La invitación de Dios (Oseas 14:1-7)


Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia. Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano”.
Oseas 14:1-7

INTRODUCCIÓN


A lo largo de nuestra vida recibimos muchas invitaciones ya sea de nuestros amigos para ir a una fiesta o salir a divertirse, o a una cita amorosa o una invitación de estudiar en alguna universidad o para trabajar en algún lugar, sin embargo, la mayor de las invitaciones que podamos recibir viene de Dios y en Oseas antes de finalizar su profecía realiza tres invitaciones a Israel, mismas que nosotros no debemos desaprovechar. Veamos en detalle en qué consiste cada invitación.

invitación-de-Dios
La invitación de Dios

                                I.            LA INVITACIÓN A VOLVERNOS A DIOS.


“Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído”.

En primer lugar, vemos la invitación que Dios nos hace a reconocer nuestros pecados y volvernos a Él. Oseas exhortaba a Israel a volver a Jehová porque por causa del pecado se encontraban alejados de su presencia: Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. En la Biblia encontramos como el hombre se encuentra caído de la gracia divina por causa de sus pecados y esto los excluye de la vida eterna: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”, (1 Corintios 6:9-10). Los hombres debemos reconocer lo importante que es reconocer nuestros pecados ya que si no los abandonamos estos nos destruirán tal y como le paso a Israel, una nación que fue llamada por Dios a ser testigos de su grandeza y gozar de todas sus bendiciones, pero lamentablemente ellos se revelaron y las consecuencias de sus pecados los alcanzaron. Por esto es importante reconocer nuestros pecados y atender su llamado antes que nuestros pecados nos destruyan y seamos condenados en el infierno: “Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos”, (Zacarías 1:3). Esta es la primera de la invitación que debemos aceptar de Dios, volvernos a Él.

                             II.            LA INVITACIÓN A ARREPENTIRNOS DE NUESTROS PECADOS.


“Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia”.

La segunda invitación que Dios hace a los hombres es al arrepentimiento de sus pecados. Dios desea que nos volvamos a Él, pero en arrepentimiento. El arrepentimiento es más que un simple remordimiento temporal, es experimentar un verdadero quebranto por lo malo que hemos hecho a tal punto que pidamos roguemos que nuestros pecados sean quitados: Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. La persona que se arrepiente verdaderamente se duele por su pecado y no puede continuar en su vida anterior, sino muestra un cambio completo en su actitud, forma de pensar y de sentir: No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia. Dios quería que Israel se diera cuanta que ninguna nación o sus falsos dioses los librarían del mal que venía, su deseo era que se volvieran a Él reconociéndolo como su único Dios, al igual que ahora nuestro Señor nos invita a arrepentirnos de nuestras maldades, a convertirnos de las tinieblas y seguirlo fielmente porque de lo contrario moriremos en nuestros pecados: El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”, (Proverbios 28:13).

                          III.            LA INVITACIÓN A SER RESTAURADOS POR SU GRACIA.


“Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano”.

Finalmente, Dios nos invita a recibir su restauración: Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano. Si hay algo que Dios puede hacer en nuestra vida es restaurar nuestra vida ya que tiene un plan especial de bendición para cada uno de nosotros. Si hay un poder grande en este mundo es el poder restaurador de Cristo, ya que hemos visto como los borrachos, adúlteros, delincuentes, homosexuales, ladrones, mentirosos y toda clase de pecadores han sido salvados y sus vidas restauradas por la misericordia de Dios: “Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna”, (Tito 3:3-7). Hoy en día esta es una invitación que no debemos desaprovechar.

CONCLUSIÓN.


               En Oseas 14:1-7 podemos encontrar tres invitaciones que el Señor le hace al ser humano y que no debemos desaprovechar, estas son:

1.       La invitación a volvernos a Dios.
2.       La invitación a arrepentirnos de nuestros pecados.
3.       La invitación a ser restaurados por su gracia.




Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario