Si Dios lo dijo se cumplirá (Zacarías 1:4-6)




INTRODUCCIÓN

            Si existe un pueblo que puede confirmar la exactitud del cumplimiento de las palabras de Dios, ese es Israel. Cuando los saco de Egipto les entrego sus leyes y les compartió todas sus bendiciones que vendrían por obedecer su palabra, pero también les advirtió de las consecuencias de no hacerlo. Lamentablemente ellos no obedecieron y a pesar que Dios les levanto profetas que los amonestaron y les exhortaron al arrepentimiento, jamás los escucharon. Como consecuencia Israel cae en manos de los asirios, y más tarde Jerusalén es destruida y sus ciudadanos son deportados a Babilonia.

su-palabra-se-cumplira
La Palabra de Dios siempre se cumplirá

                               I.            EL CUMPLIMIENTO DE LA PALABRA DE DIOS ACERCA DE LOS JUICIOS PARA ISRAEL.


70 años más tarde de la deportación de Jerusalén a Babilonia, los judíos están de regreso a su tierra y es allí donde Dios les pide que reflexionen acerca de las palabras de juicio que los antiguos profetas anunciaron a sus antepasados y como estas a pesar de la incredulidad de ellos se habían cumplido.  Esto nos hace reconsiderar que verdaderamente las promesas de Dios se cumplen, tanto aquellas de bendición como los juicios que emite en contra de los pecadores. Hoy en día vivimos en un mundo que no creen en los juicios que vienen para los pecadores, pero debemos reconsiderarlo ya que estos se cumplirán.

                            II.            OTROS EJEMPLOS DE CUMPLIMIENTO DE SU PALABRA.


En la Biblia encontramos algunos ejemplos más de juicios que fueron pronunciados por Dios y que años más tarde se cumplieron. Por ejemplo vemos el caso de la maldición de aquel que se atreviera a edificar Jericó:

“En aquel tiempo hizo Josué un juramento, diciendo: Maldito delante de Jehová el hombre que se levantare y reedificare esta ciudad de Jericó. Sobre su primogénito eche los cimientos de ella, y sobre su hijo menor asiente sus puertas”.
Josué 6:26

Años más tarde vemos su fiel cumplimiento: “En su tiempo Hiel de Bet-el reedificó a Jericó. A precio de la vida de Abiram su primogénito echó el cimiento, y a precio de la vida de Segub su hijo menor puso sus puertas, conforme a la palabra que Jehová había hablado por Josué hijo de Nun”, (1 Reyes 16:34).

También tenemos la palabra profetizada por un profeta de Judá contra Jeroboam por causa de sus pecados:

“Aquél clamó contra el altar por palabra de Jehová y dijo: Altar, altar, así ha dicho Jehová: He aquí que a la casa de David nacerá un hijo llamado Josías, el cual sacrificará sobre ti a los sacerdotes de los lugares altos que queman sobre ti incienso, y sobre ti quemarán huesos de hombres”.
1 Reyes 13:2
            Muchos años después el rey Josías cumplía esta profecía: “Asimismo profanó el rey los lugares altos que estaban delante de Jerusalén, a la mano derecha del monte de la destrucción, los cuales Salomón rey de Israel había edificado a Astoret  ídolo abominable de los sidonios, a Quemos ídolo abominable de Moab, y a Milcom ídolo abominable de los hijos de Amón. 14 Y quebró las estatuas, y derribó las imágenes de Asera, y llenó el lugar de ellos de huesos de hombres”, (2 Reyes 23:13-14).

            En general podemos estar seguros de que si Dios pronuncia un juicio sobre el pecado de una persona o incluso nación, esta con toda seguridad se cumplirá. Muchas naciones como Babilonia, Tiro, Asiria, Edom entre otras fueron juzgadas y hoy en día podemos ver el fiel cumplimiento de estas profecías.

                         III.            PROFECÍAS ACERCA DE LOS JUICIOS FUTUROS PARA ESTE MUNDO.


Hoy en día contamos también con profecías que nos advierten de los juicios que vienen para este mundo las cuales el hombre debería ponerle fiel atención. En varias partes de la Biblia se habla de un periodo de gran tribulación y se le da diferentes nombres:

1.       El día de Jehová o del Señor (Isaías 13:6; Joel 1:15; 2:1, 11, 31; 3:14; Malaquías 4:5; Tesalonicenses 5:2; 2 Tesalonicenses 2:2).
2.       Angustia o tribulación (Sofonías 1:15).
3.       La gran tribulación (Mateo 24:21).
4.       Tiempo o día de angustia (Daniel 12:1; Sofonías 1:15).
5.      Tiempo de angustia para Jacob (Jeremías 30:7).

En Apocalipsis se nos habla de los terribles juicios que vienen para este mundo, por ejemplo Apocalipsis 5 habla de los 7 sellos, Apocalipsis 8 menciona el juicio de las 7 trompetas, Apocalipsis 16 habla de las copas de la ira de Dios y Apocalipsis 19 presenta la derrota final del Anticristo y sus ejércitos.  Sofonías nos da un relato de lo que será aquel terrible día:

“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”.
Sofonías 1:14-18

                          IV.            UNA PROMESA GLORIOSA PARA ESCAPAR DE ESTOS JUICIOS.


“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”.
1 Timoteo 1:15

Sin bien es cierto que todos estos juicios se cumplirán, también es cierto que hay una gloriosa promesa que podemos creer y la cual nos puede ayudar a escapar de estos terribles juicios: Cristo vino a esta tierra a salvar a los pecadores. Lo único que necesitamos es creer en Jesús y esto basta para heredar la vida eterna.

CONCLUSIÓN



Los juicios que Dios anuncia debemos tomarlos con seriedad ya que definitivamente se cumplirán y para este mundo hay un día  de gran tribulación profetizado, sin embargo, a través de Cristo podemos escapar de esto y heredar la vida eterna.


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario