El Fruto del Espíritu: El Gozo

“Estad siempre gozosos”.
1 Tesalonicenses 5:16 (RV60)

                El Gozo es la segunda característica del fruto del Espíritu que aparece en Gálatas 5:22-23 (“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, gozo…) y en este versículo la palabra que se traduce como gozo proviene del griego: χαρά (jará) el cual es más que un sentimiento de alegría, es un estado de regocijo y completa satisfacción que experimenta el creyente como resultado de su comunión con Cristo. No se trata de la alegría que nos producen las cosas materiales o los placeres que este mundo ofrece, más bien el gozo en el cristiano es el resultado de la obra salvífica que Cristo ha ejercido sobre cada uno de nosotros. Es el resultado de experimentar la liberación de nuestras cargas y disfrutar de su benevolencia, y por ello el gozo es un sentimiento de origen espiritual que se mantiene permanentemente, siempre y cuando nuestra comunión con Cristo no se rompa y por ello las Escrituras nos dicen: Estad siempre gozosos. Esta característica del carácter cristiano es tan importante que de hecho es parte de la misma vida cristiana: “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo (jará, χαρά) en el Espíritu Santo”, (Romanos 14:17, RV60). Por tanto, el gozo es un fruto del Espíritu que se espera que siempre este presente a lo largo de toda nuestra vida: “¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana!”, (Filipenses  4:4, BLS). Sin embargo, la pregunta seria, ¿cómo mantener el gozo aun en medio de las dificultades más grandes de la vida cristiana? Veamos lo que la Biblia nos enseña en cuanto a este tema.




Gozo
El Fruto del Espíritu: El Gozo

La fuente de nuestro gozo proviene de nuestra comunión con Dios.


              La fuente del gozo radica en la llenura del Espíritu Santo en nosotros, en gustar su amor y misericordias en nuestras vidas, lo cual nos mantiene llenos de su presencia de tal forma que aun en medio de las pruebas podemos encontrar un descanso para nuestras almas y ese gozo indescriptible que nos da seguridad que Dios está con nosotros. El mundo nos dice que necesitamos llenar nuestras necesidades de afuera hacia adentro, ya sea con el amor de la familia, los triunfos académicos o laborares, la prosperidad económica, los entretenimientos de este mundo, los placeres del mundo, etc., pero esto nunca lograra satisfacerlas completamente, siempre faltara algo. La alegría del mundo es una emoción del alma que puede llegar o desaparecer movida por las circunstancias de la vida. Sin embargo, el gozo del Señor es una experiencia que tiene su base en una realidad espiritual que es la reconciliación que el cristiano tiene con Dios por medio de Jesucristo, tal y como Juan lo explica:

“Lo que ha sido desde el principio, lo que hemos oído,  lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos, esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida. Esta vida se manifestó. Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella,  y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado. Les anunciamos lo que hemos visto y oído,  para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría (χαρά, jará) sea completa”.

1 Juan 1:1-4 (NVI)

En estos versículos Juan nos habla acerca del propósito del mensaje del evangelio que es predicado por sus heraldos: el traer comunión con Dios y gozo a la vida del creyente. Este gloriosos mensaje no tiene el propósito de producir miedo en sus oyentes, sino más bien contristarlos para que a través de un verdadero arrepentimiento de sus pecados crean en Cristo y así el Espíritu Santo haga en ellos su obra gloriosa al convertirlos en nacidos de Dios y les dé un gozo inefable como resultado de la seguridad de su perdón, de la vida eterna y su nueva realidad como herederos de las promesas de Dios.

El Gozo proviene de una vida sin pecado.


              Una vez que la persona ha nacido de nuevo el gozo del cristiano puede ser perdido por una ruptura en la comunión con Dios por causa del pecado y la única forma de recuperarla es reconciliándonos con Él. El rey David nos enseña muy bien este principio en el Salmo 51 ya que allí encontramos la oración de dolor y arrepentimiento que declaro al Señor después que cometió el pecado de adulterio con Betsabé y mando a matar a su esposo Urías el heteo. Esta oración debe ser un ejemplo a seguir cuando le fallamos a Dios:

“Ten piedad de mí,  oh Dios,  conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.  Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí.  Contra ti,  contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio. He aquí,  en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre. He aquí,  tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría. Purifícame con hisopo,  y seré limpio; lávame,  y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría, y se recrearán los huesos que has abatido. Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades. Crea en mí,  oh Dios,  un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”.
Salmo 51:1-10  (RV60)

               Si nuestro gozo depende de nuestra comunión con el Dios en verdadera santidad, entonces debemos esforzarnos por no contristar al Espíritu Santo: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”, (Efesios 4:30, RV60).  Y si lamentablemente pecamos, recordemos que como David podemos acudir a nuestro abogado que se llama Jesucristo el cual puede perdonarnos de nuestros pecados, restaurar nuestra relación con y Dios y así el gozo volverá a nosotros: “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”, (1 Juan 2:1, RV60).

El Gozo consiste en vivir para Cristo.


                Otra razón por la cual el gozo puede perderse es debido a las dificultades que enfrentamos en la vida. Filipenses es una carta que revela el verdadero significado del gozo aun en medio de las dificultades más grandes que podamos atravesar. La Carta a los Filipenses se ha llamado La Epístola del Gozo, cuyo autor es alguien que verdaderamente puede enseñarnos con su gran ejemplo y poderosa inspiración de cómo mantener el gozo aun en medio de las más terribles circunstancias en la vida. Si pudiéramos elegir un versículo clave en esta carta que resuma todo su mensaje, a lo mejor escogeríamos el siguiente: “Porque para mí, seguir viviendo es Cristo, y morir, una ganancia”, (Filipenses 1:21, DHH). Acerca de este versículo, Ray C. Stedman dijo: “En ocasiones leemos este versículo como si fuese el grito desgarrador de un hombre que estuviese harto de la vida, que apenas pudiese esperar para llegar al cielo, que ya no podía soportar más. Es cierto que Pablo se encontraba en dificultades, afrontando presiones y problemas y deseaba ardientemente ir al cielo y alejarse de todo… Creo que esto refleja una actitud muy corriente, que adoptamos los cristianos en ocasiones, es decir, que nos gustaría alejarnos de todo. Pero no es eso, ni mucho menos, lo que está diciendo Pablo. Si se fija usted bien se dará cuenta de que lo que está diciendo en realidad es: ¡no sé lo que escoger! Para mí el vivir es tener a Cristo y el morir es ganar el cielo, pero si tengo que escoger, no sé con qué  quedarme.”. Lo que Pablo está diciendo es que la vida es una grandiosa experiencia en Cristo Jesús, es decir, su comunión con Cristo, su ministerio, la relación que tenía con la iglesia, el conocer y enseñar la palabra de Dios sumaba un sinfín de experiencias que lo alentaban a vivir en este mundo. Por otro lado, el morir significaba conocer a su Redentor y estar delante de su presencia lejos de toda pena y dolor; y, en este sentido el apóstol no sabía ¿qué elegir?: “Ahora bien,  si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero,  ¿qué escogeré?  ¡No lo sé! Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo,  que es muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo. Convencido de esto,  sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe”, (Filipenses 1:22-25, NVI). A pesar de encontrarse en prisión el apóstol Pablo no había caído en depresión, sino al contrario, le emocionaba la idea que pronto moriría y vería a su Redentor; pero también anhelaba continuar viviendo para contribuir con el avance del evangelio. Por tanto, cada uno de nosotros debe buscar la forma de experimentar sin reservas la vida que Cristo nos ofrece, disfrutando todas sus bendiciones y conociendo cada día más a nuestro Señor.

El Gozo proviene de las cosas espirituales y no de logros terrenales.


                   A veces perdemos el gozo porque nuestro énfasis en la vida está orientado a buscar la felicidad en los logros terrenales, más que en buscar las cosas espirituales. Pablo describe en el capítulo 3 de Filipenses una clave para no perder nuestro gozo: Enfocarse en lo espiritual. Cuando nuestra felicidad está basada en lograr grandes éxitos y reconocimientos en este mundo y por ellos hacemos a un lado las cosas espirituales, esto nos puede llevar al fracaso. Esto Pablo lo expresa con las siguientes palabras.

“Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín,  hebreo de hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que se basa en la Ley, irreprochable. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe. Quiero conocerlo a él y el poder de su resurrección, y participar de sus padecimientos hasta llegar a ser semejante a él en su muerte, si es que en alguna manera logro llegar a la resurrección de entre los muertos”.
Filipenses 3:4-11 (RV95)
               
Algunas personas se pueden sentir vanagloriosas por sus triunfos y glorias terrenales, sin embargo Pablo dice que jactarse y confiar en ellas es en vano. Pablo tenía muchas cosas de las cuales podía sentirse dichoso y confiado como su nacionalidad romana, su origen hebreo, su título de fariseo, su fama como celoso de la ley; pero cuantas cosas eran ganancia en el mundo ahora las consideraba perdidas porque había encontrado algo más sublime que trae un gozo permanente a la vida de los hombres: el enfocarse en la cosas espirituales. La vida del apóstol estaba enfocada en conseguir cuatro cosas específicas:

1.       La excelencia del conocimiento de Cristo Jesús. “Vengan a mí tus misericordias, para que viva, Porque tu ley es mi delicia”, (Salmo 119:77,  RV60).
2.       Ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo la propia justicia que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe. “También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios”, (Romanos 5:2, BAD).
3.       Conocerlo a Él y el poder de su resurrección: “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros  en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,  alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”, (Efesios 1:15-21, RV60).
4.       Participar de sus padecimientos hasta llegar a ser semejante a Él en su muerte. Cuando comprendemos el honor que tenemos de servirle y el galardón que nos espera por nuestra fidelidad, cualquier padecimiento por su causa es motivo de gran gozo en nuestra vida: “Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre”, (Hechos 5:40-41, RV60).

Este es el verdadero fundamento de la fe  que provoca un gozo permanente y que nos dirige a poner la mirada en la cosas de arriba y nunca en las cosas efímeras de este mundo. En Colosenses se nos exhorta a tal cosa: “Preocúpense por las cosas de arriba, no por las de la tierra”, (Colosenses 3:2, BLA). Esta palabra que la Biblia Latinoamericana (BLA) traduce como “preocúpense” viene del griego fronéo (φρονέω) que puede traducirse también como: ejercitar la mente, poner la mirada, concentrarse. Por tal motivo es el deseo de Dios que toda nuestra atención y esfuerzo esté puesto en las cosas espirituales y no en este mundo. Por supuesto que esto no significa que no nos tenemos que esforzar por superarnos en este mundo, pero no olvidemos que a la par de esto y con un mayor énfasis debe estar en buscar el reino de Dios y su justicia y todo lo demás nos será añadido, así nuestro gozo será completo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, (Mateo 6:33).

El Gozo proviene del contentamiento.


                 También perdemos el gozo cuando no vivimos contentos con lo que tenemos y nos frustramos al no poder conseguir otras cosas que codiciamos. Pablo finaliza su carta a los filipenses exhortándoles a ser felices con lo que tienen: “…pues he aprendido a contentarme (utárkes, ὐτάρκης), cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, (Filipenses 4:11b-13, RV60). Pablo había encontrado el auténtico secreto para mantener su gozo. Muchas personas son infelices creyendo que si tuvieran esto o aquello serian verdaderamente felices; pero eso es una mentira. Si no se es feliz ahora mismo con lo que se tiene, jamás se será feliz aun obteniendo aquellas cosas que creemos necesitar. En estos versículos Pablo utiliza la palabra griega utárkes (ὐτάρκης) para referirse al contentamiento, y utárkes (ὐτάρκης)  literalmente significa autocomplaciente, es decir, alguien que se complace a sí mismo. Esta palabra era usualmente usada entre los estoicos los cuales enseñaban que la verdadera autocomplacencia se encontraba cuando se despojaba el corazón de todo anhelo y sueño posible. Era el resultado de renunciar a toda emoción.  Sin embargo, el apóstol no dice que debamos eliminar todos nuestros deseos en el corazón ni nuestras emociones para alcanzar el estado de contentamiento. Tampoco nos está diciendo que debemos ser conformista, sino que debemos ser agradecidos con lo que hoy tenemos y ser felices por las cosas recibidas tomando una actitud de auto-dependencia en Dios bajo el lema: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.  El verdadero contentamiento proviene no de ser Auto-Suficiente; sino en ser Dios-Es Suficiente, y por ello Pablo afirmaba: “Mi Dios, a su vez, proveerá a todas sus necesidades, según su inmensa riqueza en Cristo Jesús”, (Filipenses 4:19, BLS).

El Gozo proviene sufrir por causa de la justicia.


                     Aquí tenemos algo verdaderamente contradictorio para el mundo: encontrar el gozo en padecer por causa de la justicia. Sin embargo, si nuestra vida está enfocada en mantener nuestra comunión con Dios, lejos del pecado, en disfrutar de todas sus promesas y deleitarnos en la libertad que Cristo nos ha otorgado y poseemos un corazón agradecido cuya confianza es Cristo mismo, entonces el padecer injusticias por nuestro testimonio no será razón de depresión, sino de gozo al saber que el Señor nos recompensara por nuestra fidelidad. Uno puede encontrar en la Biblia algunos ejemplos de esto. Por ejemplo en la carta a los Hebreos se elogia la fe de los creyentes por mantener su gozo en medio de tribulaciones y vituperios, aun cuando estos fueron despojados de sus bienes: “Por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo, y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante: porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos”, (Hebreos 10:33-34, RV95). Los mismos apóstoles Pedro y Juan resistieron el castigo físico a través del gozo que les producía el hecho de ser considerados dignos de padecer por el nombre de Jesús: “Estuvieron de acuerdo con él. Entonces llamaron a los apóstoles y, después de azotarlos, les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús; y los pusieron en libertad. Ellos salieron de la presencia del Concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre”, (Hechos 5:40-41, RV95). Por tanto, el gozo nos ayuda a resistir con esperanza los sufrimientos que vienen a nuestra vida por causa de nuestro testimonio como verdaderos cristianos, sabiendo que seremos recompensados por Dios por esto. Por eso Santiago dice: “Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase”, (Santiago 1:2, DHH). Y nuestro mismo Señor Jesús nos dijo que aquellos que sufrieran por su causa serian bienaventurados porque su galardón es grande en el reino de los cielos: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”, (Mateo 5:10-12, RV60). Que estas palabras sean una fuente de gozo en medio de nuestros padecimientos sabiendo que todo esto no es en vano.



Share on Google Plus

About Walter Cuadra

6 Comments:

  1. El gozo se SIENTE; es como una paz indescriptible que emana de los que estamos llenos del Espíritu Santo!

    ResponderBorrar
  2. AMÉNNN AMÉNNNGLORIAA DIOS ALELUYAH ASI ES , EL GOZO DEL ESPIRITU SANTO ES EL CONTENTAMIENTO DEL ALMA , AMENN

    ResponderBorrar
  3. ElGozo es el canto de un corazón anclado en Jesus.

    ResponderBorrar
  4. Gracias ,buen material para las clases dominicales de los niños ,gracias el Señor le bendiga.

    ResponderBorrar
  5. Si gozo es fuerza entonces tristeza es debilidad. El gozo del señor es mí fortaleza.(buena palabra Jesús le bendiga

    ResponderBorrar