¿Cómo enfrentar las crisis? (1 Samuel 30:3-8)

“Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas. Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos”.
1 Samuel 30:3-8

INTRODUCCIÓN

Una crisis se puede definir como una situación grave y difícil que altera la vida cotidiana de una persona. En nuestra vida cristiana todos estamos expuestos a sufrir porblemas y aún crisis que pueden en determinado momento angustiar nuestra alma. David fue una persona que enfrento muchas crisis a lo largo de toda su vida y nos enseña la manera correcta de enfrentarnos a ellas y obtener de parte de Dios la victoria final. 
  
Saul-intenta-matar-a-David
Saul intenta matar a David

I.                      ENFRENTANDO UNA TERRIBLE CRISIS.

“Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas. Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas…”

            Estos versículos nos muestran lo terrible que llego a ser la situación para David. Él se encontraba viviendo en tierra de los filisteos por motivo de las constantes persecuciones que sufría de parte de Saúl, y en esta nación era mal visto, sin embargo, su situación empeoro cuando un día que regresaba junto con sus hombre a sus tiendas, encontró sus tiendas quemadas, habían saqueado  completamente sus posesiones y raptado a sus mujeres e hijos. Cuando esto pasó la Escritura nos dice que todos hicieron un gran lamento: Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. Lamentablemente la situación de dolor no termino aquí sino que empeoro cuando sus propios hombres le echaron la culpa y querían apedrearlo: Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma.

            David estaba enfrentando una verdadera crisis en su vida. Ya anteriormente su vida había sido difícil, las persecuciones de Saúl para matarlo lo habían obligado a habitar en un pueblo enemigo donde era odiado y por si fuera poco ahora que regresaba a su aldea la encuentra quemada, saqueada y se habían llevado a todas las mujeres y niños de tal forma que hasta sus propios hombres lo querían apedrear.  Muchas veces como David podemos enfrentar crisis terribles donde después de un problema viene otro más terrible que provoque una gran amargura de alma y como David podemos llorar hasta que nos falten las fuerza. Pero, ¿qué podemos hacer ante tal crisis?

II.                ¿CÓMO ENFRENTAR LAS CRISIS?


David nos muestra cómo enfrentar las crisis.

1.      Fortalecernos en el Señor.


“… más David se fortaleció en Jehová su Dios…”

            Cuando las fuerzas nos abandonen y todo se vea perdido, como David podemos acudir al único lugar donde podemos ser fortalecidos: Dios.

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación”.
2 Corintios 1:3-5

            En este mundo vamos a atravesar por muchas tribulaciones, pero es importante que como David, el Señor sea nuestra fortaleza aun en las peores situaciones.

2.      Buscar a la respuesta a los problemas en oración.


“Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar?”

            Antes de realizar cualquier cosa, David decidió buscar a Dios en oración. Muchas personas cuando se encuentran en problemas deciden actuar confiando en sus propios recursos, David pudo haber confiado en su experiencia militar y haber organizado a sus hombres para rastrear a los saqueadores; pero no lo hizo. Primero consulto a Dios. Como David debemos consultar en oración primero a Dios.

3.      Esperar la respuesta de Dios para actuar.


“Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos”.

            Finalmente la respuesta de Dios llego a David y esto le dio la confianza para actuar y obtener la victoria sobre todos sus problemas. De igual forma cada uno de nosotros debe saber esperar en oración la dirección de Dios para poder actuar y no tratar de adelantarnos o querer resolver las cosas de una manera equivocada que pueda provocarnos más problemas de los que ya tenemos.

            CONCLUSIÓN


            Este pasaje bíblico nos enseña la manera correcta de enfrentar las crisis en nuestras vidas:

1.      Fortalecerse en el Señor.
2.      Buscar primeramente la respuesta en oración.
3.      Esperar la respuesta de Dios para actuar.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario