Introducción al Libro de Malaquías (Malaquías 1:1)


“Esta profecía es la Palabra del Señor dirigida a Israel por medio de Malaquías”
Malaquías 1:1

INTRODUCCIÓN


                   Malaquías es el último de los libros del canon del Antiguo Testamento no solo por su ubicación entre las páginas de la Biblia, sino también porque de acuerdo a la mayoría de comentaristas fue el último en ser escrito. Además de esto forma un eslabón de transición entre la dispensación del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, razón por la cual Tertuliano lo llamo “la orilla y límite del cristianismo”. Al leer este libro podemos ver que lanza un desafío a sus lectores: Vivir nuestra fe con entusiasmo, compromiso y devoción, lo cual es aplicable no solo al Israel de su tiempo, sino también a los lectores contemporáneos. El libro de Malaquías es una descripción literaria del período final de la historia del Antiguo Testamento referente al pueblo de Israel que muestra la necesidad de grandes reformas para preparar el camino para la venida del Mesías. Presenta el problema de la falta de compromiso y espiritualidad del pueblo entero debido a la falta de amor hacia su Dios. Nos muestra que el dudar del amor de Dios hasta el punto de olvidarlo es un gran error. Cuando esto pasa la vida de las personas son afectadas, los compromisos con Dios ya no se toman con la debida importancia hasta caer en un retardo espiritual. Malaquías es una descripción del período final de la historia del Antiguo Testamento por la cual paso Israel, mostrando una urgente necesidad de reformas espirituales para preparar el camino del Mesías.
Malaquias
Malaquías

                  Este libro es atribuido al profeta Malaquías cuyo nombre proviene del hebreo Malakí (מַלְאָכִי) y significa “Mi Mensajero”. A no ser por este libro nada se conoce de este profeta y ni siquiera se está seguro de que Malaquías fuera su nombre ya que el primer versículo de este libro puede traducirse: Esta profecía es la palabra del Señor dirigida a Israel por medio de Mi Mensajero. Hay expertos que piensan que Malaquías no es realmente el nombre del autor, sino solo un título que la tradición le atribuyo. Este punto de vista se apoyó en la antigua traducción griega pre-cristiana conocida como la Septuaginta, la cual traduce a Malaquías con las palabras “Mi Mensajero”, en lugar de considerarlo su nombre propio. Sin embargo, esto no es algo concluyente ya que en la actualidad sigue siendo un punto de discusión entre los expertos bíblicos.

ESTILO LITERARIO


                      El libro de Malaquías está escrito en un estilo literario muy diferente al del resto de los otros libros proféticos. Está compuesto por una disputa profética donde el profeta, en nombre de Dios, lanza una pregunta y sus destinarios la responden, provocando así una contra respuesta. Se puede notar a lo largo del libro que el Señor está representado un  dialogando con su pueblo en donde sus declaraciones van seguidos muchas veces por preguntas sarcásticas que el  pueblo solía hacer en referencia a su incredulidad y falta de amor. Por ello se ve que comienzan con la frase: ¿En qué hemos...despreciado tu nombre… lo hemos cansado… robado…, etc? y finaliza con la respuesta del Señor.

CONTEXTO  HISTÓRICO



                     Después de las guerras por obtener el dominio entre los asirios, babilonios y los medo-persas, vino un período de relativa paz en todo el mundo antiguo. Bajo el dominio Medo-Persa al pueblo judío se le permitió volver  a su tierra en paz. Movidos por la actividad profética de Hageo y Zacarías, los que habían regresado del exilio bajo el mando del gobernador Zorobabel, terminaron con la reconstrucción del Templo en el 515 a.C. Posteriormente Dios usó al sacerdote Esdras para restaurar la adoración del templo y asegurar la obediencia a la ley de Moisés, bajo el apoyo del rey de Persia, Artajerjes.  Catorce años después el mismo rey autorizó a su copero Nehemías para que regresara a Jerusalén y levantara sus muros. Éste mismo convenció al pueblo para que eliminaran los matrimonios con extranjeros, guardaran el sábado y entregaran fielmente sus diezmos. Sin embargo, en el 433 a.C. Nehemías volvió a ponerse al servicio del rey de Persia y durante su ausencia los judíos cayeron de nuevo en su pecado.

contexto-historico
Contexto Histórico
Malaquías es ubicado en el periodo post-exilio junto con Zacarías y Hageo y debido a que los pecados denunciados por Nehemías son similares a los mencionados por Malaquías, esto sugiere que ambos eran contemporáneos. Posiblemente Malaquías escribió después que Nehemías regreso a Persia en 433 a.C. o durante su segundo período como gobernador; sin embargo, es muy posible que el gobernador mencionado en 1:8 no se trate de Nehemías, por lo que la primera alternativa parece más razonable. Malaquías parece haber sido el último profeta de la era del Antiguo Testamento, aunque hay quienes le dan a Joel una fecha más tardía.

TEOLOGÍA DE MALAQUÍAS



Malaquías es un libro que en su temática muestra el descuido espiritual en el cual había caído Israel a finales de la era del Antiguo Testamento.De acuerdo al Comentario Bíblico de Malaquías del Mundo Hispano, pareciera que su teología está basada en el libro de Deuteronomio. Por ejemplo, el tema del amor de Dios por su pueblo presentado en Malaquías 1:2 se asemeja bastante a los encontrados en Deuteronomio 7:7-8; 23:5. La relación entre padre e hijo de Malaquías 1:6; 2:10 y 3:17 se encuentra en Deuteronomio 1:31; 32:5-6. El tema del nombre de Dios, de Malaquías 1:6, 11, 14; 2:2-5; 3:16; 4:1, se encuentra en varias partes del Deuteronomio (como, por ejemplo, Deuteronomio 12:5, 21; 14:24; 26:2). El reconocimiento de la unicidad de Dios y el llamado a una fidelidad absoluta a Él presentado en Malaquías 2:15 se basan especialmente en Deuteronomio 6:4-5. El tema de las ofrendas de sacrificio (Malaquías 1:8, 13-14) se encuentra en Deuteronomio 15:21 y 17:1. El asunto sobre los diezmos (Malaquías 3:7–10) se encuentra en Deuteronomio 18:1–8. El tema del pecado de abominación como la burla y el sacrilegio presentados en Malaquías 2:11 se encuentra en Deuteronomio 14:3; 17:1-4 y 23:17-18. Además, la enseñanza contra la idolatría (Malaquías 2:11) y la injusticia (Malaquías 3:5) son presentadas en la enseñanza del Deuteronomio (Deuteronomio. 10:12–22).  Si revisamos bien el libro de Malaquías podemos descubrir la terrible situación de decadencia espiritual en la cual el pueblo judío había caído. Después que los judíos regresaron del exilio y reconstruyeron el templo se presentaron tres factores que influyeron en el caos espiritual:
  1.          Su tierra seguía siendo solo una pequeña provincia apartada en un rincón del imperio Medo-Persa.
  2.          El glorioso futuro anunciado por los profetas no se había realizado aún.
  3.          Su Dios aún no había vuelto a su templo con su majestad y poder.

               Llenos de duda en cuanto a las promesas de Dios e incapaces de seguir confiando en su justicia, Israel perdió toda esperanza, volviéndose indiferentes a la ley divina, ofreciendo sacrificios imperfectos hasta convertirse en un pueblo incapaz de reconocer sus propios pecados. Malaquías reprende tanto al pueblo como a los sacerdotes por sus dudas en cuanto al amor y fidelidad de Dios y advierte a los que dudan de su justicia que el día del Señor, día grande y temible viene y será ardiente como horno por lo que es necesario que se acuerden de la ley de Moisés con el fin de prepararse para ese día. De esta forma el Antiguo Testamento cierra su episodio con las advertencias del Mensajero de Dios y el anuncio de otro mensajero que abrirá el canon del Nuevo Testamento, Juan el Bautista.

BOSQUEJO


I TÍTULO, 1:1

II EL LADO OSCURO DEL PANORAMA.

Los pecados de un pueblo falto de honradez, desagradecido y un sacerdocio infiel.
a. Robar a Dios.
1.       Al dejar de responder al amor divino, 1:2
2.       Al deshonrar el nombre de Dios, 1:6
3.       Al presentar ofrendas imperfectas, 1:7-8,13-14
4.       Los sacerdotes, con el mal ejemplo se convirtieron en piedras de tropiezo en lugar de líderes espirituales, 2:1-8
5.       Al honrar a pecadores, 2:17; 3:15
6.       Al no dar los diezmos, 3:8
7.       Al justificar la impiedad, 3:14
b. Pecados Sociales.
1.       Tratos engañosos, 2:10
2.       Casamientos con incrédulos, 2:11
3.       Deslealtad a las esposas, 2:14-16
4.       Hechicería, impureza y opresión, 3:5

III EL LADO BRILLANTE DEL PANORAMA.

a. Promesas gloriosas.
1.       La venida del mensajero del Pacto, 3:1-4
2.       Derramamiento de una gran bendición, 3:10-12
3.       El tesoro especial de Dios, sus santos, 3:16-18
4.       El amanecer de un nuevo día en el cual la justicia triunfará, 4:2-3
5.       La aparición de un reformador espiritual antes que venga el día del Señor, 4:5-6


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario