La Blasfemia contra el Espíritu Santo (Mateo 12:31-33)


“Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol”.
Mateo 12:31-33

Introducción


           Llegamos al punto donde la contienda entre Jesús y los fariseos se vuelve más intensa a tal punto que sus blasfemas acusaciones les hace cometer el pecado que no tiene perdón, la blasfemia contra el Espíritu Santo. A través de toda la Biblia uno puede encontrar como la misericordia de Dios es tan grande que es capaz de perdonar aun al peor de los pecadores que se arrepienten, pero en este pasaje encontramos una declaración muy fuerte que asevera que hay un pecado que jamás podrá ser perdonado: la blasfemia contra el Espíritu Santo. La palabra blasfemia proviene del griego blasmemía (βλασφημία), la cual es una expresión muy fuerte que significa proferir denigración o maledicencia sobre alguien. Pero, ¿a qué se refiere este pecado? ¿Cómo puede llegar a cometerse? ¿Por qué no tiene perdón? Veamos más a detalle estos versículos.

blasfemia-Espíritu-Santo
La Blasfemia contra el Espíritu Santo

El Pecado Imperdonable


“Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero”.
Mateo 12:31-32

                  Aquí vemos un pecado que no recibe perdón, ni en este siglo, ni en el venidero, ni mucho menos en la vida eterna, la Blasfemia contra la tercera persona de la divinidad, el Espíritu Santo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. Si leemos cuidadosamente Jesús afirma que todo pecado y blasfemia se puede perdonar, tal y como lo declaran muchos pasajes del Nuevo Testamento: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”, (1 Juan 1:9), incluso hasta la blasfemia contra el mismo Jesús tiene perdón: A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado. Pero por qué la Blasfemia contra el Espíritu Santo no tiene perdón. Para comprender esto hay que entender el contexto de todo el pasaje. Si recordamos los fariseos y escribas habían comenzado a oponerse al ministerio de nuestro Señor Jesucristo a tal punto que lo criticaban por no apegarse a sus reglas religiosas, sin embargo, Jesús les había enseñado que lo primordial en la religión es el amor a Dios y la misericordia hacia sus semejantes, de tal forma que la compasión y la ayuda a los necesitados estaba por encima de cualquier rito o tradición religiosa. No obstante, esto no era suficiente para estos religiosos los cuales se llenaron más de ira por los milagros de sanidad que realizaba nuestro Señor en los días de reposo, lo cual despertó en ellos odio que se expresó en deseos de homicidio y difamación, pero Jesús les mostraba a través de la sanidad de enfermos y liberación de endemoniados que sus palabras eran verdaderas y que tenía el respaldo de Dios; pero en lugar de creer en las señales milagrosas de Jesús decidieron atribuir a Satanás las obras que hacía, y ese se convirtió en el pecado imperdonable, ya que no blasfemaron por ignorancia, sino con pleno conocimiento. Blasfemar por ignorancia no es pecado, pero blasfemar con pleno conocimiento eso es imperdonable. Estos hombres habían visto la mayor obra de autoridad y señal que Jesús podía hacer en frente de ellos, el echar fuera un demonio, ¿qué otra señal podría pedir alguien? Habían escuchado la doctrina de Cristo y presenciado como el Espíritu de Dios lo respaldaba al momento de sanar a los enfermos, les había explicado como la ley y los profetas se cumplían en su vida, habían escuchado el testimonio de Juan el Bautista, y aun así no creyeron , sino endurecieron sus corazones y cuando se vieron sin más palabras para desacreditar a Jesús, se atrevieron a atribuirle a Satanás la obra milagrosa del Espíritu Santo, eso verdaderamente resulta en una blasfemia que no tiene perdón: “De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno”, (Marcos 3:28-29).

El Discernimiento para no Blasfemar


“O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol”.
Mateo 12:33

               Por tanto, la blasfemia contra el Espíritu Santo consiste en atribuirle a Satanás las obras milagrosas que el Espíritu Santo realiza, esto después de haber conocido la verdad del evangelio y haber presenciado una tras otra vez la gracia de Dios, pero en lugar de creer, se endurece el corazón y se termina blasfemando diciendo que es una obra del diablo. De alguna forma el negarse a creer en Dios aun considerando sus obras es un pecado que Dios no perdona. Por ejemplo, uno puede recordar el caso del faraón que se negó a liberar a Israel, una tras otra vez presencio el poder de Dios a través de cada una de las plagas demostrándole el Señor que solo Él era Dios y su poder era por encima de los dioses egipcios; pero en lugar de reconocer el señorío de Jehová, endureció su corazón para no creer y por eso fue entregado a muerte: “Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos”, (Éxodo 7:3-5). Esa renuencia a reconocer el poder y señorío de Dios es algo que conduce a la condenación, especialmente porque presencian la misma gloria de Dios. También el autor de la carta a los Hebreos advierte a sus lectores el terrible juicio que les espera a aquellos que conocieron la verdad del evangelio, gustaron de su poder y gloria, pero se volvieron al pecado apostatando de su fe y negando el evangelio: “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios”, (Hebreos 10:26-27). Si lo comprendemos bien, el pecado radica en hacer las cosas con pleno conocimiento que está mal, desafiando a Dios y negándose a humillarse delante de Cristo. Aquellos hombres decidieron endurecer su corazón y decir que Jesús hacia esos milagros por obra diabólica, eso fue intolerable y los condeno al infierno.

                Por tanto, debemos pedirle a Dios para no endurecer nuestro corazón a tal punto que rechacemos el mensaje de verdad, despreciemos al Espíritu Santo, o incluso llegar a ser como estos fariseos que por defender sus tradiciones religiosas se convirtieron en enemigos de la verdad y blasfemaron contra el Espíritu de Dios. Que Dios nos de discernimiento para no apartarnos de la verdadera fe y para ello consideremos las palabras de Jesús: O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. La clave para no caer en este pecado está en evaluar las obras, si son buenas y están en armonía con el evangelio, podemos estar seguros que Dios está detrás de toda obra, pero si sus obras son malas ya que están en desacuerdo con los principios bíblicos, podemos estar seguros que aunque haya manifestación sobrenatural, eso no significa que Dios está involucrado en eso. Es imposible que el buen árbol de malos frutos, el buen árbol siempre dará un buen fruto, y el árbol malo siempre dará un mal fruto. Así los falsos profetas y falsos cristos podrán hacer muchas obras sobrenaturales, pero basta ver sus obras y doctrinas para ver que están en contra de los principios bíblicos, esto será una forma de discernir entre la obra de Dios y el engaño del diablo.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

11 Comments:

  1. Hola buenas, del versículo 34 al 37 no comentan nada??

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. si.
      Tiene razon se me ha olvidado subir el comentario de esos capitulos.
      Lo subire lo mas pronto posible.
      Gracias por la observacion.
      Dios lo bendiga.

      Borrar
  2. Hola. Gracias por la explicación del texto.
    Ahora mi pregunta es
    Las personas k conocieron de Dios, vieron su poder y algunas manifestaciones y se apartaron¿ellos no tendrán perdón?
    ¿SU salvación ala vida eterna estará en verlos por apartarse?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios la bendiga, prácticamente la salvación es para todos aquellos que creen en Jesús ya que independientemente vean o no sus manifestaciones, la clave esta en creer en Jesús, y si lo hacen el Señor promete que no se perderán.
      Si no creen en Jesús, aunque hayan visto todos sus milagros, no se salvaran porque la salvación es por la fe en su persona.

      Borrar
  3. Saludos PS Cuadra, una consulta disculpe usted. Si una persona tuvo pensamientos contra el espíritu santo, y está arrepentida, asustada, preocupada y atormentada. ¿Puede recibir el perdón de Cristo o ya no? ¿Tiene que vivir con ese tormento hasta el juicio?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios lo bendiga. Gracias por estudiar la palabra de Dios.

      Fíjese que si alguien tuvo un pensamiento contra el Espíritu Santo y luego se arrepiente y le pide perdón a Dios, El lo puede perdonar.

      Lo importante es reconocer realmente nuestro pecado, pedir perdón y apartarse de ese error perseverando en la fe, cuando esto es así podemos tener la plena certeza que Cristo nos perdona porque El es fiel y su palabra verdadera.

      Podemos recordar a Pablo que en su vida pasada persiguió a la iglesia y algunos los torturaba haciéndoles blasfemar, pero cuando vio su pecado, se arrepintió y Dios lo perdono.

      Borrar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Borrar
  4. Hermano, graacias hermano. Le diré que yo experimenté esos pensamientos a los 12 años, tras escuchar el versículo sin orientación de un adulto. Era religioso pero tras estos pensamientos y los tormentos, a los 13 años entendí que la salvación era por gracia y no por obras, llegándo a reconocer a Cristo como mi señor y salvador. Pero hasta este momento creía que mi enfermedad (TOC) y o los pensamientos que venían contra él me privarían de la eternidad. Creía que mi feliz vida en gracia se desmoronaría cuando llegue al cielo y Dios diga que yo no soy perdonado. En la iglesia me dijeron algo similar a su respuesta pero no lo creía porque pensaba que era falsa doctrina. Pero pedí a Dios que me responda y ha respondido. Graaaciass hermaniitooo.

    Ahora si puedo ser libre de comunicarme con Dios y honrrarle con mi vida: Busco de Dios, necesito de él, me gustan sus maravillas y quiero estar en el cielo con él y mis hermanos para siempre.

    ResponderBorrar
  5. fíjese que también tengo esos pensamiento pero a diferencia un día me llego ese versiculo a mi mente y deliberando en ello me decia a mi mismo espero no caer en este pecado de hablar mal pues ya había nacido de nuevo ya creía en Jesucristo y su sacrificio, pero como pensaba mucho por bastante días sobre este tema un día simplemente pensando en ello de nuevo me decia a mi mismo que tan fácil puede caer uno en condenacion y el pensamiento del versiculo que dice,"será este el Mesías más lo fariseos al escuchar decían que expulsaba demonios por satanas" y me volví a decir "no más por decir esto ya no hay perdón" pues sabiendo que deliberada mente ellos calumniaban de esta forma yo afirmé hablando "estaba endominado Jesucristo y efectivamente expulsaba demonios por satanas" aún sabiendo que estaba mintiendo y me asusté mucho pero me di cuenta que ya había caído yo en ello y desde entonces he vivido adolorido por haber tomado a Dios como juego y le pido perdón a Dios y cuanto más le pido más maldad pienso, tiempo después hablándome a mismo me dije "también la Biblia es inspirada por satanas salmos, proverbios,job" aún teniendo en mi mente el versiculo que dice "toda escritura es inspirada por Dios" después de decir todo esto por soberbio me dolió mucho por qué me di cuenta de que soy como un fariseo que conociendo la verdad la rechaze blasfemando pues aunque no creo que sean ciertas las blasfemias que dije aún así no tuve temor de guardarme para decirlas y me aleje de iglesia como por 5 años y empese a mirar pornografía para tratar de olvidar lo que hize hasta hace poco platique con un pastor porque mi mamá se percató de que no dormía bien y de las depresiones que me ha dado a causa pensar mucho de que ya no tengo perdón y que riendo saber ella la razón y como no le decía el motivo ella invito al pastor y le conté todo me dijo que la blasfemia contra el Espiritu Santo es rechazar a Cristo definitivamente(apostatar) pues haciendo ello haces a Dios mentiroso al no creer en su testimonio y senti un alivio al escuchar ello y comense a ir a la iglesia pero un día escuchando una predicación el pastor decía que el único pecado imperdonable es atribuir a satanas las obras del Espiritu Santo hablando pues er versículo es claro cuando dice "y al que dijere alguna cosa contra el Hijo le será perdonado pero al que (HABLE) contra el Espiritu no le será perdonado decía que no era la apostasía como muchos creen pues el versiculo dice al que Blasfeme o Hable y se me hizo más lógico y congruente y de nuevo mi paz se me ha ido pues tengo miedo pues pienso que el primer pastor se equivocó y el segundo se escucha más congruente con las palabras de jesucristo

    ResponderBorrar
  6. TAN AGRADECIDA Y BENDECIDA CON ESTA EXPLICACIÓN. Sinceramente llegue a creer en un momento que no tenia sentido seguir buscando de Dios si al final de cuentas seguía siendo reo de juicio enterno, sin embargo, seguí introduciendome mas en el conocimiento de la biblia y hasta ahora que me volví a topar con este versículo me volvieron las dudas y aficiones, pero para mi buena fortuna pude encontrar aquí la respuesta a mis dudas, aclaro mi vida y por supuesto que mi relación con Dios mejorara y la felicidad vuelve a mi. Muchísimas gracias y que Dios lo bendiga.

    ResponderBorrar
  7. me gusto mucho este estudio,por que este versículo no es facil de comprender,yo confio q El Señor el que nos rescata con tus lazos de Amor...

    ResponderBorrar