en sus descuidos termina endeudándose en algo que es incapaz pagar, al final termina perdiendo por deudas todos sus bienes y se vuelve más pobre de lo que ya era. Y en la vida espiritual este principio también se aplica. Una persona que sabe humillarse delante de Dios y pone atención al mensaje del evangelio abriendo su corazón a la fe, es bendecida en gran manera y conforme sigue perseverando con sencillez su condición espiritual sigue creciendo aún más. Pero aquellos que por su soberbia deciden no creer al mensaje del evangelio y en lugar de eso deciden endurecer sus corazones, el poco discernimiento espiritual que poseen se les es arrebatado para que su condenación termine de completarse. Por eso Jesús dijo: Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. Si se niegan a entender lo obvio entonces el poco entendimiento espiritual que pudiesen tener se les es quitado para que verdaderamente no comprendan los misterios de Dios y se pierdan.

Las Parábolas son el Cumplimiento Profético de la Palabra de Dios


“De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane”.
Mateo 13:14-15

              Por otro lado el hecho de que Jesús comenzara a enseñar en forma de parábolas era parte del cumplimiento profético de la palabra de Dios. Jesús nos dice que en estas personas que no entienden los misterios de Dios se cumple la profecía de Isaías 6:9-10 donde vemos como el profeta Isaías fue enviado a hablarle a un pueblo terco y duro de cerviz: “Y dijo: Anda, y dí a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad”, (Isaías 6:9-10). Como Isaías, Jesús estaba en frente de un pueblo incrédulo que no estaba dispuesto a hacer a un lado todos sus prejuicios y tradiciones religiosas para que el evangelio los transformara, sin saber se estaban comportando como sus antepasados.

Las Parábolas Traen una Bienaventuranza a la vida de los cristianos


“Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”.
Mateo 13:16-17

                   Finalmente, las parábolas del Señor Jesús traen a nuestras vidas una verdadera bienaventuranza. Jesús les dijo a sus discípulos que eran dichosos de ver y oír estas parábolas, y no solo eso, sino eran dichosos de entenderlas porque muchos profetas y justos de la antigüedad desearon hacerlo pero no pudieron, porque estos misterios no habían sido reservados para ellos. Así hoy también nosotros somos bienaventurados de tener el entendimiento para comprender los misterios de Dios, aquellas cosas que en el Antiguo Testamento estaban ocultas al entendimiento normal, pero que ahora con la ayuda del Espíritu Santo se nos revela a todos nosotros que creemos por la fe en Jesús. Grandes misterios de Dios han sido revelados hoy a la iglesia, misterios como la resurrección de entre los muertos, el milenio, el rapto de la iglesia, la segunda venida de Cristo, entre otros, pero sobre todos, la obra redentora de Cristo en nuestras vidas: “El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”, (Colosenses 1:26-27). Comprender este misterio y otros es una verdadera bienaventuranza para aquellos a quien el Espíritu del Señor se los revela.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

20 Comments:

  1. MUY BUENOS ESTUDIOS, SIGA ADELANTE HERMANO QUE DIOS LE SIGA DANDO SABIDURIA Y ENTENDIMIENTO .

    ResponderBorrar
  2. Muchas gracias que Dios lo bendiga a Ud tambien.

    ResponderBorrar
  3. Excelente, me ayudan mucho. Dios le bendiga y le de mas entendimiento.

    ResponderBorrar
  4. Me encantan sus reflexiones. Son de gran bendición para mi estudio bíblico diario

    ResponderBorrar
  5. Excelente desarrollo gracias por compartir. Dios te bendiga

    ResponderBorrar
  6. Muchísimas gracias resolví mis inquietudes Dios te bendiga

    ResponderBorrar
  7. Respuestas
    1. Admiro ese desenvolvimiento la destreza para explicar q hermoso Db

      Borrar
  8. Muy buena explicación.muchas bendiciones.

    ResponderBorrar
  9. Excelente hermano Dios le siga dando entendimiento me ayudo mucho Dios le bendiga

    ResponderBorrar
  10. Gracia y paz.
    Aún no leo el artículo completo, y creo que usaré material de aquí para una prédica.

    ¡Gracias, Dios bendiga !

    ResponderBorrar
  11. Gracias hermano muy edificante este estudio sobre las parábolas. Bendiciones

    ResponderBorrar
  12. De.muucha bendición esta explicación. Gracias

    ResponderBorrar
  13. Muy buena enseñanza! Bendiciones

    ResponderBorrar
  14. Excelente enseñanza hermano que el Señor le siga dando el entendimiento y la iluminación para seguir con su obra bendiciónes!!!

    ResponderBorrar
  15. Hermosa explicación exegeticamente bien dicernida,gracias por ello, Bendiciones a todos por el Estudio.

    ResponderBorrar
  16. Bendita la palabra de nuestro señor gracias por este estudio que me ayuda a entender que Dios siga añadiendo sabiduria para que pueda seguir compartiendo.

    ResponderBorrar