La Cruz: ¿Tropezadero, locura o salvación? (1 Corintios 1:18)

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”.
1 Corintios 1:18

INTRODUCCIÓN


            La Cruz ha sido un símbolo que desde el primer siglo lo han asociado a la fe cristiana. Durante el siglo III. d.C. el rey Constantino lo adopto como un símbolo representativo de su reino, al declarar el cristianismo como la religión oficial de la nación. En estos versículos, Pablo habla acerca del mensaje de la Cruz para referirse al glorioso mensaje del evangelio que muestra la salvación del hombre a través de Cristo, sin embargo, no todos reaccionan correctamente ante este mensaje, de tal forma que  para unos puede representar salvación, para otros es tropezado o locura.

locura-cruz
La locura de la Cruz

       I.            LA CRUZ: TROPEZADERO PARA LOS QUE LA RECHAZAN.


“Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero…”
1 Corintios 1:23


            El primer grupo de personas que Pablo identifica en estos versículos son los judíos.  Para los judíos la predicación de un Mesías que venia a esta tierra para ser siervo y poner su vida en rescate era un insulto. Ellos rechazaron a Jesús ya que no concebían a un Mesías sufriente, que hablaba de amar a sus enemigos y amonestaba su hipocresía religiosa. Ellos esperaban un Mesías guerrero que los liberara de la opresión romana, un Mesías que se juntara con los reyes, sacerdotes y clases pudientes de su tiempo y no con rameras y pecadores.

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”.
Juan 1:11


            Como los judíos muchos no reciben a Cristo porque no encaja en su comprensión mental. No están dispuestos a aceptar el mensaje de la cruz: renunciar a sus pecados y hacer a Jesús el Señor de su vida. Quieren seguir viviendo en su pecado concibiendo a un Cristo que les conviene:

“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo;  el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal”.
Filipenses 3:18-19


            La razón por la cual estos rechazan el mensaje de la cruz es porque aman más los deleites de este mundo y solo buscan lo terrenal, y como los judíos, el mensaje de la cruz solo les sirve de tropezadero. 

    II.            LA CRUZ: LOCURA PARA LOS QUE NO CREEN.


“… y para los gentiles locura…”
1 Corintios 1:23
           
            Para los gentiles la predicación del Cristo crucificado era una locura. Para el resto de pueblos no judíos la cultura griega y sus filosofías habían influido muchos. Entre ellos había muchos filósofos que interpretaban la vida desde la influencia politeísta que establecía la idea de muchos dioses y héroes mitológicos. En sus relatos mitológicos ellos presentaban a sus dioses como seres injustos, orgullosos y caprichosos que no se preocupaban por la humanidad.  El hecho de escuchar de la humillación de Cristo, siendo Dios, al morir en la Cruz lo consideraban una locura ya que chocaba con sus creencias religiosas y filosóficas.

            Como estos, muchas personas consideran una locura la predicación del Evangelio ya que no concuerda con sus ideas científicas, religiosas o tradicionales. No están dispuestos a aceptar que Cristo los puede salvar si tan solo renuncian a sus pecados y se convierten a Él.

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.
2 Corintios 4:3-4

 III.            LA CRUZ: SALVACIÓN PARA LOS QUE CREEN.


“… pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”.

            Sin embargo, para los que creen la Cruz les representa salvación y poder de Dios. Lo único que se necesita para alcanzar la salvación es mirar hacia la cruz de Cristo, ya que si creemos en su sacrificio expiatorio podemos alcanzar la misericordia de Dios y ser salvos, solo se necesita creer.

“Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más”.
Isaías 45:22

            Solo basta ver y creer en su sacrificio, no hay nada más que tengamos que hacer, es una salvación gratuita, basada en su infinita misericordia. La cruz es una muestra de su eterno amor por nosotros, cuando comprendemos eso podemos recibir esta dádiva de Dios.

“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.
Juan 3:14-15

            Así como Moisés levanto la serpiente de bronce en el desierto para que todo Israelita que fuera mordido por una serpiente viviera, así también, los hombres moribundos por el pecado, ahora pueden ver hacia el sacrificio perfecto de Cristo. Por ello el mensaje de la cruz es poder de Dios para salvación a los que creen.

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”.
Romanos 1:16

            CONCLUSIÓN



            Por tanto, el mensaje de la cruz para algunos puede ser tropezadero, ya que conciben las cosas de Dios a su manera endureciendo como los judíos sus corazones para no abandonar su pecado. O puede ser una locura, ya que el mensaje no concuerda con sus ideales. Pero a los que creen, es poder de Dios para salvación.

Share on Google Plus

About Walter Cuadra

0 Comments:

Publicar un comentario