Buscar Primeramente el Reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33-34)

“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.
Mateo 6:33-34

Introducción



              Se oyó en un huerto una conversación entre dos gorriones, descansando sobre una rama en un árbol alto. Mientras observaban a la gente que caminaba apurada y nerviosa por el huerto, uno dijo al otro: —Eh, dime, ¿por qué piensas que la gente camina así, nerviosa y preocupada? El otro le respondió: —No lo sé con certeza, pero debe ser porque no tienen a un Padre celestial que los cuida, como nosotros. Esta historia resume bien todo lo que hemos venido hablando, pero a continuación Jesús declara una de sus grandes promesas que encierran una gran bendición: Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.


buscad-primeramente-el-reino-de-Dios
Buscar Primeramente el Reino de Dios

La solicitud del reino de Dios y su justicia


“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
Mateo 6:33


              La interpretación de este versículo es sumamente importante. Por un lado nos invita a poner en primer lugar el reino Dios y su justicia, y a cambio promete hacerse cargo de todas nuestras necesidades; pero por el otro, tampoco significa que nos concederá toda clase de antojos o cosas que no nos conviene, más bien dice que si Dios es nuestra prioridad, Él tendrá cuidado de nosotros. Tampoco este versículo se refiere que debemos aislarnos completamente de los asuntos que tenemos en este mundo, como la familia o el trabajo, sino que debe ser lo primero de todo lo demás, y no interpretarlo en el extremo de no trabajar o descuidarnos de nuestras responsabilidades siguiendo una falsa piedad. Como alguien lo dijo en cierta ocasión, Dios no bendice a los haraganes, así debemos seguir con nuestras responsabilidades en la familia, en nuestra comunidad o trabajo, pero todo debe girar alrededor de Dios y su justicia. Como cristianos todas nuestras decisiones deben girar alrededor de Dios, su reino y justicia, deben ser primero ante cualquier cosas de este mundo, ya sea nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros sueños o proyectos, nuestras amistades, etc., y en cualquier momento la premisa debe ser: primeramente el reino de Dios y su justicia. Cuando esto es así, el Señor se preocupara por nosotros para que nada nos falte y a la vez podremos gozar de esa paz y gozo al saber que tenemos un Padre que cuida de nosotros y que nuestro bienestar no depende de ninguna circunstancia externa. Lo único que tenemos que hacer es no separarnos de Dios y darle el primer lugar en nuestra vida.

                Para poder disfrutar de esta hermosa promesa debemos aprender a valorar todo lo espiritual y Jesús ha sentado hasta aquí las bases para lograrlo. Primero, reconocer la importancia de hacer tesoros en el cielo donde nadie puede entrar a robar y donde el orín y la polilla no corrompen. En segundo lugar, tener un ojo bueno, es decir, tener la mirada en la cosas de arriba y no en las terrenales. En tercer lugar, no podemos servir a Dios y a las riquezas. Finalmente, nuestro Maestro nos enseña cómo enfrentar la ansiedad, diciéndonos lo inútil que es afanarse, y como nuestro Padre celestial se preocupara por nosotros así como lo hace con los seres de la naturaleza. Cuando ponemos todo esto en práctica, por si solos estaremos buscando el reino de Dios y su justicia, y disfrutaremos de todas sus bondades. Es importante también aclarar que Jesús no está prometiendo fama y riquezas en este versículo, sino darnos una vida donde nos sintamos satisfecho por todas las cosas que tenemos. Si hay alguien que había alcanzado este estado en su vida es el apóstol Pablo, quien en todo y por todo vivía satisfecho por la vida que Dios le había dado: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, (Filipenses 4:11-13). Este sentimiento de auto contentamiento es el resultado de experimentar esta gloriosa promesa, porque tanto la avaricia como el conformismo nos llevaran a una vida 

Una conclusión contundente


“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.
Mateo 6:33-34

               Llegamos al final de esta serie de temas relacionados con las posesiones y riquezas y nuestro Señor Jesucristo cierra con esta contundente conclusión: no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. El mañana le pertenece a Dios, y nosotros no podemos en nada cambiar sus designios, lo único que nos queda es buscar su reino y su justicia primeramente para estar seguros que recorremos el sendero correcto. Todos nuestros planes deben ser encomendados a Dios y todas nuestras decisiones deben ser tomadas basado en los principios bíblicos, influenciados por el Espíritu Santo, solo así obtendremos la completa bendición de nuestro Señor.

“¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos;  cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”.

Santiago 4:13-15


Share on Google Plus

About Walter Cuadra

12 Comments:

  1. Grande Fuerte y Sabio es Nuestro Dios

    ResponderBorrar
  2. Jesús mismo es el reino de Dios, el justo. A El y solo a El debemos buscar, ver y entrar, para lograr la promesa. Debemos nacer de nuevo, bautizados en agua y espiritu, el cual es nuestro sello como Cristianos. Vamos busquemos primeramente a Jesús quien es en sí mismo el reino de Dios.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Asi es debemos de poner todo en manos de Dios, nuestros afanes nuestra familia nuestras dificultades tambien debemos trabajar en la viña del señor y asi ser bendecidos hablarle de su palabra a aquel que no le a conocido ser compacivos con los demas mostrando el amor de Dios a otros ,,

      Borrar
  3. Toda Honra y Gloria a nuestro Señor Jesucristo

    ResponderBorrar
  4. Aleluya Gracias por este contenido me ha sido de mucha ayuda LES BENDIGO

    ResponderBorrar
  5. GRACIAS! Una explicación muy clara y acertada para mí en este tiempo. Gracias de nuevo. Dios les bendiga.

    ResponderBorrar
  6. Si buscamos primero el Reino de DIOS obtendremos ,todas las bendiciones que El tiene para nosotros

    ResponderBorrar
  7. Gracias por ayudarme a entender lo que Dios enseña en su pAlabra bendiciones

    ResponderBorrar
  8. Con Nuestro Padre Celestial lo tenemos todo y sin El nada que nos llene. Ambos, el pobre el rico están llamados a poner a Dios en 1er lugar. No es pecado ser rico si yo amo a Dios más que las riquezas. No es pecado ser pobre, pero desear salir de la pobreza si, eso es falta de fe que Dios puede darte ideas para de emprender, ideas para surgir. Esa es mi experiencia con este tema.

    ResponderBorrar