La altura, anchura, longitud y profundidad de su amor (Juan 3:16)


“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.
Juan 3:16

INTRODUCCIÓN


Se cuenta una vez que entre las víctimas de la comuna en París, se encontró la cárcel donde un hombre estuvo prisionero. Su celda poseía una pequeña ventana en forma de cruz donde él prisionero había escrito en la parte de arriba la palabra "altura," al pie, "profundidad," y al lado de cada brazo de la cruz las palabras "anchura" y "longitud." Este fue un hombre que estaba consciente de la inmensidad del amor de Dios.

En la Biblia encontramos un versículo que lo expresa: Juan 3:16. Es un versículo usado desde tiempos de la iglesia del primer siglo a la fecha, por cientos de predicadores y que ha ganado millones de almas. Es un versículo que ha generado el asombro y comentarios de miles de eruditos cristianos a lo largo de la historia de la iglesia. Martín Lutero dijo que Juan 3:16 era “la Biblia en miniatura”, Charles H. Spurgeon dijo que este versículo encabezaba todos los volúmenes de sus sermones, como el único tema de su ministerio. William Barclay lo llamo “el versículo de todo el mundo”, Juan Calvino lo llamo “la gran recomendación de la fe” y en general expresa la esencia del mensaje del evangelio, las buenas nuevas que traen el gozo al corazón de un pecador arrepentido y que esbozan el plan redentor de nuestro Dios.  

juan-3-16
La mayor muestra de su amor
Veamos como Juan 3:16 expresa el amor de Dios.

                               I.            “DE TAL MANERA”: LA EXTENSIÓN DE SU AMOR.


            Expresiones que denotan la extensión e intensidad con la cual ocurre la acción. Su amor se expresa de tal manera que no existe nada ni nadie en el mundo que nos pueda amar como lo hace Dios. Las palabras “de tal manera” expresan el énfasis grande que el apóstol desea remarcar a sus lectores en cuanto a lo excelso y grandioso de este hermoso don. Estas palabras nos expresan la inmensa altura, longitud, anchura y profundidad de su amor.
            ¿Por qué es tan grande e incomparable este amor?

1.      Porque proviene del Ser más excelso y magnifico del mundo: “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos” (1 Crónicas 29:11).
2.      Porque es eterno, no tiene fin: “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”. (Jeremías 31:3).
3.      Porque no está basado en nuestros propios méritos: “No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos”. (Deuteronomio 7:7).
4.      Porque es un amor infalible, jamás fallará: “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”. (Isaías 49:15).


                            II.            “AMÓ DIOS”: LA ESENCIA DE LA DIVINIDAD.


            El amor no es solo una característica de la personalidad de Dios, es su propia esencia. Si hay algo que lo caracteriza es su gran amor por la raza humana y esto se refleja en la vida de muchas personas que están reflejadas en las páginas de la Biblia. Noé, Abraham, José, el pueblo de Israel, el rey David, la misma iglesia son un ejemplo de ello.

“¿Y quién como tu pueblo, como Israel, nación singular en la tierra? Porque fue Dios para rescatarlo por pueblo suyo, y para ponerle nombre, y para hacer grandezas a su favor, y obras terribles a tu tierra, por amor de tu pueblo que rescataste para ti de Egipto, de las naciones y de sus dioses”.
2 Samuel 7:23

            Es solo por amor que Él derrama sus muchas misericordias sobre nuestras vidas, porque Dios es amor.

                         III.            “AL MUNDO”: EL OBJETO DE SU AMOR.


            En este caso la palabra mundo se refiere a la raza humana la cual es el objeto de su gran amor. Esto se deja ver desde el mismo principio de todas las cosas, donde solo el hombre es creado a su imagen y semejanza, fue solo el hombre el cual fue creado formándolo del polvo de la tierra y soplando en él aliento de vida.  El hombre y la mujer han sido su más grande objeto de amor, más que cualquier otro ser creado. Por eso el salmista se preguntaba ¿por qué Dios amaba tanto al hombre si era inferior a otros seres creados?

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies”.
Salmo 8:3-6

                          IV.            “QUE HA DADO A SU HIJO UNIGÉNITO”: LA MAYOR MUESTRA DE SU AMOR.


            Este gran amor se muestra a través de haber entregado lo más grande e incomparable que Él tiene: Su Hijo unigénito. La palabra unigénito significa que es único en su especie, que no hay otro igual a Él. El sacrificio de Jesús en la cruz del calvario es la mayor muestra de amor de Dios por nosotros.

“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros…”
Romanos 8:32

                             V.            “PARA TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE”: LA CONDICIÓN PARA RECIBIR ESTE AMOR.

            Este inmensurable amor que ha sido expresado por Dios a través de entregar a su unigénito Hijo tiene una sola condición: creer. En el cristianismo el elemento indispensable para poder acceder a los dones y dádivas de Dios es a través de la fe y este es un tema ampliamente desarrollado en el Nuevo Testamento:

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados”.
Romanos 3:23-25

            La Biblia es clara al declarar al hombre como un pecador que está excluido de la gloria de Dios; pero a través de la fe, es decir, de creer en el sacrificio de Cristo el hombre puede llegar a alcanzar el perdón de sus pecados, que es el resultado eficaz del amor de Dios.

                          VI.            “NO SE PIERDA MAS TENGA VIDA ETERNA”: EL RESULTADO EFICAZ DE SU AMOR.


            Al final de este increíble versículo nos encontramos con la declaración del eterno y eficaz resultado de su amor: “… no se pierda, mas tenga vida eterna”. El amor de Dios nos garantiza escapar de la condenación eterna y nos hace herederos de la vida eterna.


“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”.
Juan 5:24

            CONCLUSIÓN.



            Cuán grande e incomparable es este amor. Es un amor extenso y eterno que proviene del Ser dador de toda buena dádiva que ha elegido por sobre toda su creación al ser humano como objeto de su amor. Este amor se ha expresado a través de su Hijo unigénito el cual fue entregado para morir en la cruz del Calvario y por medio de su muerte salvar a todo aquel que en Él cree.
Share on Google Plus

About Walter Cuadra

1 Comments: