Las Divisiones y Subdivisiones de un Sermón


“Retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”.
Tito 1:9

divisiones-subdivisiones
Las Divisiones y Subdivisiones de un Sermón


“Cuando prediques, se simple, lógico y breve”.
Guy N. Woods

               Toda predicación demanda una preparación previa y esto a su vez demanda un predicador responsable y dedicado a esta noble función. Para que el sermón sea eficaz debemos buscar la ayuda del Espíritu Santo, y al mismo tiempo tenemos que planear cada parte de sermón definiendo las diferentes divisiones y subdivisiones que se necesitan para esclarecer el mensaje que se quiere compartir. El siguiente paso después de haber escogido el tema y el texto es definir las partes en las cuales se desarrollara la temática y a eso le llamamos divisiones y subdivisiones.

LAS DIVISIONES DEL SERMÓN


                  Todo sermón bien planeado ha de considerar arreglar los principales puntos de los cuales se va a hablar en divisiones. Las divisiones de un sermón deben presentar un arreglo tal que estén en armonía con el pensamiento central del tema y vallan llevando al oyente en una lógica de reflexión que lo haga comprender fácilmente el mensaje. No se recomienda usar más de tres o cuatro divisiones, para que el mensaje no sea demasiado largo y cansen los oídos de nuestros oyentes, pero en el caso de tener 5 puntos o más, el predicador deberá ser muy breve para no extenderse más del tiempo prudente. Cada vez que formulemos una división debemos confrontarla con el tema y asegurarnos que tengan una relación directa, porque de lo contrario nos hallaremos hablando de cosas que no tienen una continuidad con el tema central. En general, podemos afirmar que las divisiones principales de un sermón deben cumplir las siguientes características:

1.       Deben formularse en un oración gramatical completa.
2.       Deben tener una relación estrecha con el tema del sermón.
3.       Cada división debe ser diferente a las otras.
4.       Las divisiones deben tener un orden lógico.

Veamos algunos ejemplos y como el tema y el texto están relacionados entre sí, y a su vez las divisiones tienen estrecha relación con el tema.

Ejemplo 1:

Tema: Tres necesidades en la vida del hombre (Ezequiel 36:25-27).


Texto: “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.  Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra”, (Ezequiel 36:25-27).

Divisiones:

 I.            LA NECESIDAD DE SER LIMPIO DE NUESTROS PECADOS: “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré”.
 II.            LA NECESIDAD DE UN NUEVO CORAZÓN: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”.
 III.            LA NECESIDAD DEL ESPÍRITU SANTO: “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra”.


Ejemplo 2:

Tema: El desafío de la palabra de Dios (Esdras 7:10).


Texto: “Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”, (Esdras 7:10).

             I.            EL DESAFÍO DE ESTUDIAR SU PALABRA: “Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová…”
                 II.            EL DESAFÍO DE VIVIR SU PALABRA: “… y para cumplirla…”
                 III.            EL DESAFÍO DE ENSEÑAR SU PALABRA: “… y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.


LAS SUBDIVISIONES DEL SERMÓN


                   Se le conocen con el nombre de subdivisiones a aquellos pequeños subtítulos que se realizan en cada división principal con el objetivo de ampliar el significado de las divisiones para que el pensamiento sea más claro y detallado. Las subdivisiones del sermón surgen con el propósito de apoyar las divisiones principales. Las subdivisiones deben ser solo apoyos de la división, nunca deben quitarle el protagonismo. Así como las divisiones principales del sermón tienen relación estrecha con el tema del sermón, así las subdivisiones que se realicen deben tenerlo con su división principal. Cuando se trabaja con divisiones o subdivisiones se puede auxiliar de otros versículos de la Biblia diferentes al texto principal y que están alineados con el mismo pensamiento, esto con el fin de dar más autoridad a lo que se está enseñando. Veamos un ejemplo.

         Ejemplo:

Tema: Sin santidad nadie verá al Señor (Hebreos 12:14).


Texto: “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”, (Hebreos 12:14).

                              I.            DIOS DEMANDA SANTIDAD (Primera división).

                    II.         RAZONES POR LAS CUALES DEBEMOS SER SANTOS (Segunda división).

“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”.
1 Pedro 1:13-19
                Subdivisiones de la división 2
               
                1.       Porque Dios es Santo.
                2.       Porque juzgara todas nuestras obras.
                3.       Porque nuestra santificación vale la sangre de Cristo.

                    III.            ¿CÓMO SER SANTOS? (Tercera división).

Subdivisiones de la división 3

1.       Se es santo por el sacrificio de Cristo: “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”, (2 Timoteo 1:9).
2.       Es nuestra responsabilidad perfeccionar nuestra santidad: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”, (2 Corintios 7:1).
3.       Un día nuestra santificación se perfeccionara: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”, (Efesios 4:11-12).






Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario