¿Por cuál camino iremos? (2 Reyes 3:4-11)


“Entonces Mesa rey de Moab era propietario de ganados, y pagaba al rey de Israel cien mil corderos y cien mil carneros con sus vellones. Pero muerto Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel. Salió entonces de Samaria el rey Joram, y pasó revista a todo Israel.  Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos. Y dijo: ¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Edom.   Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían. Entonces el rey de Israel dijo: ¡Ah! que ha llamado Jehová a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías”.
2 Reyes 3:4-11

INTRODUCCIÓN


Fueron 30 km de carrera de un tren de carga, los maquinistas solo se limitaban a observar los controles del tren de vez en cuando. De repente les llega una noticia que decía: detengan el tren porque debajo de las llantas de un vagón yacía un Volkswagen completamente destruido. Dentro el carro habían dos jóvenes completamente destrozados, el tren los había arrastrado por 30 km. La muerte de estos jóvenes había sido terrible, pero antes de esta tragedia los jóvenes habían sido arrastrados por malas decisiones como la de buscar  la independencia de sus padres, el vivir locamente consumiendo drogas y alcohol, finalmente tomaron la decisión de ganarle la carrera a un Tren. Las consecuencias fueron nefastas. Cuantas personas terminan mal o están atravesando grandes dificultades por tomar malas decisiones, decisiones en las cuales no consideran a Dios.

escoger-camino-mejor
¿Por cuál camino iremos?

La vida ofrece muchos caminos pero sin Cristo todos llevan a la desgracia.  El pasaje anterior nos enseña este principio.

I.                   EL CONTEXTO INMEDIATO


Durante el reinado de Acab rey de Israel, la nación  de Moab vivía sujeta a él, pero cuando se entero Mesa rey de Moab que Acab había muerto y que su hijo Joram reinaba en su lugar, se revelo y se negó  pagar el tributo acostumbrado. Prontamente Joram decidió preparar a su ejercito para la guerra y busco la ayuda de Judá y Edom: Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos. Y dijo: ¿Por qué camino iremos?

II.                LA PREGUNTA QUE DEFINE EL TEMA: ¿Por qué camino iremos?


La pregunta que realizo Josafat define el tema: ¿Por qué camino iremos? Obviamente ellos ya habían tomado la decisión de involucrase en la guerra y tomaron la decisión de ir por el camino del desierto de Edom, lamentablemente no buscaron la dirección en esta ocasión. En lugar de buscar la dirección de Dios en este asunto, ellos confiaron en su gran ejercito (eran tres ejércitos contra uno), en su astucia militar y pensaban que yendo por el desierto los tomarían por sorpresa y la victoria seria de ellos. Muchas personas inician proyectos o se involucran en actividades sin considerar la voluntad de Dios, muchas veces se apoyan en sus propios juicios: su dinero, su inteligencia, el apoyo de sus amigos o familiares, sus estudios, su habilidad para el negocio y otros factores que el humano considera decisivo para el éxito, sin embargo, muchos olvidan que lo primero es considerar el consejo de Dios es este asunto:

“Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”.
Proverbios 14:12

El ser humano es incapaz de tomar las mejores decisiones para su propia vida ya que por causa del pecado este mundo tiende a empujar al ser humano a la destrucción.

¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.
Santiago 4:13-15

III.             UNA MALA DECISIÓN


Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían.

Como resultado de su mala decisión vinieron las consecuencias:

1.                  Se perdieron y por siete días vagaron por el terrible desierto.
2.                  Les comenzó a faltar los recursos más necesarios: el agua.

IV.              LA ACTITUD ANTE LOS PROBLEMAS


¿Cuál es nuestra actitud ante los problemas?

1.      La queja contra Dios o las circunstancias, menos hacia uno mismo: ¡Ah! que ha llamado Jehová a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas.
2.      La silenciosa resignación a las calamidades como el rey de Edom que no dijo nada.
3.      El reconocer la necesidad de Dios y buscar su ayuda como lo hizo Josafat: Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías”.

V.                 BUSCAN LA AYUDA DIVINA


“Y Josafat dijo: Este tendrá palabra de Jehová. Y descendieron a él el rey de Israel, y Josafat, y el rey de Edom”.
2 Reyes 3:12

Josafat busco al representante de Dios en aquel entonces, el profeta Eliseo, de igual manera nosotros debemos busca a aquel que nos puede dar vida eterna y restaurar toda nuestra vida: Jesús.

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.
Juan 15:5

Eliseo reprendió a Joram y le dijo que mejor se regresara a consultar a sus dioses, pero no lo hizo porque solo Dios podía ayudarlo. Muchas personas son como Joram que solo buscan a Dios cuanto no les queda otra opción, sin embargo, para nosotros debe ser la primera.

“Entonces Eliseo dijo al rey de Israel: ¿Qué tengo yo contigo? Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre. Y el rey de Israel le respondió: No; porque Jehová ha reunido a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Y Eliseo dijo: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviese respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te mirara a ti, ni te viera”.
2 Reyes 3:13-14

VI.              LA RESPUESTA DE DIOS


“Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo, quien dijo: Así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques. Porque Jehová ha dicho así: No veréis viento, ni veréis lluvia; pero este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias y vuestros ganados. Y esto es cosa ligera en los ojos de Jehová; entregará también a los moabitas en vuestras manos. Y destruiréis toda ciudad fortificada y toda villa hermosa, y talaréis todo buen árbol, cegaréis todas las fuentes de aguas, y destruiréis con piedras toda tierra fértil”.
2 Reyes 3:15-19

Dios en su infinita misericordia siempre está dispuesto a ayudarnos, y en este texto nos muestra eso:

1.      Tuvieron que hacer estanque en un lugar donde no llovía y habían fuentes de aguas. Dios pide que actuemos en obediencia y fe: Haced en este valle muchos estanques.
2.      Dios obrara a favor de nuestra fe, lo único que necesitamos es creer: No veréis viento, ni veréis lluvia; pero este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias y vuestros ganados.
3.      Nuestros problemas no son problemas para Dios cosas mayores puede hacer. No solo resolverá nuestros problemas sino que también nos dará la victoria total en todos los aspectos de nuestra vida: Y esto es cosa ligera en los ojos de Jehová; entregará también a los moabitas en vuestras manos. Y destruiréis toda ciudad fortificada y toda villa hermosa, y talaréis todo buen árbol, cegaréis todas las fuentes de aguas, y destruiréis con piedras toda tierra fértil.

Dios desea que le creamos para que Él pueda obrar en nuestra vida tal y como lo muestran los siguientes versículos:

“En aquel tiempo vino el vidente Hanani a Asa rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos.  Los etíopes y los libios, ¿no eran un ejército numerosísimo, con carros y mucha gente de a caballo? Con todo, porque te apoyaste en Jehová, él los entregó en tus manos. Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti”.
2 Crónicas 16: 7-9

CONCLUSIÓN


Sin la dirección de Dios nada podemos hacer, el primer paso es reconocer nuestros pecados y permitir que Él dirija nuestras vidas. El único camino seguro es Cristo Jesús:

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

Juan 14:6
Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario