Las Cosas que son: El Mensaje a las 7 Iglesias




“Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea”.
Apocalipsis 1:11

INTRODUCCIÓN


           Los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis son conocidos como las cartas a las siete iglesias y se ubicaban geográficamente en la península de Asia Menor, lo que actualmente hoy conocemos como Turquía. En la provincia de Asia existían más iglesias, sin embargo, el Señor decide enviar este mensaje solamente a siete de ellas. Las siete iglesias eran literalmente asambleas históricas que existían en tiempos de Juan el apóstol las cuales atravesaban por luchas con el mundo, la carne y el diablo. Su mensaje nos enseña mucho en nuestro tiempo y nos exhortan a mantener lo que hemos ganado, perseverando hasta el final sabiendo que nuestra recompensa es grande en el reino de los cielos.

7-iglesias
El mensaje a las 7 iglesias

                Juan es claro al decirnos que esta revelación viene directamente de Jesucristo y tiene como propósito mostrar lo que ha de venir en el futuro: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”, (Apocalipsis 1:1-3). Ahora, iniciando en el capítulo 2 y continuando en el 3, el libro de Apocalipsis nos presenta el mensaje a las 7 iglesias y al considerar el mensaje que Dios dirige a cada una de ellas podemos encontrar cierto orden que prevalece, con ciertas variaciones:

1.      Una dedicatoria.
2.      Una descripción del Señor.
3.      Una expresión de aprobación para la iglesia.
4.      Una corrección a lo que está equivocado.
5.      Una exhortación.
6.      Una advertencia de disciplina.
7.      Una promesa al vencedor.

No olvidemos que todo el mensaje de Apocalipsis gira alrededor de tres temas principales: “Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas”, (Apocalipsis 1:19). Las cosas que has visto se refieren a lo que ya pasó, la resurrección de nuestro Cristo el cual fue visto en una visión completamente asombrosa por Juan en los versículos anteriores. En segundo lugar, están las cosas que son, y se refiere al mensaje a las 7 iglesias, mensaje aplicable a las iglesias de nuestro tiempo y este comprende los capítulos 2 y 3. Finalmente, desde el capítulo 4 el libro de Apocalipsis se enfoca en presentar las cosas que han de ser después de estas, es decir, los eventos futuros. Ahora bien, este mensaje contenido en Apocalipsis está dirigido a 7 iglesias con el fin de que su iglesia no ignore lo que ha de venir: “Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea”, (Apocalipsis 1:11). Es interesante ver como este mensaje de las 7 iglesias se ha interpretado de 3 formas diferentes. Primero, tenemos aquella interpretación que lo ve como un mensaje exclusivo y específico únicamente para estas 7 iglesias y, por tanto, ya no puede aplicarse a nuestras congregaciones en la actualidad. Sin embargo, tenemos un segundo punto de vista que acepta este hecho y también cree que estas iglesias de manera simultánea representan las condiciones que hoy en día nuestras iglesias viven y, por tanto, es un mensaje actualizado para nuestras vidas y que todos debemos tomar en cuenta. Finalmente, una tercera perspectiva respecto al mensaje de las 7 iglesias es la algunos han llamado la histórica-profética, la cual opina que éstos 7 mensajes representan 7 grandes períodos históricos por los cuales la iglesia ha atravesado a lo largo de sus más de 2,000 años. 

¿UN MENSAJE HISTÓRICO-PROFÉTICO?



                     Los que apoyan este punto de vista consideran que cada mensaje dirigido a las siete iglesias es una profecía que se ajusta a un periodo histórico por el cual pasaría la iglesia. Así por ejemplo, La carta dirigida a Éfeso representa el período apostólico; la de Esmirna representa los 300 años de persecución bajo los Césares romanos; la de Pérgamo habla de la corrupción de la iglesia que abarca desde Constantino hasta el surgimiento del papado de la iglesia católica; Tiatira simboliza el auge y supremacía de la Iglesia Católica Romana y la época papal; Sardis representa la era de la reforma cristiana; Filadelfia describe el período de  énfasis misionero y evangelístico; y Laodisea representa el período de la apostasía de la iglesia. Ahora bien, con respecto a este punto de vista no todos los teólogos lo apoyan y se le da muy poco crédito. No obstante, esta perspectiva nos puede exhortar a estudiar la historia de la iglesia cristiana ya que enriquece nuestro conocimiento en cuanto a nuestros gloriosos orígenes y comprendemos mejor cómo esta se ha formado a lo largo de la historia. Consideremos pues el mensaje de cada una de las 7 iglesias desde la perspectiva histórico-profético:

Iglesias-Apocalipsis
Las 7 Iglesias del Apocalipsis

El mensaje a Éfeso.


La primera iglesia a la cual el Señor se dirige en este libro es a la de Éfeso y su mensaje es considerado por algunos como un anuncio profético que se ajusta perfectamente al periodo de la historia eclesiástica que se conoce como el de la iglesia apostólica. Se conoce como Iglesia Apostólica aquel periodo que comprende desde los inicios del cristianismo en el año 30 d.C., hasta la muerte del último de los apóstoles, Juan, aproximadamente en el 100 d.C. ahora, al leer el mensaje de esta iglesia podemos ver las similitudes con este periodo: “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”, (Apocalipsis 2.1-4). En este periodo la iglesia se reconoció por su arduo trabajo y paciencia, por no tolerar a los falsos apóstoles; sin embargo, también el Señor les recrimina por haber perdido su primer amor, y esto coincide con la situación que Pablo describe en una de sus últimas cartas que le escribió a Timoteo, ya que en 2 Timoteo Pablo exhorta a Timoteo a avivar el fuego del don de Dios: “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”, (2 Timoteo 1:6). Esta observación era necesaria ya que para este momento en el que se acercaba la muerte de Pablo la iglesia estaba atravesando por divisiones, apostasía y enfriamiento espiritual, consecuencias que podríamos atribuírselas a dejar el primer amor.

            El mensaje a Esmirna.


              La segunda iglesia a la cual el Señor dirige su mensaje es a la de Esmirna, la cual tiene un contenido que algunos ven como un anuncio profético de lo que paso en el periodo histórico de la iglesia primitiva. Se conoce como la Iglesia Primitiva al periodo comprendido entre el año 100 d.C. donde se destacan las 10 persecuciones crueles que los emperadores romanos desataron sobre la iglesia hasta que Constantino les puso fin con el edicto de Milán en el año 313 d.C. y al leer el mensaje exclusivo para esta iglesia vemos que coincide con dicho periodo histórico: “He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”, (Apocalipsis 2:10). Muchos ven esta referencia a tener tribulación por diez días con las 10 persecuciones principales que los cristianos vivieron en este periodo. En este periodo histórico de la iglesia se consideran las persecuciones y martirio de la iglesia, el circo romano, las catacumbas y el martirio de algunos de los padres de la iglesia primitiva como como Ignacio de Antioquia, Policarpo de Esmirna, Justino Mártir, entre otros que se describen en el libro de John Fox titulado “Los Mártires”. Como se visualiza en el mensaje de esta carta, esta iglesia se conoce como la iglesia sufriente y fiel a su fe ya que a pesar de las persecuciones no negó a su Señor.

            El mensaje a Pérgamo.


              La tercera iglesia a la cual el Señor dirigió su mensaje fue a la que estaba ubicada en Pérgamo, y al considerar una vez más la perspectiva profética muchos observan que se ajusta al periodo histórico de la iglesia imperial. Se conoce como el periodo de la Iglesia Imperial al marco histórico que la iglesia atravesó desde el 313 d.C. que inicio con el edicto de Milán, hasta el año 476 d.C., y de esta forma este período cubre desde la historia del emperador Constantino que ceso con las persecuciones y oficializo el cristianismo como la religión oficial del imperio romano, además en este periodo surgen los primeros monasterios y por ende la vida monástica, también los obispos son corrompidos por el poder y el dinero, así como el auge de grandes escritores como el trio Capadocia, Eusebio, Crisóstomo, Agustín de Hipona, Jerónimo, entre otros. Si leemos el contenido del mensaje que Jesús dirigió a esta iglesia podemos encontrar algunas similitudes con este periodo histórico: “Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás… que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco”, (Apocalipsis 2:13, 14-15).  Como en el mensaje a Pérgamo, la iglesia del periodo imperial se estableció donde Satanás tenía su trono, ya que Roma, aunque se declaró cristiana continuó con sus prácticas idolátricas que con el tiempo contaminaron a la iglesia, además que sus obispos fueron influenciados por el mismo espíritu de codicia de Balaam y por la doctrina de los nicolaítas que enseñaba a tener la preeminencia de gobierno sobre los demás.

            El mensaje a Tiatira.


El cuarto mensaje de Jesús es dirigido a la iglesia de Tiatira la cual algunos observan que su contenido corresponde a una perspectiva profética que encaja con el periodo de la iglesia de la Edad Media. Se conoce como el periodo de la Iglesia de la Edad Media a aquella de travesó el periodo que va desde la deposición de Rómulo Augústulo en el 476 d.C. pasando por el cisma entre Oriente y Occidente en el año 1054 la cual provoco la separación del imperio, donde en Occidente domino la lengua en latín y en Oriente el griego, hasta la caída de Constantinopla en el año 1453. Aquellos que defienden esta posición hacen referencia a una parte del mensaje a esta iglesia que de alguna manera corresponde al espíritu que se vivió en este periodo: “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos”, (Apocalipsis 2:20). En este versículo se presenta de alguna manera el problema que atravesó la iglesia en este periodo, la fornicación e infidelidad espiritual y el sacrilegio. Entre los acontecimientos históricos de este periodo podemos mencionar el surgimiento del poder papal y por ende el fortalecimiento de la iglesia católica, la extrema decadencia espiritual y adoración a las reliquias y santos, el surgimiento de Mahoma y por ende del islam, las cruzadas, una profunda ignorancia de las Sagradas Escrituras por parte de la gente común y la terrible Santa Inquisición autorizada por los papas romanos donde fueron perseguidos y torturados hasta la muerte miles de hombres y mujeres que se negaron a aceptar las tradiciones y dogmas de la iglesia católica, y en general, se vivió una profunda oscuridad espiritual. Sin embargo, en medio de estos días oscuros también ocurrieron cosas buenas como el surgimiento de los defensores de la fe como Pedro Valdo, los valdenses y albigenses y el auge de grandes pensadores teológicos como Anselmo de Canterbury, Pedro Abelardo, Tomas de Aquino, entre otros.

El mensaje a Sardis.


El quinto mensaje está dirigido a la iglesia de Sardis y aquellos que ven dicho mensaje con un anuncio profético de un periodo histórico de la iglesia le relacionan con la época de la reforma protestante. Se conoce como la Iglesia Reformada al periodo de la historia eclesiástica que va desde la caída de Constantinopla hasta la guerra de los treinta años, y que trajo un cisma que provoco la separación de varios grupos de la Iglesia Católica, conociéndose estos grupos como iglesias protestantes. (1453 – 1648). Es en este periodo de la historia donde por desconocimiento de las Escrituras y por la falta de enseñanza de esta al pueblo por parte de los cleros de la iglesia católica, las personas cayeron en un profundo oscurantismo espiritual, hundido en supersticiones religiosas, prácticas de tradiciones religiosas alejadas de lo que la Biblia ensañaba y perdida en una salvación que era más por obras y penitencias que por fe. En este periodo los cleros religiosos se consideraban superiores especialmente porque el papa llego a influir poderosamente en los reyes de las naciones, pero a los ojos de Dios estaban lejos de sus propósitos y por ello hay un versículo dirigió a la iglesia de Sardis que corresponde mucho al carácter religioso de este tiempo: “Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto”, (Apocalipsis 3:1). Este período de oscuridad fue iluminado por los reformadores como John Wycliff, Juan Hus, Girolamo Savonarola, Martin Lutero, William Tyndale, Juan Calvino entre otros. Fue en este movimiento que finalmente se dio la separación de algunos grupos de la iglesia católica y a este se le conoce como la reforma protestante.

El mensaje a Filadelfia.


El sexto mensaje es el de la iglesia Filadelfia y los defensores de la interpretación profético-histórico ven que este periodo corresponde al marco histórico de la iglesia misionera. Se conoce como el periodo de la iglesia misionera al período de la historia que va desde finales del tiempo de la reforma en el 1648 hasta el 1798. Como en el mensaje a esta iglesia Dios le abrió una puerta a los creyentes de este periodo que nadie pudo cerrar: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar”, (Apocalipsis 3:8). Esta puerta abierta que nadie pudo cerrar es la oportunidad de llevar el mensaje del evangelio a muchos lugares, y es aquí que se dan las principales misiones que permitieron que el evangelio llegara a muchas partes del mundo, por ejemplo, tenemos a William Caray misionero en la India, David Livingston misionero en el África, Hudson Taylor, misionero en la China; David Brainerd, misionero en Norte América, entre otros. En este periodo vemos como el evangelio tuvo un empuje increíble a través de grandes predicadores como Jonatan Edwards, Charles Spurgeon, D. L. Moody, John Wesley, entre otros.

El mensaje a Laodicea.


Finalmente, tenemos el mensaje a la iglesia de Laodicea, y de acuerdo con este punto de vista profético-histórico, este mensaje corresponde al periodo de tiempo de la iglesia contemporánea. El principal problema de esta iglesia era la tibieza espiritual, problema que hoy en día vivimos en nuestras iglesias. Entre los problemas que la iglesia contemporánea vive tenemos la apostasía que en los últimos tiempos a entrado con mayor fuerza en la iglesia, así como la indiferencia al pecado dentro de la misma iglesia, la indiferencia y decadencia espiritual, lo cual provoca una iglesia tibia: el mensaje que Cristo dirige a esta iglesia tiene que exhortarnos a estar calientes en la fe y no ser tibios: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte”, (Apocalipsis 3:15-18). Así que como el Señor le sugirió a esta iglesia, nosotros también debemos limpiarnos de todo pecado y afirmar nuestra fe en medio de este mundo de pecado.


De esta forma muchos consideran el mensaje dirigido por Cristo a cada una de estas siete iglesias como una especia de mensaje profético que identifica cada uno de los periodos históricos por los cuales ha pasado la iglesia, sin embargo, nosotros estudiaremos cada mensaje, como un mensaje que si bien es cierto, fue dirigido a cada iglesia en particular que enfrentaba sus propias circunstancias tanto buenas como malas, pero que puede hablar a nuestras vidas, ya que dicho contenido encierra grandes verdades que nos enseña mucho.

UN MENSAJE PARA NUESTROS DÍAS


El mensaje del libro de Apocalipsis a las siete iglesias posee una gran riqueza espiritual del cual podemos aprender hoy en día. Contrario al pensamiento que fue un mensaje exclusivo para su tiempo y los individuos a los cuales fue dirigido, encontraremos grandes enseñanzas que nos hablaran a las iglesias de hoy, desde virtudes que podemos imitar, hasta identificarnos con los mismos errores que ellos cometieron. Este mensaje nos recuerda que nuestro Rey es Jesucristo y que un día daremos cuenta de nuestra mayordomía. En general, podemos resumir cada mensaje de la siguiente forma:

1.      Éfeso. La iglesia que trabaja arduamente en la obra de Dios pero que dejó su primer amor, (Apocalipsis 2:1-7).
2.      Esmirna.  La iglesia perseguida que sufrió pobreza y martirio, (Apocalipsis 2:8-11).
3.      Pérgamo. La iglesia que estaba situada donde Satanás tenía su trono, en una ciudad idólatra, la cual se había corrompido con la doctrina de Balaam y los nicolaítas, (Apocalipsis 2:12-17).
4.      Tiatira. La iglesia que fornico con la profetiza Jezabel, (Apocalipsis 2:18-29).
5.      Sardis. La iglesia que tiene nombre que vive, pero está muerta, (Apocalipsis 3:1-6).
6.      Filadelfia. La iglesia del amor fraternal que soporta pacientemente, (Apocalipsis 3:7-13).
7.      Laodicea. La iglesia “tibia” cuya fe no era ni fría ni caliente, (Apocalipsis 3:14-22). 



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

3 Comments:

  1. asi es la condicion espiritual individual de cada uno de nosotros

    ResponderBorrar
  2. tambien representan tipos de iglesias en un momento dado...

    ResponderBorrar
  3. todo el blog es muy instructivo pero la letra no ayuda para la lectura. Bendiciones

    ResponderBorrar