Elementos indispensables en el caminar con Dios (Colosenses 2:6-7)


“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias”.
Colosenses 2:6-7

INTRODUCCIÓN

            En nuestro caminar con Dios debemos asegurarnos que existen ciertos elementos indispensables que nos ayudan a permanecer en el verdadero camino y en estos versículos el apóstol Pablo nos habla de cuatro de ellos.



                               I.            ARRAIGARNOS EN DIOS.


“…arraigados… en él”.

            El diccionario Enciclopédico Ibalpe 2004 traduce la palabra arraigar como “echar o criar raíces, establecer, fijar firmemente una cosa”. Estar arraigado en Dios significa anclarnos firmemente en sus caminos. Permanecer firme y sin fluctuación en el cristianismo. Una de las cosas que más cuesta en la vida cristiana es el ser constante. Constante en nuestra devoción a Dios, constante en nuestra lectura bíblica, constante en la oración, constante en congregarnos, constante en el servicio de su obra, etc. Por ello la Biblia nos exhorta a estar firmes y constantes siempre creciendo en la obra del Señor, aun en medio de las peores situaciones:

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.
1 Corintios 15:58

                            II.            CONSTRUIR NUESTRA RELACIÓN CON DIOS.


“sobreedificados en él…”

            La palabra sobreedificar nos da la idea de construir un edificio, y en este sentido se refiere a poner todo nuestro esfuerzo y dedicación en la construcción de una relación personal con Dios. Para poder tener una buena relación con Dios necesitamos esforzarnos en sacar fuera todas aquellas malas actitudes de la vieja naturaleza y luchar por incluir una serie de virtudes que contribuirán a nuestro caminar con el Señor. Por esto mismo las Escrituras nos enseñan a desechar las cosas malas y aprender las  espirituales.

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría… Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia”.
Colosenses 3:5, 12

                         III.            CONFIRMAR NUESTRA FE.


“…confirmados en la fe…”

            Confirmar significa corroborar la certeza de algo para dar mayor seguridad a nuestras convicciones. Así nosotros bebemos estar bien seguros en la fe a la cual hemos sido llamados. En este caminar diario debemos tener siempre presente nuestra ciudadanía celestial en todo momento, así como las preciosísimas promesas de gloria que no se comparan a las cosas de este mundo. Si este elemento no está presente en nuestra vida, las pruebas nos debilitaran y podríamos perder el entusiasmo y devoción por el Señor al enfocarnos en las cosas efímeras este mundo.

“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros”.
1 Pedro 1:3-4

                          IV.            ABUNDAR EN ACCIONES DE GRACIA.


“… abundando en acciones de gracias”.

            Finalmente, el caminar con Dios debe ir acompañado de acciones de gracia, es decir, nuestro servicio hacia los demás. Nuestra vida cristiana no estará completa si no le servimos a los demás, tal y como nuestro Señor Jesucristo nos enseñó: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”, (Marcos 10:45). Por eso, debemos esforzarnos en seguir este ejemplo sabiendo que la Biblia alaba a los que tal hacen.

“Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún”.
Hebreos 6:10

            CONCLUSIÓN.


            El caminar con Dios debe involucrar los siguientes elementos:

1.      Arraigarnos en Dios.
2.      Sobreedificarnos en el Señor.
3.      Confirmar nuestra fe.
4.      Abundar en acciones de gracia.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario