La Amistad con el Mundo Enemistad con Dios_1 Juan 2:15-17

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.
1 Juan 2:15-17

INTRODUCCIÓN


            Un pastor evangélico inglés fue llamado al lecho de muerte de un hombre rico. Arrodillado junto al moribundo, el pastor le pidió que le tomara la mano mientras oraba por él en esa hora tan solemne, pero el moribundo se rehusó a extender la mano. Después del fallecimiento, vieron que las manos rígidas encerraban la llave de la caja de hierro. El corazón y la mano, hasta el fin, se estaban aferrando a las posesiones que el muerto no podía llevar al más allá.
            Esta historia nos habla de cómo el hombre puede aferrarse y amar las cosas de este mundo, sin embargo el deseo de Dios es que nuestro amor este dirigido únicamente a Él.

I.                   UNA EXHORTACIÓN A NO AMAR EL MUNDO


“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él…”

El texto Bíblico comienza advirtiendo que no se debe amar el mundo. La palabra griega que aquí se utiliza como mundo es kósmos (κόσμος) la cual se refiere en este contexto no en si al mundo físico creado por Dios, sino más bien al sistema moral-filosófico en el cual se mueve el ser humano y está influenciado por Satanás.

La Biblia nos advierte que los seres humanos se organizan sobre falsos principios y se caracteriza por deseos bajos, inmorales, egoístas que no conducen a la santidad.

“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno”.
1 Juan 5:19

Por tanto, Dios nos dice que no debemos amar todas las cosas que hay en el mundo que van en contra de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Es imposible estar en comunión con Dios siendo amigo del mundo.

“¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.
Santiago 4:4
¿Por qué?

II.                ¿POR QUÉ ALEJARSE DEL MUNDO?


Prácticamente por dos razones:

a.      Porque el mundo nos induce al pecado


“… Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo…”
El mundo nos induce al pecado básicamente de tres formas diferentes pero que no cambian:

1.      Los deseos de la carne:

Son los deseos desmedidos de nuestra naturaleza caída que nos impulsa a practicar toda clase de pecado sin considerar el temor de Dios:

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”.
Gálatas 5:19-21

2.      Los deseos de los ojos:

Es la tendencia de dejarse cautivar desmedidamente por todo aquello que el alma pueda desear y que una vez que lo obtiene se deleitan enormemente por ello.

“No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena. Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas; y he aquí, todo era vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol.
Eclesiastés 2:10-11

            Salomón nos dice que no le negó a sus ojos ninguna cosa que desearan, sin embargo, al final todo fue vanidad y aflicción sin ningún provecho. Fue a causa de los deseos de los ojos que el rey David cometió el pecado de adulterio y posteriormente el de homicidio (“Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa”, 2 Samuel 11:2). También Acán cayó en pecado por los deseos de los ojos (“Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello”, Josué 7:21), el mismo Señor Jesús nos aclara que el que codicia con los ojos es como que ya cometió el pecado: “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28).

            A través de los ojos puede entran el deseo de pecar:

“Cualquier cosa que atrape tu atención te atrapará a ti”.
Rick Warren

El deseo de Dios es que anhelemos las mejores cosas pero sin caer en la ambición enfermiza de desear poseer las cosas que es la codicia: “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Éxodo 21:17).
3.      La vanagloria de la vida:

Es el deseo desmedido de poseer riquezas, títulos o logros para presumirlos considerándose superior a los demás. Estas personas son orgullosas y en la Biblia se les llama altivos de corazón:

“Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, más al altivo mira de lejos”.
Salmo 138:6

b.      Porque el mundo es perecedero


“…Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.

Todo lo que este mundo ofrece es pasajero y conduce a la condenación eterna; sin embargo el que hace la voluntad de Dios ese permanece para siempre.

“Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos… Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.”.
2 Pedro 3:7,11-13

No-Amar-Mundo
No Amar al Mundo


III.             ¿COMO VENCER A ESTE MUNDO?


Prácticamente el hombre quedo a merced de Satanás desde el momento en que Adán fue derrotado en el Huerto del Edén. Adán sucumbió a estas tres formas de tentación.

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer (deseos de la carne), y que era agradable a los ojos (deseos de los ojos), y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría (vanagloria de la vida); y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”.
Génesis 3:6
           
Sin embargo, Jesús enfrento estas tres tentaciones en el desierto y venció por nosotros.

DE LA DERROTA A LA VICTORIA: ADÁN Y JESÚS ENFRENTAN LA TENTACIÓN
1 Juan 2:16
Primer Adán: Génesis 3:6
Segundo Adán: Mateo 4:1-11
Deseos de la carne
El árbol era bueno para comer
Di a estas piedras que se conviertan en pan
Deseos de los ojos
Era agradable a los ojos
El diablo… le mostró… todos los reinos de la tierra
Vanagloria de la vida
Árbol codiciable para alcanzar la sabiduría
Échate de aquí abajo

CONCLUSIÓN



            Por tanto, el amor a este mundo solo nos conduce a la condenación eterna y como humanos somos incapaces de vencer por nuestras propias fuerzas, sin embargo Jesús venció a este mundo y lo único que tenemos que hacer es creer en Él para que a través del poder del Espíritu Santo podamos vencer a este mundo y heredar la vida eterna.
Share on Google Plus

About Walter Cuadra

17 Comments:

  1. Hermoso mensaje lo predicare en mi iglesia. Muchas gracias

    ResponderBorrar
  2. Excelente enseñanza Dios te continúe usando

    ResponderBorrar
  3. Que nuestro Señor te siga usando grandemente bendiciones

    ResponderBorrar
  4. GRACIAS AMIGO ESTA BUENO EL MENSAJE BENDICIONES

    ResponderBorrar
  5. Buen mensaje! Lo usaré para y mis predicaciones

    ResponderBorrar
  6. Para la gloria de mi Dios soy un salmista, pero a mi no se me da muy bien llevar reflexiones puesto a q soy muy nervioso, pero le estoy pidiendo en oración y ayuda a Dios y creo q lo podré acer y comenzaré por mi propia familia compartiendo esta bella reflexión muchas gracias y lluvia de bendiciones a todos.

    ResponderBorrar
  7. Bendecido estudio de la eterna y poderosa Palabra de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo

    ResponderBorrar
  8. Gracias por tan lindo mensaje me motiva a seguir luchando contra mí propia carne que no quiere nada con DiOS

    ResponderBorrar
  9. Gracias hermanos por compartir la Palabra del Señor que siempre nos enseña y nos anima a seguir poniendo los ojos en Jesús. Bendecido año 👆🙏🙌

    ResponderBorrar
  10. Excelente mensaje gracias por compartirlo. Bendiciones

    ResponderBorrar
  11. Dios le bendiga
    Gracias
    Por este poderoso msj
    Me ayudó mucho 😊

    ResponderBorrar
  12. Gracias es de gran edificación este msj
    Dios les bendiga

    ResponderBorrar