Nunca os conocí (Mateo 7:21-23)

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé:  Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.
Mateo 7:21-23

Introducción


               Nos acercamos al final del Sermón del Monte y parece que Jesús terminara advirtiendo que el juicio será lo que les espera a aquellos que no entren por la puerta estrecha. Parece que en estos versículos concluirá con el destino que les espera a los falsos profetas los cuales alejan del camino angosto a muchas personas, incluyéndolos a ellos mismo. Tristemente será el final de muchos que hoy en el nombre de Dios han introducidos sus propias doctrinas y lo único que buscan es su propio beneficio.

nunca-os-conoci

Viviendo una mentira


“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.
Mateo 7:21-22


                 En estos versículos encontramos una verdad que debería alertarnos a todos: No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre. Muchos son los que hoy hablan en el nombre de Dios, pero sus obras son malas y así viven una completa mentira, queriendo conducir a otros a Cristo y ofreciendo el camino de salvación, ellos mismo se encuentran perdidos. Charles Spurgeon en su libro “Discurso a mis estudiante” les enfatizaba a los futuros ministros del evangelio que antes procurar cualquier otra cosa, ellos mismo debían estar seguros que eran salvos. El cita en este libro: “Un ministro inconverso envuelve en sí la más patente contradicción. Un pastor destituido de gracia es semejante a un ciego elegido para dar clase de óptica, que filosofara acerca de la luz y la visión, disertara sobre ese asunto, y tratara de hacer distinguir a los demás las delicadas sombras y matices de los colores del prisma, estando él sumergido en la más profunda oscuridad”.

                 Para estas personas el juicio está reservado. Tristemente aquel día (posiblemente el día del juicio) estos se levantaran diciéndole a Jesús: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Como vemos estos profetizaron, echaron fuera demonios e hicieron milagros en el supuesto nombre del Señor y cualquiera pudo haber pensado que estos eran servidores de Dios, pero no era así. La realización de estas señales no determina que alguien realmente sea un servidor de Dios, y esto lo podemos ver en varios ejemplos en la Biblia. Por ejemplo tenemos el caso de los magos de Egipto que imitaron el milagro de la transformación de la vara de Moisés en serpiente, convirtieron también el agua en sangre y lograron imitar la plaga de las ranas. Vemos el caso del profeta Balaam, el cual tenía visiones de Dios pero se vendió por codicia. También tenemos el caso de Judas el Iscariote el cual predico y realizo sanidades junto a los otros apóstoles, pero al final resultó ser el hijo de perdición. Y finalmente podemos ver en el libro de Apocalipsis como el falso profeta realizara señales para que la gente crea en el Anticristo. Por tanto, no son los dones en si los que definen a un servidor de Dios, sino más bien sus frutos. La realización de todas estas señales y la labor de la predicación deben ir acompañada de los frutos que reflejen la vida transformada del ministro. Sus enseñanzas y obras deben estar en completa armonía con los principios bíblicos. Cuando llegue aquel momento, Jesús les declarara: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Tristemente la condenación está reservada para estos falsos ministros, los cuales a través de sus falsas enseñanzas y los milagros o señales que los acompañan, engañan a muchos arrastrándolos juntos a ellos al mismo infierno. Como dice Pedro en su segunda epístola, estos son fuentes sin agua las cuales ofreciendo el agua de vida solo ofrecen veneno a todos aquellos que pretenden beber de ellas.

“Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre”.
2 Pedro 2:17

                Como una de las advertencias finales del Sermón del Monte, debemos tener un doble cuidado. Por un lado los predicadores del evangelio deben asegurarse de estar predicando la verdad de Dios, ya que de lo contrario se encontraran dirigiendo a un grupo de indoctos y a ellos mismos al infierno. Así lo declara Pablo a Timoteo.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.
1 Timoteo 4:16

                Finalmente, es clave el conocer la Biblia, ya que solo así tendremos el discernimiento adecuado para descubrir las falsas doctrinas. Todo lo que se nos enseñe debe ser juzgado a la luz de la palabra de Dios con el fin de no ser engañados por nadie.

“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”.

2 Juan 8-11



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

8 Comments:

  1. Es verdad hoy hay mucho engano muchos falsos llenandose de dinero pastores etc.Enganan a muchos con senales

    ResponderBorrar
  2. Puede una persona haber recibido al Señor Jesucristo en su corazon y luego apartarse del camino y perder su salvacion?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Cuando Cristo nos salva nos otorga la seguridad de su salvación ya que el que esta salvando es Dios y como Jesús lo dijo, el que está en sus manos nadie lo arrebata, y si creemos esto que hemos pasado de muerte a vida, como dice Pablo nada nos apartara del amor de Cristo, en este sentido, somos salvos para siempre ya que la salvación otorgada es eterna, y no temporal. Sin embargo, la Biblia nos ordena a vivir santa y piadosamente, conducirnos en nuestra salvación en temor y temblor delante de Dios y no olvidando que hemos sido salvados por gracia, no por obra, pero diseñados para andar en buenas obras, tal y como Pablo lo enseña en Efesios 2.

      Basado en esto, un verdadero salvo no puede continuar en su vida de pecado porque es nueva criatura y hoy tiene la morada del Espíritu Santo, y si peca, Dios le disciplina y el verdadero creyente no puede permanecer mucho tiempo en estado de inmundicia, sino regresara arrepentido a su Señor.
      Ahora, alguien que llamándose cristiano, aun habiendo hecho con especie de confesión publica, persevera en pecados ocultos sin remordimiento, debería examinarse y preguntarse si verdaderamente ha conocido al Señor y experimentado un arrepentimiento genuino.

      Borrar
    2. Dios bendiga...pero como asi?? si me aparto del camino sigo siendo salvo? creo que no nos referimos al pecado como caida sino como practica y dice la palabra que el que pisotea la sangre de cristo le espera juicio ..explique bien para ver si entiendo pues mi punto es que si nos volvemos el nos restaura entonce?? para que volver si sere salvo como quiera?? explique ministro aclarele

      Borrar
  3. Amados hnos es terrible en estos tiempo como sobresalen personajes con vestimentas de ovejas pero debajo son lobos rapaces pidamos a Espíritu Santo q nos de el don de discernir espíritus

    ResponderBorrar
  4. Que sucedio con ellos que Dios no los conocio, porque no handaban en su voluntad,no tenían temor de Dios o no cumplieron los 2 más grandes mandamientos amar a Dios y al prójimo, no habia Amor en ellos.

    ResponderBorrar