Tipos y Símbolos en la Biblia

“Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan”.
Hebreos 10:1

             En este pasaje de Hebreos 10:1 encontramos una forma de lenguaje figurado a través del cual se hace una semejanza entre las leyes que tenían que ver con los sacrificios que los sacerdotes hacían y la obra expiatoria de Cristo, y a esto el autor los llama: la sombra de los bienes venideros. Este tipo de lenguaje entra en la categoría de tipos y símbolos. Los tipos y símbolos son una especie de lenguaje figurado que aparecen en la Biblia y aunque realmente no se pueden considerar como figuras retoricas como los tropos antes vistos, nos ofrecen una importante forma de representar en forma figurada las verdades espirituales de la palabra de Dios, lo cual hace de gran importancia su estudio. En esta sección consideraremos de manera separada los tipos y símbolos que se encuentran en la Biblia.

simbolos-tipos
Tipos y Símbolos en la Biblia

LOS TIPOS



              El termino tipo proviene de la palabra griega typos y con ella se  hace referencia  a aquellos acontecimientos históricos, personas o cosas del Antiguo Testamento que establecen una conexión con hechos, personas o cosas del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento encontramos el tipo, mientras que en el Nuevo Testamento encontramos el antitipo, de allí que el tipo debe encontrar su estrecha relación en el Nuevo Testamento. Para que algo sea considerado un tipo en la Biblia deben considerarse las siguientes condiciones:

1.       Debe existir una clara y genuina semejanza entre el tipo y el antitipo, y no imaginaria.
2.       Es declarada de forma directa o indirecta en el Nuevo Testamento.
3.       El tipo debe prefigurar algo en el futuro.

Veamos los diferentes tipos que existen en la Biblia y como estas reglas se cumplen en ellos.

Personas como tipos.


Hay en el Antiguo Testamento un buen número de personas que pueden considerarse como tipos, entre estas podemos mencionar las siguientes:

1.       Adán, cabeza y representante de la humanidad, es un tipo de Cristo, pese a que en la comparación no falta el contraste, pues el primero fue cabeza de una raza caída, mientras que Cristo lo es de una humanidad redimida (Romanos 5:14, 19; 1 Corintios 15:45).
2.       En el espíritu y poder de su ministerio profético Elías fue tipo, también, de Juan el Bautista.
3.       El Abraham creyente es tipo de todos los seres humanos que serían justificados por la fe (Génesis 15:6; Romanos 4:3; Gálatas 3:6).
4.       Melquisedec es un tipo del sacerdocio de Cristo (Hebreos 7: 1-3, 15-17).
5.       Moisés tipifica también a Cristo por su fidelidad en relación con la casa de Dios (Hebreos 3:2-6), así como por su función profética (Deuteronomio 18:15,18; Hechos 3:22; 7:37).

Materiales como tipos.


                En esta categoría pueden entrar los utensilios del Tabernáculo de reunión que Moisés levanto en el desierto, como el candelabro de siete brazo, la mesa de los panes de la proposición, el altar de bronce, etc., los cuales prefiguran como un tipo de la obra redentora que Cristo realizaría en estos postreros tiempos. Por ejemplo:

1.       El altar de bronce: En él se ofrecían todos los sacrificios del pueblo. Era imposible acercarse a Dios y entrar al atrio sin el sacrificio y el derramamiento de sangre. Esto es un tipo de como el hombre es justificado a través del sacrificio de Cristo.
2.       El lavacro: Aquí los sacerdotes tenían que lavarse antes de entrar en el tabernáculo. La fuente reflejaba la necesidad de limpieza y también proveía el medio para la limpieza. Por tanto, este representa un tipo de la limpieza que la sangre de Cristo realiza en el ser humano.
3.       El candelabro de oro. Tenía siete lámparas en las cuales se quemaba el aceite para el alumbrado. Este es un tipo de Jesús el cual dijo, “Yo soy la luz del mundo” (Juan 3:19; 8:12; 12:46).

Así podríamos encontrar una tipología entre los diferentes utensilios del Tabernáculo de reunión y Cristo, sin llegar a abusar demasiado de este método ya que en su conjunto, el Tabernáculo es tipo del Hijo de Dios encarnado: “El verbo se hizo carne y habitó (literalmente, estableció su tabernáculo o tienda) entre nosotros”, (Juan 1:14) en el cual Dios manifestaría su presencia y su gloria.

Instituciones como tipos.


Los sacrificios de corderos y otros animales cuya sangre se consagrada para hacer expiación por las almas de los hombres (Levítico 17:11) eran tipos de Cristo, quien “como cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:19) “fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos” (Hebreos 9:28). El sabat o día de reposo, es un tipo del eterno descanso del creyente: “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios”,  (Hebreos 4: 9). Las ciudades de refugio que se establecen en la ley mosaica donde el israelita que mataba por accidente a una persona podía escapar (Números 35:9­34) eran un tipo de las provisiones del Evangelio mediante el cual el pecador puede salvarse de la muerte eterna. La fiesta de la pascua es un tipo de la cena del Señor.

Acontecimientos como tipos.


Pueden incluirse en este grupo buen número de eventos relatados en el Antiguo Testamento, por ejemplo, la colocación de la serpiente de bronce sobre el asta en medio del campamento israelita es usada por Jesús como tipo de su propia crucifixión (Juan 3:15), las diversas experiencias de Israel en el desierto son usadas por Pablo como lecciones aplicables a la vida cristiana (l Corintios 10:11). La suministración del maná en el desierto es un tipo del alimento espiritual que Cristo da para vida eterna (Juan 6:48-51), el agua de la roca es un tipo de como Cristo puede saciar la sed espiritual de los hombres (1 Corintios 10:4), entre otros.

LOS SÍMBOLOS


               Otra forma en la cual se representan las verdades espirituales en la Biblia es a través de los símbolos. Un símbolo es signo que establece una relación de identidad con una realidad espiritual. Uno podría afirmar hasta cierto punto que un tipo es un símbolo, pero no todo símbolo es un tipo. La diferencia radical entre el tipo y el símbolo es que el primero tiene una confirmación en el Nuevo Testamento, mientras que el otro no. Un símbolo puede llegar a tener diferentes interpretaciones dependiendo del contexto bíblico. Veamos algunos ejemplos de esto.

1.       El fuego puede ser un símbolo de purificación: “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”, (1 Pedro 1:7); pero también de juicio: “Y de miedo pasará su fortaleza, y sus príncipes, con pavor, dejarán sus banderas, dice Jehová, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén”, (Isaías 31:9).
2.       El agua puede ser símbolo del lavamiento moral: “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra”, (Efesios 5:26); o también puede ser símbolo de salvación: “más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”, (Juan 4:14); o también puede ser un símbolo de una vida llena del Espíritu Santo: “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”, (Juan 7:37-39).
3.       El arcoíris es un símbolo tradicional de la fidelidad del pacto de Dios: “Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos: Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra. Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne. Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra”, (Génesis 9:12-16).
4.       La lepra, aunque es una enfermedad, generalmente es vista como un símbolo de los efectos del pecado en el hombre: “Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado”, (Lucas 17:17-19).
5.       El fruto es un símbolo de las grandes virtudes que un cristiano tiene que reflejar en su carácter: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”, (Gálatas 5:22-23). El mismo Jesús utilizo la palabra fruto para decir que por las características de su carácter reconocerían a los falsos profetas: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos”, (Mateo 7:15-17).

Y así sucesivamente podemos encontrar varios ejemplos de símbolos en la palabra de Dios. En los libros proféticos podemos encontrar una buena cantidad de símbolos usados para transmitir el mensaje de Dios. Por ejemplo vemos que Dios le ordeno a Isaías andar desnudo y descalzo como símbolo de lo que le iba a acontecer a Egipto: “en aquel tiempo habló Jehová por medio de Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve y quita el cilicio de tus lomos, y descalza las sandalias de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo. Y dijo Jehová: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, por señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía, así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto y los deportados de Etiopía, a jóvenes y a ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto”, (Isaías 20:2-4). También tenemos el caso de Jeremías a quien Dios le pidió que escondiese su cinto en una hendidura en el Éufrates el cual después de varios días se pudrió y esto fue un símbolo de cómo se pudriría la soberbia de Judá: “Toma el cinto que compraste, que está sobre tus lomos, y levántate y vete al Éufrates, y escóndelo allá en la hendidura de una peña. Fui, pues, y lo escondí junto al Éufrates, como Jehová me mandó. Y sucedió que después de muchos días me dijo Jehová: Levántate y vete al Éufrates, y toma de allí el cinto que te mandé esconder allá. Entonces fui al Éufrates, y cavé, y tomé el cinto del lugar donde lo había escondido; y he aquí que el cinto se había podrido; para ninguna cosa era bueno. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Así ha dicho Jehová: Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén”, (Jeremías 13:4-9). También tenemos el caso del profeta Oseas al cual Dios le ordeno que se casara con una fornicaria como un símbolo de como Israel había cometido adulterio espiritual contra Jehová al fornicar con otros dioses (Oseas 1). Y así podemos seguir encontrando más ejemplos de símbolos en los libros proféticos como la vara de almendro en Jeremías 1:11 que es símbolo de la vigilancia activa con que Jehová atendería la ejecución de su palabra, la olla hirviente de Ezequiel 24:1-14 que es símbolo del juicio que Dios traería sobre Jerusalén a través de Babilonia, la restauración de los huesos secos en Ezequiel 37:1-14 que es un símbolo de la restauración de la nación de Israel, etc.

De igual forma los libros que poseen literatura apocalíptica están llenos de símbolos. Por ejemplo, tenemos la estatua del sueño de Nabucodonosor con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce y sus piernas de hierro de Daniel 2:36-43, en cuyo caso cada material es un símbolo de las naciones de Babilonia, Media y Persia, Grecia y Roma. También las cuatro bestias que Daniel vio en su visión representan las mismas naciones (Daniel 7:1-8). La visión del carnero y del macho cabrío son símbolos de las naciones de los medos-persas y griegos respectivamente (Daniel 8:1-8). Y en el libro de Apocalipsis las visiones de Juan están llenas de símbolos como la del Cristo glorificado (Apocalipsis 1:9-20), los siete candelabros (Apocalipsis 1:13), las dos bestias que representan al anticristo y falso profeta (Apocalipsis 13), el cordero, la gran ramera (Apocalipsis 17:1-6), el dragón (Apocalipsis 12:5-6), entre otras.

Por tanto, la Biblia está llena de tipos y símbolos los cuales tenemos que interpretar siguiendo la leyes de la hermenéutica con el fin que comprendamos mejor el mensaje que Dios ha dejado plasmado en las páginas de la Biblia.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario