Los dos caminos (Mateo 7:13-14)


“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.
Mateo 7:13-14

Introducción


              Las cuatro últimas enseñanzas que siguen a continuación parecieran ser la conclusión final del Sermón del Monte. En estas nuestro Señor nos advierte las duras consecuencias de aquellos que no vivan de acuerdo a la voluntad del Padre celestial y comienza exhortando a sus discípulos a que se esfuercen por entrar por la puerta estrecha y caminar por el camino angosto que conduce a la vida eterna ya que de lo contrario seguirán el camino espacioso que por muchos es transitado el cual conduce a la destrucción y condenación eterna.


dos-caminos
Los dos caminos

La elección de cada persona


                   A lo largo de la historia de Israel podemos ver como Dios siempre los animaba de diferentes formas a escoger el camino correcto. Por ejemplo, les hablo diciendo: “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia”, (Deuteronomio 30:19). Años más tarde, Josué los exhortó diciendo: “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová”, (Josué 24:15). También recordamos al profeta Elías amonestándolo por claudicar en dos pensamientos: “Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra”, (1 Reyes 18:21). Finalmente, podemos añadir las palabras del profeta Isaías que los animaba a recorrer el camino justo y no desviarse de él: “Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda”, (Isaías 30:21). La elección del camino correcto es una buena metáfora que nos enseña la realidad de nuestras vidas. Constantemente cada uno de nosotros nos encontramos tomando diferentes elecciones, algunas triviales, pero otras de gran importancia las cuales trascienden en la vida. Generalmente el ser humano se ve atraído por el camino fácil, aquel que le seduce con grandes placeres, riquezas y constantemente rechaza aquel que le muestra dificultad. Sin embargo, frecuentemente las cosas buenas de la vida requieren esfuerzo, dedicación y un camino difícil, y nuestro Señor Jesús lo deja claro en estos versículos.

Los dos caminos


“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.
Mateo 7:13-14

                 Contrario a la creencia popular que todas las religiones son buenas y conducen a Dios; Jesús deja claro que no es así, y que solo hay un solo camino. Aquí se nos habla de dos puertas y dos caminos. Uno de ellos tiene una puerta ancha y un camino espacioso el cual es fácil de transitar y muchos son los que por él caminan; pero el otro posee una puerta estrecha y un camino angosto, difícil de transitar y pocos son los que lo caminan. En el evangelio según Lucas encontramos un pasaje parecido donde Jesús motivaba a sus discípulos a esforzarse por entrar por esta puerta estrecha: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán”, (Lucas 13:23). Aquí en Lucas la palabra “esforzaos” proviene del griego agosídsomai (ἀγωνίζομαι), la cual es la raíz para nuestra palabra agonizar, y se refiere a luchar o esforzarse con gran ahínco. Por ello, el poder entrar por la puerta de la salvación requiere esfuerzo. Lamentablemente la mayoría de personas escogen entrar por la puerta ancha y seguir el camino espacio que les ofrece una vida de placeres y riquezas sin saber que este conduce a la condenación eterna. En contraste, el que entra por la puerta estrecha y sigue el camino angosto se ve expuesto a lo largo de su vida a dificultades y negaciones, pero su fin es la vida eterna.        Por este motivo la vida cristiana es comparada muchas veces con una batalla. El apóstol Pablo dijo en cierta ocasión a Timoteo: “Pelea la buena batalla de la fe…”, (1 Timoteo 6:12), más tarde, antes de morir expreso su gozo al saber que sus días de lucha estaban por terminar: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”, (2 Timoteo 4:7). El apóstol Pedro también expreso lo difícil que es ser cristiano: “Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?”, (1 Pedro 4:18). Por ello Jesús enseñaba a través de esta metáfora que la vida del creyente es difícil; pero aquellos que decidan esforzarse, por la fe reciben también las promesas de protección, salud y prosperidad en esta tierra y la herencia eterna en el reino de los cielos, ya que no solo se trata de sufrimiento, tal y como se lo dijo Jesús a Pedro.

“Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”.
Marcos 10:28-30

                Ahora bien, la Biblia deja claro cuál es la puerta por la que debemos entrar. El mismo Jesús nos dice en el evangelio según Juan: “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”, (Juan 10:9). Además aclara cual es el único camino: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”, (Juan 14:6). Por tanto, el único medio que nos conduce a la vida eterna es nuestro Señor Jesucristo, no son las buenas obras ni las religiones, cualquier otro camino conduce a la perdición; sin embargo, cada persona tiene que elegir la puerta por la cual entrara y el camino por el que transitara, de ello dependerá su eternidad.

“Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte”.

Jeremías 21:8

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

21 Comments:

  1. esta palabra es la verdad solo jesus es el camino a la vida eterna y me gozo con esta palabra poderosa y me asido de gran ayuda Dios le llene cada día de sabiduria

    ResponderBorrar
  2. Muy claro, saber que el señor Jesucristo es el camino, la verdad y la vida, buscar a Jehová mientras puede ser amado, dice Isaías, porque mañana puede ser muy tarde, muchas Gracias por la información, fue de gran ayuda. Bendiciones.

    ResponderBorrar
  3. Bendito el día que Jesús salio a mi encuentro, El es el camino, la verdad y la vida. Toda la Gloria es de El y para El.

    ResponderBorrar
  4. Buenísimo, a excepción de la última imagen con el símbolo Iluminati (el ojo en el triángulo).
    Bendiciones

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Si, tiene razon no me habia dado cuenta de ese detalle gracias por el comentario, mejor quitamos esa imagen.
      Dios lo bendiga.

      Borrar
  5. El Camino a Dios es facil y el problema radica en obedecer sus mandamientos y rechasar nuestros malos habitos terrenales y de Alimentar NUESTRO EGO.

    ResponderBorrar
  6. Gracias. El Señor los bendiga ����

    ResponderBorrar
  7. Dios es nuestro amparo nuestra foltalezaasido y nuestro pronto auxilio parasido un regosijo de serbirleadoadorarle

    ResponderBorrar
  8. Bendigo esta palabra amén me la llevo en mi corazón exelente me ayudó mucho

    ResponderBorrar
  9. Muchisimas gracias y bendiciones. Mas que bendecido por su comentario. Mucha biblia eso lo hace puro y rico. A Dios gracias y a nuestro Señor Jesucristo que cada dia intercede por nosotros ante el Padre.

    ResponderBorrar
  10. muybueno de verdad trajo luz a mi entendimiento. Dios le bendiga

    ResponderBorrar
  11. Que bendicion esta palabra me anima a seguir esforzándome. Dios bendiga su vida.

    ResponderBorrar
  12. Buena elección qué toda la humanidad deberia elegir a Jesús como nuestro único salvador personal.Bendiciones para todos.

    ResponderBorrar
  13. Buena elección qué toda la humanidad deberia elegir a Jesús como nuestro único salvador personal.Bendiciones para todos.

    ResponderBorrar
  14. Jesus es unico camino de salvacion y de vida eterna

    ResponderBorrar
  15. Amén así es!! Jesús es el único camino que lleva ala vida eterna, sigamos caminando por ese camino estrecho que nos conduce para un día verle cara a cara.

    ResponderBorrar
  16. Gracias a DIOS poque elcambio el rumbo de mi vida y hoy sigo a CRISTO que es el verdadero camino FIOS lo bendiga pastor

    ResponderBorrar
  17. Este estudio, llega a mi vida por obra divina de Dios. Bendiciones!

    ResponderBorrar
  18. Gracias por este gran msj me yena de gracia amor en mi corazon

    ResponderBorrar
  19. En el año 1995 cómo crellente adúltero le hable a Jesucristo en mi oración pidiendo ayuda.
    "Señor Jesucristo solo se que nada se"
    La respuesta me la dio el mismo día.
    Puso en mi camino en el trabajo a un compañero de trabajo.
    Me dijo.
    Veo en Ti hermano Pedro que tienes dificultades.
    Le contesté.
    A la verdad si los estoy pasando.
    El me dijo.
    Toma la Biblia y lee en el Libro de Jeremías Capitulo 33 el Versículo 3.
    De inmediato me fui a la oficina donde tenía la Biblia y leí lo que el hermano me dijo.
    Cuando lo leí mi cuerpo todo empezó a temblar y acongojado llore de 4:00pm hasta 7:00pm
    Y en está situación le dije a mi Señor.
    Perdoname y dirígeme por tu camino correcto.
    A la verdad pa Dios Nací de nuevo.
    Con dificultades acedios pero siempre gracias a Dios de la mano del Señor siempre.
    Amén & Amén Aleluya

    ResponderBorrar