La Eficacia de la Palabra de Dios (Mateo 13:18-23)

“Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.  El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”.
Mateo 13:18-23

Introducción


               Los versículos del 18 al 23 del capítulo 13 del evangelio según Mateo nos presentan la explicación de la parábola del sembrador en labios de nuestro Señor Jesucristo. Al igual que la parábola del trigo y la cizaña, la parábola del sembrador presenta su explicación en este evangelio, y ya anteriormente habíamos considerado el estudio de esta parábola enfocada en los cuatro tipos de oyentes y sus diferentes corazones: el corazón duro, el corazón descuidado, el corazón atiburrado y el corazón convertido. Sin embargo, en esta ocasión enfocaremos el estudio de la parábola del sembrador no en los oyentes de la palabra, sino en el predicador y la eficacia de la semilla que se siembra la cual es la palabra de Dios.

eficacia-palabra
La Eficacia de la Palabra de Dios

La Semilla y el Sembrador


“Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador…”
Mateo 13:18

                  La parábola del sembrador nos habla de uno de los oficios más importantes del reino de Dios: la predicación de la palabra del Señor. En Marcos se nos dice que el sembrador es el predicador del evangelio: “El sembrador es el que siembra la palabra”, (Marcos 4:14); mientras que la semilla representa a la palabra del Señor: “Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios”, (Lucas 8:11). La palabra de Dios es el medio que el Señor ha utilizado desde el principio de la humanidad para comunicarle al hombre su voluntad y mostrarle el camino correcto, y desde que el hombre pecó y se apartó de Él, ha estado levantando siervos que se han encargado de enseñar el mensaje de su palabra. Por medio del conocimiento de la palabra viene el conocimiento de la salvación a través de la fe en Jesús y por eso se hace necesario que existan heraldos de Dios que se encarguen de anunciar este glorioso mensaje a todos los hombres: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”, (Romanos 10:13-15). Por esta causa Dios levanta a sus heraldos los cuales esparcen la semilla de salvación en medio de los hombres a través de predicar la palabra de Dios. Ahora bien, esta semilla que se esparce es eficaz en el trabajo que se hace: “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”, (Isaías 55:10-11). La palabra de Dios jamás vuelve vacía, sino prospera en aquello para lo cual Él la envía, ésta es capaz de discernir dentro de los más profundo de los corazones de los hombres y discernir sus verdaderas intenciones y pensamientos: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”, (Hebreos 4:12). Esta palabra es capaz de salvar al hombre y enseñarle, redargüirle, corregirle e instruirlo en justicia: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”, (2 Timoteo 3:16-17). Por tanto, esta semilla que es la palabra de Dios tiene el poder de salvar al hombre que crea en su mensaje.

La Eficacia de la Palabra de Dios


“Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”.
Mateo 13:18-23

                    Hasta el momento hemos dicho que la palabra de Dios es eficaz, que no vuelve vacía al Señor, sino persevera en aquello para lo cual la envió. Sin embargo, si leemos la explicación de esta parábola podemos ver que la semilla no logro producir en todos los corazones los frutos de arrepentimiento. Ya sea porque se trataba de un corazón duro, o un corazón descuidado, o un corazón atiburrado, la semilla de la palabra de Dios no logro transformar ese corazón y la persona no se convirtió y por ende su alma se perdió en la condenación eterna. Si esto es así, será acaso que la palabra de Dios fallo en su propósito. La respuesta es ¡NO! El principal propósito de la palabra de Dios es transformar al hombre para que a través de la fe en Jesús se salve, pero si este cierra su corazón, esta misma palabra que le mostró el camino de salvación le condenara en la eternidad: “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”, (Juan 12:48). El hombre que hoy rechace el mensaje del evangelio debe estar consciente que esta palabra le condenara en la eternidad ya que no tendrá excusa delante de Dios. Por esta causa el mensaje del evangelio tiene que ser anunciada en todo el mundo, para que los que crean a ella se salven y tengan vida eterna, pero lo que no crean sean condenados por la misma dureza de su corazón: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado”, (Marcos 16:15-16). Aquel día muchos que escucharon el mensaje del evangelio no podrán excusarse delante de Dios alegando ignorancia ya que a través del conocimiento de la ley conocemos lo que es pecado: “¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí”, (Romanos 7:7-9). Nadie podrá excusarse delante del Señor, porque aun a través de las mismas obras de la naturaleza Dios les ha hablada a aquellos a quienes nunca se les ha predicado: “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”, (Romanos 1:20-21). Y mayor condenación tendrán aquellos que si escucharon el evangelio pero le rechazaron para vivir en sus pecados: “Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia”, (Romanos 2:5-8). Quiera Dios que todos nosotros seamos aquel grupo que cree en su palabra para vida eterna y no aquellos quienes endurecieron sus corazones para no obedecer a la verdad y que esta misma le juzgue en la eternidad. En cualquier caso la palabra de Dios habrá perseverado en aquello para la cual fue enviada.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario